"Papá se ha ido de caza", de Penelope Mortimer

Este es el segundo libro que la editorial Impedimenta publica de los escritos por Penelope Mortimer (1918-1999). La vida de esta autora es tan interesante como sus propias novelas. Es más, podríamos decir que en esa vida encontró el principal vivero de temas de su literatura. Esos temas se resumen en las relaciones entre parejas y todo lo que circula alrededor. Hay una visión pesimista que es un reflejo de lo que Mortimer había vivido. Ese desánimo bien podía venir, incluso, de su infancia, con un padre escasamente protector, más bien todo lo contrario.

Penelope Mortimer publicó su primera novela con el nombre de Penelope Dimont porque ese era el apellido de su primer marido, Charles Dimont, corresponsal de la agencia Reuters. Ella había nacido en un pueblecito de Gales en 1918 y durante los años que van desde 1937 hasta 1949 estuvo casada con Dimont con el que tuvo dos hijas. Luego conoció a John Mortimer, del que tomó su apellido y con el que tuvo un hijo y una hija.

Entre estos dos matrimonios hubo algunas relaciones más y otros dos hijos. Parecía que la maternidad era para ella la única verdadera forma de afianzar lazos indestructibles, porque, desde luego, no valía el amor, ni las parejas ni el matrimonio. La rareza de Penelope Mortimer no está en que tuviera fracasos sentimentales o matrimoniales sino en sacarlos a la luz de esta forma tan singular y tan atrevida, dado el momento en el que se producían, tiempos de hipocresía y de ocultación.

Podíamos pensar, sin embargo, que la escritura para ella era un mero desahogo y que estaba más ocupada en vivir. Pero nos equivocaríamos. Porque escribir libros cuando se tienen cosas que decir depende siempre de saber cómo decirlas y ahí entra el estilo, la capacidad y el talento. Las tres cualidades están presentes en Penelope Mortimer, y por eso leer sus libros no es solo adentrarse en un territorio complicado, en vidas difusas, dispersas y llenas de aristas, sino en un ejercicio de introspección cargado de razones.

En 1962 publicó El devorador de calabazas donde aparecía un personaje espectacular, una de esas grandes mujeres de la literatura, la señora Armitage. En 1965 la historia fue llevada al cine y la interpretó nada menos que la gran Anne Bancroft. El guión lo firmó Harold Pinter y la dirección Jack Clayton. El título que tuvo en castellano nos indica de qué va la cosa: Siempre estoy sola.

Antes de El devorador de calabazas había escrito el libro que ahora publica Impedimenta, Papá se ha ido de caza, que vio la luz por primera vez en 1958.

La protagonista es otra mujer, Ruth Whiting, una esposa más de las muchas que siguen una existencia lineal pensando que no hay otra cosa. Una madre con hijos y obligaciones.

Es una existencia cargada de desencanto. Ninguno de los sueños de juventud se han cumplido y eso las carga de un peso inenarrable. Cualquier chispa puede hacer saltar los engranajes de sus vidas y muchas de ellas, lo vemos en la vida real, pierden los nervios ante esa nada que las abruma.

En el caso de la señora Whiting un hecho más viene a contribuir a ese estado de cosas, a esa sensación de estar al borde de un precipicio. Nada menos que un embarazo sorpresa de su hija universitaria, Angela, tras su relación poco adecuada con un tipo bastante indeseable. Es entonces cuando la madre tendrá que asumir algunas realidades que quizá no había resuelto para ella misma.

¿Qué sentido tiene la maternidad compulsiva que experimenta Penelope Mortimer? ¿Cómo esto se traslada a su escritura? ¿Hasta qué punto influyó en su forma de ser esa infancia difícil, con un padre que abusó de ella? Todas estas preguntas se mezclan con los interrogantes acerca del papel de los hombres en su vida y en la familia y se acercan, como un río imparable, a los márgenes de su literatura, rebosándolos ampliamente, conectando entre sí vida y ficción.

La obra de Penelope Mortimer es un antecedente de las novelas de autoficción que ahora están tan en boga, quizá porque se han roto los cauces que separaban existencia y literatura y porque las emociones no se reprimen ni se ocultan como solía hacerse en el pasado.

Su visión del matrimonio y de esos hombres ausentes que poco aportaban a la vida familiar, aparece al inicio de Papá se ha ido de caza: "En el transcurso de todos aquellos años de casada, una prolongada guerra en la que los ataques, aunque no se llevaran a efecto, eran siempre inminentes, había aprendido a armarse de astucia. La única manera de evitar que te hicieran daño, de soslayar la infelicidad, era huir. Los sentimientos de culpabilidad y de cobardía no constituía problemas que no pudiesen superarse con sueños, con juegos, con el suave sonido de su propia voz dándose consejos y reprendiéndose mientras iba y venía por la casa".

Infelicidad, cobardía, culpabilidad, he aquí el triángulo de sus emociones. Y la lógica solución: la huida. No física, pero sí interior. El exilio espiritual, la búsqueda de sentimientos propios. Cualquiera puede entender de qué está hablando Penelope Mortimer a estas alturas.

Lo ha dicho Edna O'Brien: "Todas y cada una de las mujeres que conozco deberían leer a Mortimer al menos una vez en la vida".

Sinopsis

Traducción de Alicia Frieyro

Una nueva y cáustica obra de la autora de El devorador de calabazas. Un clásico del feminismo inglés. Una novela sobre las expectativas de las «mujeres desesperadas» que se quedan en casa a regañadientes, lidiando con el matrimonio, el aborto, el aislamiento, en busca de la Nueva Mujer.

En el suburbio donde vive Ruth Whiting, las esposas se ajustan a un código de vestimenta, dirigen sus casas de una forma aburrida y prosaica, crían a sus hijos de la misma manera; todas prefieren el café al té, conducen, juegan al bridge, poseen al menos una joya valiosa y son moderadamente atractivas. Sin embargo, Ruth se está volviendo loca. O, para decirlo de un modo políticamente correcto, acaba de sufrir «un leve ataque de nervios». Aunque la realidad es mucho menos dulce. Ruth se está volviendo loca porque su vida la está matando y su enajenación se ve agravada por la indiferencia de todos los que la rodean. Y es entonces cuando ocurre lo inesperado: su hija universitaria se queda embarazada de un compañero que resulta ser un estúpido, y Ruth se ve obligada a enfrentarse a sus peores miedos.

Penelope Mortimer (de soltera, Fletcher) nació en 1918 en Rhyl, un pequeño pueblo del condado galés de Flintshire. Fue la hija pequeña de un clérigo anglicano que había perdido su fe. Tal era su desapego religioso y su odio por el Cristianismo que solía usar el boletín de la parroquia para, entre otras cosas, celebrar la persecución de la iglesia rusa por parte de los bolcheviques.

Penelope confesaría más tarde que también abusó sexualmente de ella. En 1937 se casó, tras un noviazgo de apenas seis semanas, con Charles Dimont, un corresponsal de Reuters con el que tendría dos hijas, incluida la actriz Caroline Mortimer. Tuvo, además, otras dos hijas fuera del matrimonio, fruto de sus relaciones con Kenneth Harrison y con el poeta Randall Swingler, respectivamente. De esa época data su primera novela, Johanna, que firmaría como Penelope Dimont.

Mientras estaba encinta de una de sus hijas, Penelope conoció al escritor y abogado John Mortimer («un joven inteligente, flaco y nervioso»), un mujeriego reconocido, con el que se casaría en 1949. Fruto de este nuevo matrimonio nacerían un hijo y una hija.

A estas alturas, Penelope era ya madre de seis criaturas de cuatro padres diferentes. Su matrimonio con Mortimer, no obstante, no constituyó un camino de rosas. En 1956, Penelope intentó suicidarse y después empezó a visitar a un psicoanalista freudiano. Cuando eso fracasó, se sometió a un tratamiento electroconvulsivo. A instancias de su médico, había accedido a abortar y esterilizarse después de quedar embarazada por octava vez (la séptima había sufrido un aborto natural, dos años antes).

El mujeriego John, entretanto, acababa de fecundar a una de sus amantes, la actriz Wendy Craig, una aventura de la que lamentablemente Penelope tuvo noticia justo después de su esterilización. Tanto Penelope como su marido, de hecho, tuvieron frecuentes líos extramatrimoniales, que inspirarían la mayor parte de sus novelas de madurez, sobre todo The Bright Prison (1956), Papá se ha ido de caza (1958) y El devorador de calabazas (1962), que fue adaptada a la pantalla con guión de Harold Pinter y dirección de Jack Clayton, y protagonizada por James Mason y Anne Bancroft, que fue nominada a un Oscar por su papel de la señora Armitage. La pareja se divorciaría en 1971. Penelope Mortimer (que ya no cambiaría de apellido) continuaría ejerciendo la labor periodística, y colaborando en guiones cinematográficos. Moriría de cáncer a los 81 años en Londres.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Impedimenta. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • El rey indio que se apostó a sí mismo
    Escrito por
    El rey indio que se apostó a sí mismo El Mahabharata, un texto varias veces más extenso que la Ilíada y la Odisea juntas cuenta la historia de los bharatas, es decir de los indios. Curiosamente, en esta tremenda epopeya, el juego de dados…
  • En honor de Stephen Hawking
    Escrito por
    En honor de Stephen Hawking Carezco de toda autoridad para decir algo sobre Hawking como científico. Tampoco me atrae glosar su biografía, con orillos de inverosímil, un dechado de triunfo inteligente sobre la fatalidad material. Pero he leído un par…
  • El caso de Bernard Heuvelmans
    Escrito por
    El caso de Bernard Heuvelmans Escribió en 1955, en el prefacio de su primer libro y uno de los más famosos que publicó, Tras la pista de los animales desconocidos, que “a pesar de ser un zoólogo profesional…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre
    Escrito por
    "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre Fue el toque francés en el tiempo de los Correos Cósmicos [Die Kosmischen Kuriere: así se denominó a artistas como Schulze, Sergius Golowin, Wallenstein, Mythos, Popol Vuh y Walter Wegmüller]. Fue también el contacto entre…
  • Explorando a Joseph Touchemoulin
    Escrito por
    Explorando a Joseph Touchemoulin Parece llegada la hora de redescubrir a Joseph Touchemoulin (1727-1801), un francés que hizo casi toda su carrera en tierras germánicas. Violinista eximio, formado nada menos que por Tartini en Padua, se desempeñó como maestro…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La investigación a pie de calle
    Escrito por
    La investigación a pie de calle El incremento de la implicación de voluntarios en la investigación científica comienza a ser una nueva realidad que estimula la difusión del conocimiento, toma en cuenta el saber y la percepción de los individuos, y…