"El túnel" (1913), de Bernhard Kellermann

El alemán Bernhard Kellermann fue un escritor muy apreciado en su tierra natal, cuyo estilo evolucionó desde la elegante prosa impresionista hasta la crítica social más apegada a la realidad. Su novela Ingeborg llegó a contabilizar 183 ediciones desde su publicación en 1904 hasta 1939, lo que da una medida de su popularidad.

Centrado en el progreso social gracias a la utilización y extensión de la tecnología, El túnel fue uno de sus trabajos más reconocidos, con una tirada superior al millón de ejemplares y traducciones a veinticinco lenguas, lo que lo convierte en uno de los libros de mayor éxito de la primera mitad del siglo XX.

Allan es un ingeniero idealista que sueña con construir un túnel submarino que una América con Europa. El proyecto, cuya ejecución debía durar años, sufre todo tipo de dificultades financieras, accidentes en la construcción y huelgas y levantamientos violentos de los trabajadores. El ingeniero, en el centro del huracán, se convierte en el foco de todos los odios. Por fin, tras veintiséis años de penosos trabajos, se completa la colosal obra que cruza todo el Atlántico. Pero, bromas del destino, tan pronto como se inaugura, el primer avión atraviesa el océano en tan sólo unas pocas horas. El túnel ha quedado obsoleto sin siquiera haberse utilizado.

tunel2

Imagen superior: ilustración que refleja la construcción del túnel del Támesis (1830).

Desconozo si Kellermann se inspiró en ello o no, pero su historia se asemeja mucho a la odisea que supuso la construcción real de otro túnel, el primero que atravesaba un río navegable: el Támesis. Entre 1825 y 1843, Marc Isambard Brunel utilizó una novedosa tecnología de propia invención para cavar un túnel de 11 metros de ancho, 6 metros de alto y 396 metros de largo, que unía, a 23 metros de profundidad, las dos orillas del río británico. El proyecto, como el ficticio túnel atlántico de Kellerman, sufrió todo tipo de contratiempos: epidemias y enfermedades provocadas por la humedad y las miasmas que se filtraban del río, gas metano que explotaba al contacto con las lamparillas de los obreros, inundaciones... Hubo muertos, heridos, se tuvieron que paralizar los trabajos durante siete años por falta de financiación, la dificultad técnica de trabajar en un terreno inestable hacía que los progresos fueran minúsculos (de tres a cuatro metros semanales)...

Eso sí, a diferencia del túnel imaginario de Kellermann, y aunque supuso un descalabro financiero monumental, se convirtió en una atracción visitada por dos millones de personas al año y hubo quien, incluso, la calificó de "octava maravilla del mundo" y lugar imprescindible en cualquier visita a Londres (el túnel sería luego refugio de prostitutas y atracadores y, más tarde, parte del sistema del metro londinense).

tunel3

Volviendo al libro que nos ocupa y aunque proyectaba hacia el futuro una historia que, como hemos visto, ya había sucedido, fue excepcionalmente bien recibido. Contemplaba acontecimientos que luego tendrían su reflejo en la historia del siglo XX, como la Gran Depresión, aunque el mundo futuro imaginado por Kellermann, el de los años veinte y treinta, no sufría la catástrofe de la Primera Guerra Mundial, algo que, a pesar de estar a la vuelta de la esquina, el escritor alemán no quiso ver.

Puede que el libro no sea hoy más que una anécdota dentro de la historia de ciencia-ficción pero, como hemos indicado al principio, la popularidad en su tiempo fue la envidia de cualquier escritor, hasta tal punto que se llevó al cine en cuatro ocasiones (en 1915, en 1933 y dos veces en 1935).

Copyright © Manuel Rodríguez Yagüe. Publicado previamente en Un universo de ciencia-ficción y reeditado en TheCult.es (Thesauro Cultural) con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Manuel Rodríguez Yagüe

Como divulgador, Manuel Rodríguez Yagüe ha seguido una amplia trayectoria en distintas publicaciones digitales, relacionadas con temas tan diversos como los viajes (De viajes, tesoros y aventuras), el cómic (Un universo de viñetas), la ciencia-ficción (Un universo de ciencia ficción) y las ciencias y humanidades (Saber si ocupa lugar). Colabora en el podcast Los Retronautas.

Imagen superior. "Astronaut Academy", de Dave Roman. Emerald City Comic Con, Seattle, Washington.

logonegrolibros

  • Reglas para leer filosofía
    Escrito por
    Reglas para leer filosofía Hace más de 20 años, hacia 1989, me di a mí mismo unas reglas para leer a los filósofos. Son las siguientes: 1. Leer a los filósofos en sus obras originales. Hasta no tener un…
  • Huesos de santos
    Escrito por
    Huesos de santos Uno de los tal vez mayores agentes de la vida humana sea, por paradoja, el intento de matar la muerte. Explorar el pasado, obtener una historia, honrar a los ancestros queridos o queribles (muchos de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Porque soy una de ellas...
    Escrito por
    Porque soy una de ellas... Pues sí señora. Decía la Woolf, en uno de sus escritos más célebres, que una mujer nacida con un gran talento en el siglo XVI se hubiera enloquecido, se hubiera metido un tiro o hubiera…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…
  • El violín de Nielsen
    Escrito por
    El violín de Nielsen El danés Nielsen (1865-1931) es conocido, sobre todo, por sus sinfonías. Menos, por su interesante obra pianística y, de vez en cuando, es llevado a las tablas junto con su ópera Saúl y David. Sin…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La vida en un tronco muerto
    Escrito por
    La vida en un tronco muerto Los paseantes del otoño conocemos bien esta estampa: un tronco caído, como una carcasa de tonos grises y ocres, confundiéndose entre la joven vegetación que va apropiándose de su espacio. ¿Un resto inservible y superfluo?…