"¡Poyéjali!": Yuri Gagarin, el primer humano en el espacio

"¡Poyéjali!": Yuri Gagarin, el primer humano en el espacio Imagen superior: "¡Poyéjali!" Con esta expresión rusa que significa "¡Vamos!", el cosmonauta Yuri Gagarin despegó desde el cosmódromo de Baikonur, en la antigua URSS, el 12 de abril de 1961 a bordo de la esférica cápsula espacial de la misión Vostok 1.

Para los que trabajamos en el sector espacial, hay tres fechas emblemáticas que todos recordamos: la puesta en órbita del primer satélite artificial, el Sputnik, el 4 de octubre de 1957; el primer paseo lunar, el 20 de julio de 1969 y, sin duda alguna, el 12 de abril de 1961, el día en que por primera vez un ser humano, el Mayor Yuri Alekséyevich Gagarin, ciudadano de la URSS, estuvo en órbita alrededor de nuestro planeta.

“Poyéjali!”, que podríamos traducir por “¡Vamos!”, fue la primera palabra que pronunció Yuri Gagarin al despegar ese hoy histórico 12 de abril de 1961, a las 9:07 de la mañana, hora de Moscú. Ese ‘¡Vamos!’ de Gagarin es el grito de ánimo de quien, sabiéndose consciente de afrontar un peligro, tiene consigo la determinación del éxito y la convicción de pasar a la historia.

gagarin1

Imagen superior: Después de completar una órbita alrededor de la Tierra, Gagarin se convirtió en el primer ser humano que había viajado al espacio exterior. El vuelo, totalmente automatizado, duró 108 minutos y se realizó a una altura que osciló entre los 169 y los 327 kilómetros.

Ese primer vuelo, de 1 hora y 48 minutos –una sola órbita a la Tierra–, tuvo, sin duda, una significación extraordinaria desde un punto de vista técnico, social, cultural y político. Yuri Gagarin fue el primer hombre que se expuso a condiciones de microgravedad; que vio la Tierra desde el espacio, como una entidad única; que sobrevivió a esa experiencia y que pudo explicarlo y compartirlo con nosotros.

No es fácil imaginar lo que debió sentir Gagarin al ver el planeta desde esa perspectiva, por primera vez, sin contar con fotos que hicieran previsible su visión. “Veo la Tierra. ¡Es tan hermosa!" dijo Yuri al control.

Esos sentimientos de belleza y de fragilidad son compartidos prácticamente por todos los cosmonautas que han estado en órbita, más de 500.

gagarintierra

Imagen superior: Durante la reentrada se produjo un problema técnico con dos módulos de la nave que no se separaron bien, pero finalmente se solventó. A unos 7 km del suelo se abrió la escotilla de la cápsula y el protagonista de la hazaña fue eyectado, cayendo a unos 2800 km al oeste de Baikonur. Un granjero y su hija se asustaron al ver caer a aquel extraño personaje con su traje naranja y casco blanco, sobre todo cuando se acercó arrastrando su paracaídas, pero Gagarin les tranquilizó: “No tengáis miedo. Soy un ciudadano soviético como vosotros, que he bajado del espacio y tengo que encontrar un teléfono para llamar a Moscú”.

Nuestros astronautas hablan con veneración de Gagarin, de su valentía, de su personalidad, de cómo les ha inspirado. Su imagen sigue viva en la mayoría de las actividades espaciales actuales, en la Estación Espacial Internacional, en la MARS 500 y en los centros de entrenamiento de astronautas.

En cada uno de los lanzamientos de las naves Soyuz desde Baikonur, astronautas de todo el mundo rinden tributo a Gagarin con rituales en recuerdo del Mayor, el pionero, el primero de ellos.

Recientemente, en una publicación de la ESA, Pedro Duque escribía: “Los astronautas admiramos a Gagarin y su foto se pone en nuestras estaciones espaciales, no solo porque voló el primero, sino también porque conocemos un poco cómo fue su vida". Yuri tenía solo 27 años cuando voló y en pocas horas dejó de ser un desconocido para convertirse en el hombre más famoso de la tierra, aclamado en todas partes y con una presión mediática difícil de concebir.

gagarinhijos

Imagen superior: Gagarin se casó con su mujer, Valentina, en 1957. Tuvieron dos hijas, Elena y Galina. Estar junto a ellas era para él una auténtica pasión. Bajo la imagen del cosmonauta invencible que divulgó la propaganda de la dictadura soviética, había un hombre de gran sensibilidad. Su hija Elena, entrevistada por la BBC, contaba que Gagarin era consciente de que aquella misión espacial podía acabar con su vida. La invasión nazi había supuesto un terrible sufrimiento para su familia, y por ello, tras casarse con Valentina, sentía que su mujer y sus hijas debían ser el centro de todos sus pensamientos. "Era curioso y todo le interesaba ‒recuerda Elena‒. Pertenecía a una generación con muy pocas oportunidades, y por eso, después de la guerra, sentía avidez por todo. Conocía muy bien la obra de Pushkin, así como las de Tvardovsky e Ivakovsky, poéticamente conectados con la guerra. Tenía un gusto literario muy amplio: Lermontov y Saint-Exupéry, por ejemplo. Le gustaba leernos libros en voz alta. A esa edad, nos costaba entender aquellas lecturas, pero él nunca dejó de hacerlo".

La hazaña de Yuri pasó, rápidamente, de ser un triunfo de la Unión Soviética a ser un logro de toda la humanidad. Nuestro Director en Agencia Espacial Europea, Jean Jacques Dordain, comentaba en este sentido que “la gesta de Yuri Gagarin pertenece a la historia de la humanidad y a la historia del mundo de la cosmonáutica". Ese 12 de abril de 1961, el espacio pasó de ser un reto nacional a ser una conquista humana.

gagarinaviador

Imagen superior: Gagarin trabajó en la industria metalúrgica antes de entrar en el club aeronáutico donde realizó en 1955 su primer vueno en solitario. Poco después, se alistó en la Fuerza Aérea Soviética, y finalmente, fue seleccionado para el programa espacial en 1960.

Muchas cosas han pasado en el sector espacial desde entonces y, de alguna forma, todo ello es parte del legado de Gagarin y de su inspirador vuelo. Hoy el espacio forma parte necesaria de nuestra vida: los satélites meteorológicos, el GPS, la televisión por satélite, las comunicaciones móviles, la continua observación de nuestro planeta y del cambio climático. Las naves espaciales han estado prácticamente en todo el sistema solar y orbitan en estos momentos Marte, Venus, Mercurio y Saturno; observan el Sol, los cometas y asteroides, y estudian en detalle nuestro universo en todas las longitudes de onda.

gagarintres

Imagen superior: en junio de 1965, Yuri Gagarin (a la derecha) se fotografió con Valery Bykovsky (izquierda) y Valentina Tereshkova. Bykovsky había sido uno de los primeros hombres lanzados al espacio, en la misión Vostok 5, entre el 14 y el 19 de junio de 1963. Tereshkova fue la primera mujer astronauta y orbitó alrededor de la tierra 48 veces en el Vostok 6, entre el 16 y el 19 de junio de 1963.

Hoy hemos pasado de los 108 minutos en órbita de Gagarin a tener una estación espacial permanente de más de 450 toneladas de masa. Quién podría pensar en 1961, en plena Guerra Fría, que 50 años después americanos, rusos, europeos, japoneses y canadienses estarían trabajando juntos en una estación espacial en común, compartiendo naves de acceso, cargueros espaciales y módulos de experimentación, con centros de control interconectados y programas científicos y tecnológicos comunes.

Hoy la Agencia Espacial Europea tiene una oficina permanente en Moscú. Nuestros astronautas realizan una parte importante de su entrenamiento en Rusia y vuelan frecuentemente con las naves Soyuz. Las naves de carga de la ESA se acoplan a la Estación Espacial Internacional en el módulo ruso Svezda y a partir de este año, y en cooperación con Rusia, vamos a lanzar los cohetes Soyuz desde el puerto espacial Europeo de la ESA en Kourou (Guayana Francesa). Científicos europeos y rusos colaboran en proyectos como el MARS 500, ahora en activo y que simula el asilamiento, durante 520 días, de una tripulación en un hipotético viaje a Marte. Muchos son nuestros satélites de observación de la Tierra y los científicos que han sido lanzados por cohetes rusos. La cooperación con Rusia en el sector espacial es hoy un hecho de gran importancia estratégica para Europa. De alguna manera, todo esto es parte del legado de Yuri Gagarin.

gagarinmuerte

Imagen superior: Yuri Gagarin murió el 27 de marzo de 1968 junto al piloto de pruebas Vladimir Seryogin, cuando su MiG-15UTI se estrelló cerca de la ciudad de Kirzhach. Sus cuerpos fueron incinerados y las cenizas se enterraron junto a los muros del Kremlin.

Copyright del artículo (salvo pies de foto) © Javier Ventura-Traveset. SINC, CC.

Javier Ventura-Traveset

Javier Ventura-Traveset es jefe de Comunicación y Educación y portavoz de la Agencia Espacial Europea (ESA) en España. Es doctor ingeniero de Telecomunicaciones.

Sitio Web: www.cosmos.esa.int/web/personal-profiles/javier-ventura-traveset

logonegrolibros

  • Hamlet, detective
    Escrito por
    Hamlet, detective En la presentación de No tan elemental: Cómo ser Sherlock Holmes junto a Carlos García Gual en la librería Rafael Alberti, uno de los asistentes nos hizo una pregunta muy interesante acerca de Hamlet como…
  • El cumplesiglos de Octavio Paz
    Escrito por
    El cumplesiglos de Octavio Paz Innúmeras claves de lectura permite una obra tan variada, ambiciosa de saberes y sutil de lenguaje como la de Octavio Paz. Si de una página se trata, intento hacerlo. Uno de sus temas –obsesiones diría…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • Viñetas y fotogramas
    Escrito por
    Viñetas y fotogramas El cine y el cómic han sido artes hermanas, tanto en su impacto en la cultura popular como en sus peculiaridades narrativas, basadas en el desarrollo de una historia a base de imágenes secuenciales y…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Une petite cantate", de Barbara
    Escrito por
    "Une petite cantate", de Barbara El primer disco que grabó Barbara se llamaba Barbara à L'Écluse (Pathé Marconi / La voix de son maître, 1959). L'Écluse era el pequeño club donde cantaba desde 1958. En 1961 empezó  a acompañarla al…
  • El clarinete de Weber
    Escrito por
    El clarinete de Weber El clarinete, Cenicienta de bandas militares y columnas de armonía para dar serenatas, fue enaltecido en el siglo XVIII cuando algunos astutos o geniales señores (Krommer o Mozart) prestaron atención a sus posibilidades tímbricas y…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC