El encuentro Ogdon-Mendelssohn

Alejado de cualquier divismo, protegido de la cultura del espectáculo por el proverbial comedimiento británico, John Ogdon ha dejado una obra relativamente breve cuanto indisputablemente sólida.

Vivió entre 1937 y 1989, lo suficiente como para constituir un legado pianístico considerable. Ogdon tiene la solvencia técnica bastante como para no exhibirla y, por el contrario, disolverla en un arte de contenido sentimiento interior, capaz de las mayores tensiones, pero siempre logradas por medio de una progresión que puede parecer insensible y está, sencillamente, enmascarada en el pudor expresivo que solemos identificar como profundidad.

Todo ocurre en la riqueza de un mundo interno, nada sale a la superficie y así el escucha puede poner en funcionamiento su propia interioridad, de modo que Ogdon consigue profundizarlo. Profundizarnos, por mejor decir. Y se lo seguimos agradeciendo.

ogdon2

Este bagaje técnico y artístico cuadra a la perfección con los conciertos de Mendelssohn. Un artista romántico de sensibilidad y clásico de mentalidad, riguroso y recortado en la exhibición de las pasiones, astuto en los momentos en que conviene brillar y selecto a la hora de cantar sus melodías, todas de excelente cuño como inspiración y paradigmáticas de contado desarrollo, tal compositor no puede pretender mejor traducción que la propuesta por Ogdon.

A los postres del disco que hoy les recomiendo, se nos ofrecen unas bagatelas victorianas de Ireland y Scott, esos encores británicamente amables que sirven como guiño de ojos (valga la redundancia, propia de las propinas) a la hora del aplauso.

Disco recomendado: F. Mendelssohn: Conciertos para piano nos. 1 y 2. Piezas para piano de Ireland y Scott / John Ogdon, piano. London Symphony Orchestra. Dir.: Aldo Ceccato (grabaciones de 1970 y 1972) / Testament / Ref.: SBT 1288 (1 CD)

Copyright © Blas Matamoro. Este artículo se publica en TheCult.es por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Leibniz y la manía de guardarlo todo
    Escrito por
    Leibniz y la manía de guardarlo todo “Incluso es preciso que cada mónada sea diferente de cualquier otra. Pues jamás hay en la naturaleza dos seres que sean completamente iguales uno al otro y en los que no sea posible encontrar una…
  • La perpetua juventud
    Escrito por
    La perpetua juventud Pertenezco a la época de quienes nos educamos a partir de la historieta. A cierta altura de la vida, nos hemos sorprendido, tras habernos habituado, a la perpetua juventud de sus héroes. Les resulta imposible…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • "El gran dictador" (1940). Una historia real
    Escrito por
    "El gran dictador" (1940). Una historia real Esta película bien podría catalogarse de cine histórico. Aunque los personajes sean inventados. Aunque los escenarios sean inexistentes. Porque uno de esos personajes guarda un sospechoso parecido con alguien que incendió un continente. Y el…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Procol Harum” (1967)
    Escrito por
    “Procol Harum” (1967) Si, como se dice en el libro que empecé ayer, el Art Rock es el nexo de unión entre el Pop-Rock sesentero y el Prog Rock setentero, entonces creo que es de sentido común meter…
  • Victor Herbert, un inventor del glamour
    Escrito por
    Victor Herbert, un inventor del glamour El escritor argentino Manuel Puig decía que el glamour de Hollywood provenía de la Europa Central anterior a la guerra de 1914 y que bastaba con comprobarlo viendo la iluminación nocturna de Budapest. Podría agregarse…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia