Callar

Callar Imagen superior: Das Wortgewand, Pixabay, CC.

El verbo callar tiene varias acepciones, todas en torno a dejar de hacer ruido. Puede callar una persona, un violín, una rana o el viento. Una persona calla por conveniencia, por educación, por timidez... Callar es abstenerse de manifestar lo que se siente o se sabe.

“Me gustas cuando callas y estás como distante” escribe el poeta Pablo Neruda, y uno intuye las posibilidades de ese silencio amoroso. El imperativo ¡calla! (o en infinitivo, a callar, o adverbiado de cariño, calladito) tiene tono de coerción, ya sea en un bando virreinal o en un regaño paterno, a los que uno se puede oponer callandito, es decir, de forma silenciosa y disimulada. Algunos sistemas de creencias, religiosos, políticos o sociales, tienen en mucha estima el callar de sus sometidos, pues ante cualquier disensión o cuestionamiento lo esgrimen, sea porque se atenta contra la patria, los dioses, las convenciones sociales o una combinación de intransigencias. Por supuesto, hay muchas maneras de hacer callar a quien no piensa o no cree como uno, sobre todo si uno piensa que siempre tiene la razón.

Los calla que me interesan aquí son tal vez menos conocidos; corresponden a la orden de abstenerse de expresar algo que causa incomodidad, principalmente porque no se le ve sentido o utilidad. Uno se refiere a la teoría cuántica y el otro al arte.

Para describir el extraño comportamiento de las partículas del microcosmos la mecánica cuántica ha alterado la lógica de la descripción clásica. Luis Estrada, el pionero de la divulgación de la ciencia en México, nos dice en su artículo “El mundo cuántico” que los físicos fueron proponiendo reglas cuya validez quedó cimentada sólo en su valor explicativo, y que a pesar de que las consecuencias del conocimiento cuántico son muy profundas y sorprendentes, todavía no se comprende bien su significado; por ejemplo, que la observación íntima del mundo microscópico produce perturbaciones inevitables, o que pueden existir correlaciones entre partes de un sistema que parecen independientes. Sin embargo, añade, se sabe que estas y otras rarezas no son obstáculos para diseñar experimentos que “claramente comprueban la ‘realidad’ de las descripciones cuánticas y que sugieren maneras de aprovecharlas en el terreno tecnológico”. Sobra decir que estas aplicaciones son ya parte de nuestro entorno cotidiano.

David Kaiser, experto en historia y filosofía de la física, explica brevemente cómo los desarrollos bélicos a partir de 1940 conllevaron un inusitado financiamiento gubernamental a proyectos científicos multidisciplinarios de resultados pragmáticos. Esta preferencia por lo útil “cosechó resultados impresionantes” y a la vez el rechazo de todo lo que tuviera que ver con la “interpretación” o, peor aún, la “filosofía”.

Algunos físicos muy influyentes denigraban estas cuestiones incomprendidas o inexplicables por ajenas a la “física real”. Fue cuando se acuñó jocosamente el lema “¡Calla y calcula!”.

En otra realidad conceptual, el escritor italiano Italo Svevo nos habla de la necesidad que tienen algunos, sobre todo críticos de arte, de interpretar con palabras lo que ven, oyen o leen. Svevo afirma que el sentimiento es irracional, y que esto se confirma porque no tiene nada en común con la razón, ese producto del cerebro humano cuyo soporte es la lógica, ni con sus métodos ni con sus objetivos. Y el razonamiento, al contrario del sentimiento, está ligado a la palabra, en la que se apoya y que a la vez le impone límites. “Se puede desear, pensar un ideal de razonamiento que no use palabras, que esté en las cosas, pero es imposible hacerlo”. Solamente con el sentimiento decimos: “no tengo palabras para expresarme”. Se pregunta el autor de La corrupción del alma si en este caso el lema para disfrutar el arte sería “Sentir y callar”.

Ahora sabemos que razonamiento y emociones tienen más vínculos de los que se supuso, y también que las interpretaciones filosóficas de la mecánica cuántica son tan interesantes como la fisica real.

Copyright © Ana María Sánchez. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en The.Cult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC. Reservados todos los derechos.

Ana María Sánchez

Ana María Sánchez Mora tiene la maestría en Física y la maestría en Literatura Comparada, ambas de la UNAM. Desde 1981 se dedica a la divulgación científica. Es autora de cuentos, ensayos, novela y teatro. Ha sido responsable de numerosos cursos sobre redacción científica. Trabaja en la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, donde es encargada del área de comunicación de la ciencia en el Posgrado en Filosofía de la Ciencia, de la que es tutora y profesora. En 2003 recibió el Premio Nacional de Divulgación “Alejandra Jaidar”.

logonegrolibros

  • El músico, ese perseguidor
    Escrito por
    El músico, ese perseguidor ¿Es la música un lenguaje? Si lo es, la relación con la escritura está servida. Mejor dicho: cantada. Los especialistas ya han desbrozado el tema. La música, como el lenguaje verbal, posee sintaxis, gramática y,…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Cultura del esfuerzo
    Escrito por
    Cultura del esfuerzo "Expediente brillante, recursos escasos". Durante años, esta coletilla fue repetida hasta la saciedad en las conversaciones del trío calavera, a saber, mis dos amigas de infancia y la que esto escribe. Íbamos juntas al colegio…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El Rossini de la guitarra
    Escrito por
    El Rossini de la guitarra Es sabido que la ópera sirvió de modelo a buena parte de la música del siglo XIX. Tanto que la influencia acabó siendo mutua y la orquesta sinfónica llenó el foso de los teatros a…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El pez que llegó de las Comores
    Escrito por
    El pez que llegó de las Comores El pez se desplazaba lentamente, moviendo con elegante pereza sus extrañas aletas. El sorprendente animal, robusto y de un color azul grisáceo, cambió repentinamente su rumbo y se dirigió a su refugio: una cueva submarina…