El desprecio por el saber

El desprecio por el saber Imagen superior: Pixabay, CC.

Desde siempre ha existido la desconfianza en la ciencia y la tecnología. No sin razón. En muchos casos la aplicación del conocimiento científico, y sus productos tecnológicos, ha tenido consecuencias negativas, a veces desastrosas. Las armas atómicas, químicas y biológicas, la contaminación ambiental, el daño a la capa superior de ozono, la desaparición acelerada de especies y el cambio climático global son algunos alarmantes ejemplos. Sin embargo, la ciencia ha sido también una de las principales fuerzas que han impulsado el progreso y bienestar humanos.

En los últimos años, la desconfianza en la ciencia ha arreciado hasta convertirse en un movimiento que la ve como algo fundamentalmente dañino. Una especie de conspiración mundial que busca deteriorar el ambiente y perjudicar a los humanos, con el fin de enriquecer o dar poder a unos cuantos.

Esta clase de pensamiento conspiracionista se conoce como anticiencia. Desgraciadamente, se extiende por todo el mundo. Y conduce a adoptar posturas que contradicen el conocimiento científico actual.

A veces, el pensamiento anticientífico lleva sólo a creer tonterías, como negar que el ser humano haya llegado a la Luna o que se puede adivinar el futuro. Pero hay otras creencias, como que las vacunas dañan la salud, los remedios milagro curan enfermedades, el cambio climático es sólo un invento para afectar la economía de las naciones desarrolladas, o el negar la existencia de epidemias peligrosas, que pueden causar que las personas o las naciones tomen decisiones que pueden ser muy perjudiciales, tanto a nivel individual como global.

Esta desconfianza en la ciencia, el conocimiento que produce y las aplicaciones que hace posibles es expresión de algo más amplio: una tendencia generacional a rechazar toda forma de autoridad. Tal rechazo deriva, probablemente, de la falta de oportunidades que viven los jóvenes de todo el mundo, pues las sociedades actuales, en general, no han sido capaces de ofrecerles la educación, la seguridad, el trabajo y la estabilidad laboral que merecerían.

Por desgracia, este rechazo va a acompañado de un desprecio de la alta cultura, de los productos más refinados del quehacer intelectual humano… incluyendo la ciencia.

Vivimos, además, tiempos de posverdad, en que se valora más la mera opinión que el conocimiento basado en evidencia. Esta tendencia, en que la ideología y las creencias parecieran justificar el repudio del conocimiento fundamentado en datos y el rigor intelectual, genera un ambiente en el que la anticiencia y los negacionismos proliferan.

La situación es comprensible, pero grave. Si rechazamos la ciencia, no sólo rechazamos parte de los que nos hace humanos: también ponemos en peligro nuestro futuro.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en The.Cult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Susan Sontag
    Escrito por
    Susan Sontag Susan Sontag es uno de los pensadores que más he admirado y por los que siento más respeto. Era también una de esas escasas personas de izquierdas que realmente son de izquierdas, en todo momento…
  • Los secretos de Manucho
    Escrito por
    Los secretos de Manucho Manuel Mujica Láinez (1910-1984) narró Buenos Aires a partir de leyendas urbanas y recreó el universo de Bomarzo. Y aunque el «boom» lo dejó de lado, no dudó en utilizar sus recursos. Entre 1940 y…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El enigma de las mujeres barbudas
    Escrito por
    El enigma de las mujeres barbudas La posible mutación de mujeres en hombres a través de la aparición de barba es un hecho que se encontraba en tela de juicio durante todo el siglo XVI. La barba, como símbolo de virilidad…
  • "Jungle Jim" (1934), de Alex Raymond
    "Jungle Jim" (1934), de Alex Raymond El cómic nació en Estados Unidos en la prensa bajo la forma de escenas humorísticas con trasfondo costumbrista. Niños, animales parlantes, vagabundos, familias… eran los protagonistas de las primeras series populares. En ellas, los lectores…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mercadante y su amigo Cavallini
    Escrito por
    Mercadante y su amigo Cavallini El siglo XVIII, con Mozart a la cabeza, consagró el clarinete como instrumento solista, capaz de todos los virtuosismos del caso y acreedor del interés de los grandes compositores. Así es como el siglo romántico…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC