Kyle Eastwood: "The View From Here" (2013)

Rondando los cuarenta y con seis álbumes editados a lo largo de sus 15 años como líder en activo, [en 2013, fecha en que apareció este disco] ya no podía persistir la duda de que el bajista y compositor Kyle Eastwood había dejado atrás la formidable sombra de su padre.

A pesar de que adquirió una valiosa experiencia trabajando en las bandas sonoras de películas como El principiante (The Rookie, 1990) y Mystic River (2003), el mayor legado que Kyle recibió de Clint fue una infancia llena de música, en particular de jazz.

Al residir en Carmel, cerca de Monterrey, los Eastwood era asiduos espectadores en el festival anual de jazz. Además, el prestigio de su padre permitió que el joven Kyle conociera a luminarias como Dizzy Gillespie y Sarah Vaughn.

Aparte de seguir una dieta de jazz clásico en casa, tales experiencias lo educaron en el lenguaje jazzístico, y los resultados de todo ello son evidentes en el álbum que nos ocupa, The View From Here.

Eastwood reside en París desde hace tiempo, y este disco fue grabado en septiembre de 2012 en uno de los mejores estudios de Francia, La Buissonne, cerca de Aviñón.

kyleeastwood1

Junto al bajista, la formación clásica se completa en este caso con el saxofonista Graeme Blevins, el trompetista Quentin Collins, el pianista Andrew McCormack y el percusionista Martyn Kaine. Los cinco llevaban tocando juntos varios años, consolidando una unidad espontánea e imaginativa, cuyos integrantes ya se sentían cómodos en compañía de los demás.

Las once composiciones del álbum surgieron en el seno de la banda, con la participación de todos los músicos, aunque Eastwood domine los créditos como compositor. McCormack, Eastwood y Kaine conforman una sólida sección rítmica, estableciendo una base confiable que respalda varios "solos" ingeniosos, especialmente por parte de McCormack, cuya intervención en el ágil "Sirocco" ejemplifica su estilo.

Collins y Blevins también forman un tándem particularmente efectivo. Ya sea tocando una línea de melodía al unísono y luego intercambiando frases en el tema principal, o entrelazándose en el clímax del impresionante "Mistral" de Collins, ambos ayudan al quinteto a evocar el sonido y el espíritu de los Jazz Messengers, la banda de Art Blakey.

El resultado final fue el mejor álbum de Eastwood hasta la fecha: un disco de una calidad atemporal, sin nada que lo vincule al siglo XXI. De hecho, podría haberse editado fácilmente en cualquiera de las cuatro décadas anteriores.

Copyright del artículo © John Eyles. Traducción de Guzmán Urrero. Publicado previamente con licencia CC en la sección musical de la BBC.

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El álbum de Pandora
    Escrito por
    El álbum de Pandora Leí algo acerca de los álbumes de Pandora en un libro que tenía que corregir para la editorial Mondadori. Se trataba de un estudio sobre Rembrandt, si no me equivoco. En ese libro leí que…
  • Nostalgias del 68
    Escrito por
    Nostalgias del 68 Hablando con mi amigo el catedrático, es curioso comprobar que, pese a la distancia geográfica (Buenos Aires y Madrid), la coincidencia generacional hace que parte de nuestras memorias coincidan. El punto más agudo de coincidencia…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El maestro Kuhlau
    Escrito por
    El maestro Kuhlau Para cualquier estudiante de piano de estos dos siglos precedentes, el nombre de Friedrich Kuhlau (1786-1832) resulta más que familiar, ya que sus estudios han fatigado los atriles de incontables casas y conservatorios. Mucho menos…

logonegroecologia

Coffy, CC