"Dalva", de Jim Harrison

No hay dos lugares iguales en la Tierra. Aunque haya paisajes similares, y la flora y la fauna tengan aires de familia en diversos territorios, los seres humanos que en ellos habitan acaban estableciendo las diferencias. Esa vinculación entre nuestra especie y el hábitat en el que vive es, sin duda, un material literario de primera categoría, como queda de manifiesto en esta soberbia novela que publicó Jim Harrison ‒el autor de Leyendas de pasión‒ en 1988.

A nadie le asombrará, después de lo dicho, que destaque entre las virtudes de Dalva su reflejo de unos paisajes (y de las culturas que en ellos prosperan) sin los que es imposible entender a la protagonista: una mujer de mediana edad, culta y atractiva, con un lejanísimo lazo con la cultura sioux, y entre cuyas expediencias más intensas figura, por ejemplo, su labor en una clínica para adolescentes ‒blancos pobres y latinos‒ con problemas de adicción.

Como es costumbre en los libros de Harrison, el personaje principal encuentra parte del sentido de su vida en la naturaleza y en el mundo rural. Al fin y al cabo, el entorno salvaje ‒en el caso de este autor, el Oeste norteamericano, sobre todo Nebraska y Arizona‒ excede a cualquier otro escenario imaginado por el arte de nuestro tiempo. La naturaleza refleja verdad, y también transmite belleza, y a Harrison, además, le sirve como un espejo en el que encontrar la auténtica esencia de sus protagonistas.

En línea con este planteamiento, es fácil de entender por qué esta mujer, Dalva, vuelve a sus orígenes, vinculados a esas raíces sioux ("Yo nunca podría ser una squaw, porque había tan poco de india en mí que era imperceptible", nos dice a propósito de un comentario despectivo de su amante juvenil). En todo caso, ese pasado personal y familiar está irrevocablemente vinculado al recuerdo de un hijo perdido ‒ella sólo tenía dieciséis años cuando nació‒ y a la memoria de sus antepasados, tan violenta y necesitada de armonía como la historia reciente de todo el país.

Para el lector, Dalva, quien también es la narradora, acaba convirtiéndose en una figura de inusitada verosimilitud, y eso sin duda, se debe al pulso narrativo de Harrison, que descifra los enigmas, los sufrientos y los anhelos de su protagonista como si ella fuera una figura de carne y hueso.

Aunque Dalva cuenta con una extraordinaria reputación en el mundo anglosajón y en países como Francia, lo cierto es que ya es hora de que también seduzca a los lectores hispanohablantes. A ello contribuirá, sin duda, esta estupenda traducción de Esther Cruz Santaella, que transmite todo el vigor dramático y filosófico de la obra.

Sinopsis

Como muchos de los libros de Jim Harrison, Dalva fue escrita en una cabaña con techo de estaño rodeada de perros y caballos deambulando a su aire. Uno tiene incluso la sensación de que mientras escribía con una mano (Harrison usó hasta el final una pluma estilográfica) con la otra ahogaba a una serpiente de cascabel. Desde esa tensión parecen construirse sus personajes, casi siempre escorados hacia el Oeste, recorriendo las inmensidades salvajes del continente americano, y alejados de las grandes ciudades. La protagonista de este libro es Dalva, y la impresión que causó en su día fue tal que hoy pueden encontrarse innumerables mujeres con ese nombre en Estados Unidos.

Dalva es, al fin y al cabo, la mejor novela de Jim Harrison, como han reconocido él mismo, la crítica y los lectores de forma unánime. Es la historia de una mujer que para retomar el control sobre su propia vida se muda al viejo rancho familiar de Nebraska. Dalva tiene cuarenta y cinco años, es bella e intrépida, y sin duda ha tenido una vida repleta de amantes y aventuras. Pero ahora comienza un viaje que la llevará de vuelta al seno de su familia, al recuerdo de aquel chico mitad sioux del que se enamoró en su juventud, de aquel hijo mestizo que le fue arrebatado al nacer y de aquel bisabuelo, sabio pionero perdido en las Grandes Llanuras, cuyos diarios relatan la sangrienta aniquilación de los indios. La historia de su familia se liga, por tanto, con la de un pueblo oprimido, de la Guerra Civil a la masacre de Wounded Knee y la Guerra de Vietnam. Es la violenta historia de América, a través de la cual Dalva busca un bálsamo para sanar esa cosa que llamamos alma. La de Dalva se parece mucho a un animal salvaje y está herida. Busca cobijo pero saca el colmillo, porque adora la vida.

Jim Harrison (Míchigan, 1937-Arizona, 2016) fue escritor, poeta, viajero, pescador, gran gourmet y buen bebedor. Se lo considera uno de los grandes narradores norteamericanos y ha sido comparado en innumerables ocasiones con Faulkner y Hemingway. Hijo de un ingeniero agrícola y un ama de casa, perdió casi por completo la visión del ojo izquierdo a los siete años, cuando una niña le atacó sin mediar palabra con una botella. Desde entonces fue la oveja negra de la familia, y mientras sus hermanos forjaban sus carreras como decanos de distintas universidades, él ya había dejado de estudiar a los dieciocho años y se había marchado a Nueva York tras la sombra de Rimbaud, quería ser poeta. En una entrevista reciente, Harrison declaró: «Cualquiera que estuviera un poco loco me gustaba. Yo era como un personaje de Roberto Bolaño, siempre persiguiendo las cosas más descabelladas». Harrison leyó a Bolaño, pero antes leyó a Federico García Lorca, Jorge Guillén, Antonio Machado, César Vallejo… Eso sí, siempre como autodidacta, nunca fue a un taller de escritura y sin embargo dominó todos los géneros, siendo autor de una veintena de novelas, catorce poemarios, diversos ensayos y dos volúmenes de memorias, una extensa obra que ha sido traducida a más de treinta lenguas. Sus libros han conformado una constante exploración de la relación del ser humano con la naturaleza salvaje, y un viaje de ida y vuelta entre los laberintos de la mente y los placeres del cuerpo. Nadie como él ha descrito los grandes paisajes de Estados Unidos, el legado indio (del que él mismo es depositario) y la historia contemporánea de la América rural. Entre sus obras más importantes se encuentran la mundialmente famosa, por su adaptación al cine, Leyendas de pasión, así como Dalva, Sundog o Julip.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Errata Naturae. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Perkins Gilman y lo humano
    Escrito por
    Perkins Gilman y lo humano He hablado en otro artículo de Charlotte Perkins Gilman y de su novela utópica Dellas (Herland). Dije entonces que aunque es lógico considerarla una escritora feminista, sin embargo ella tenía razones para no aceptar esa…
  • Volviendo a Cortázar
    Escrito por
    Volviendo a Cortázar Con el centenario de Julio Cortázar sufrí un episodio de inverosimilitud. En efecto, me parece inverosímil que ese muchachón con inmutable aspecto de adolescente pudiera arrugarse como suele ser la costumbre de los ancianos centenarios. Por…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Ludditas
    Ludditas El cambio siempre es inquietante. Por alguna razón, los humanos siempre buscamos la estabilidad. Pero somos, como todos los seres vivos, producto de un proceso evolutivo que consiste, precisamente, en un cambio continuo.…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Blondie: "Eat To The Beat" (1979)
    Escrito por
    Blondie: "Eat To The Beat" (1979) En 1979 Debbie Harry, Chris Stein y compañía ya se habían dado cuenta de su verdadero potencial. Una vez abandonando el rock puro para recurrir a una paleta más diversa, el plan de ataque de…
  • Gloria y desdicha del Mozart final
    Escrito por
    Gloria y desdicha del Mozart final Mucho ha tardado La clemenza di Tito en conseguir un lugar en las temporadas y grabaciones de ópera. Podría decirse que no antes de la década iniciada en 1970, con la Nueva Edición corregida y…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • El enigma del gato de algalia
    Escrito por
    El enigma del gato de algalia "He visto muchas veces un gato sin sonrisa. ¡Pero una sonrisa sin gato!" (Lewis Carroll, "Alicia en el País de las Maravillas") En diferentes momentos de su aventura en el País de la Maravillas Alicia…

etimologia