El sonido antes del sonido

El sonido antes del sonido Imagen superior: los hermanos Louis (izquierda) y Auguste (derecha) Lumière.

En El guión de cine y los prejuicios dije que cualquier cosa que pueda hacerse en cine ya se inventó en el cine mudo, con excepción del sonido.

Es sólo una frase ingeniosa sin más, cuya única intención es llamar la atención hacia las grandes obras del período mudo, de las que todavía pueden aprenderse (y disfrutarse) muchas cosas. Sin embargo, también dije allí que el uso que hace el cine del sonido y la música también se inventó en el período mudo. Así que podríamos decir: “Todo lo que se ha inventado en el cine ya se inventó en el cine mudo, incluido el sonido”.

Para demostrar al menos la última afirmación recurriré a la excelente investigación de Pablo Iglesias Simón La función del sonido en el cine clásico de Hollywood durante el período mudo, donde se afirma: “El cine nunca fue propiamente mudo. Desde el principio muchas de las proyecciones cinematográficas gozaron de un acompañamiento musical, siguiendo la tendencia que en el ámbito escénico era frecuente. Ya la primera proyección cinematográfica llevada a cabo por los hermanos Lumière el 28 de diciembre de 1895 en el Grand Café estuvo acompañada por la música proveniente de un piano Gaveau e interpretada por Emile Maraval”.

En internet se pueden encontrar muchas versiones de La salida de los obreros de la fábrica (1895), que fue proyectado junto a otros nueve cortometrajes en la histórica sesión de los hermanos Lumière. ¿Por qué versiones? En primer lugar porque hay tres versiones diferentes de la salida de la fábrica, al parecer rodadas en días diferentes. En segundo lugar, porque incluso cuando las imágenes son las mismas, la música suele ser diferente. No sé si alguna de esas músicas es la misma música que interpretó Maraval en el Grand Cafe en 1895, pero sí está claro que cada acompañamiento musical trasmite una sensación diferente.

lumiere1

Imagen superior: los hermanos Louis (izquierda) y Auguste (derecha) Lumière en su laboratorio, fotografiados por el checo Karel Šmirous.

Las de los hermanos Lumière no son, sin embargo, las primeras películas, ya que podemos considerar que incluso son películas las series de fotografías de Muybridge realizadas entre 1878 y 1887, el Saludo de Dickson filmado por Edison o La escena del jardín de Roundhay (1888), de Le Prince, pero se supone que esas filmaciones no tenían música o sionido. Sin embargo, un año antes de la proyección de las películas de los Lumière, Edison y Dickson grabaron una película… sonora.

En 2002, el sonidista y montador Walter Murch llevó a cabo la reconstrucción de un cilindro de cera que contenía la grabación destinada a un invento de Edison, el Kinetófono, que, en conjunción con su kinestoscopio, pretendía sincronizar sonido e imagen. Al parecer lo logró. Aunque no se conserva la grabación fonográfica que debía reproducirse junto a la película, a partir del cilindro de cera se ha podido recuperar el sonido original.

Así que, ahora disponemos de una película de 1894 muda-sonora, con lo que aquella extravagante afirmación según la cual el sonido se inventó ya en la época muda se convierte en una certeza. Pero, olvidemos ese gran descubrimiento y continuemos con la historia del sonido en el cine mudo, porque el experimento de Dickson y Edison fue, sorprendentemente, abandonado y olvidado durante mucho tiempo.

Este es un artículo de la serie El cine mudo sonoro y el montaje.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

logomamut

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El juego de Auden
    Escrito por
    El juego de Auden En El arte del montaje, la estimulante conversación entre Michael Ondaatje y Walter Murch, he encontrado un nuevo juego. Se me ocurrió al leer algo que cuenta Murch: "Hay una anécdota sobre Auden, quien escribió el…
  • Vivir la voz
    Escrito por
    Vivir la voz Tras una larga carrera –digámoslo con truculencia: medio siglo– de cantante, compositora y maestra vocal, Dina Rot, argentina criada en Chile, exilada y luego radicada en España, propone un libro: Vivir la voz. Autobiografía de…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Máquinas voladoras
    Máquinas voladoras El primer avión que remontó el vuelo fue el construido por los hermanos Orville y Wilbur Wright. El hecho ocurrió en Kitty Hawk, Carolina del Norte, el 17 de diciembre de 1903. Pocos…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Johnny Eck y la magia
    Escrito por
    Johnny Eck y la magia Había nacido sin la parte inferior de su cuerpo y sin embargo destacó como acróbata. Más tarde como actor. Inolvidable en Freaks, de Tod Browning (1932), una de las películas más impresionantes de la historia…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “The Cars” (1978)
    Escrito por
    “The Cars” (1978) Supongo que es un lugar común empezar una crítica de este disco señalando lo explotado que estuvo y está en las radios musicales. En España no es que suene mucho en los 40 Principales, que…
  • Paganini y sus cuerdas
    Escrito por
    Paganini y sus cuerdas Paganini fue un músico de cuerdas. Frotadas, punteadas, pellizcadas, pulsadas, pero siempre tensas y vibrantes. No es casual que haya reunido, en numerosas ocasiones, al violín con la guitarra. En el compacto que motiva estas…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Darwin y el concepto de adaptación
    Darwin y el concepto de adaptación El cuento infantil de la Caperucita Roja es bien conocido, y todos recordamos que cuando la Caperucita pregunta al lobo: “¿porqué tienes esos dientes tan grandes?”; el lobo contesta: “¡Para comerte mejor!”. Desde el punto…