Los chimpancés basan sus relaciones en la confianza

Los chimpancés basan sus relaciones en la confianza Imagen superior: Delphine Bruyere, CC.

De acuerdo con un estudio publicado en Current Biology en 2016, los chimpancés son capaces de establecer relaciones de amistad con otros individuos. La clave de estas relaciones sería la confianza, al igual que hacen los humanos.

Científicos del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (Alemania) estudiaron el comportamiento de 15 chimpancés (Pan troglodytes) de la Reserva de Chimpancés de Sweetwaters (Kenia) durante cinco meses y descubrieron que estos animales son capaces de confiar más en aquellos miembros de su grupo a los que consideran amigos, al igual que hacen los humanos.

“Los estudios que se han realizado hasta el momento han demostrado que los chimpancés cooperan entre sí en multitud de contextos: comparten la comida, se acicalan mutuamente, cazan monos y vigilan su territorio”, explica Jan Engelmann, del instituto alemán y uno de los autores principales del estudio publicado en Current Biology.

“Sin embargo, esos estudios no han investigado cuáles son los mecanismos que impulsan a los chimpancés a actuar así. Este es el primer trabajo que se centra en este aspecto”, añade el investigador.

Engelmann, junto a la científica Esther Herrmann, sometió a los chimpancés a una versión modificada del juego del ultimátum para demostrar que estos animales tienden a confiar más en sus amigos que en aquellos que no lo son. Durante el experimento se escogió a una pareja de chimpancés y se colocó en medio de ambos dos cajas con comida y una cuerda en el extremo: una de ellas era la de la confianza y la otra, la de no-confianza.

Cuando uno de los chimpancés elegía la caja de no-confianza se quedaba con la caja de comida –que no era especialmente atractiva para ellos– y el otro no recibía nada.

Por el contrario, si tiraba de la cuerda de confianza, cedía la otra caja a su compañero –con comida mucho más apetitosa– y este último tenía la opción de decidir si se quedaba con todo o cedía parte del contenido al otro chimpancé, con lo cual ambos podrían obtener un beneficio.

Cada chimpancé se expuso al experimento 12 veces con amigos y otras 12 veces con los que no eran sus amigos. Los resultados revelaron que la confianza jugaba un papel fundamental, ya que el que elegía prefería la segunda opción cuando su compañero era un amigo.

Según los investigadores, esto demuestra que los chimpancés están dispuestos a ceder los recursos a su compañero si tienen un vínculo estrecho, asumiendo el riesgo de no recibir nada después, pero con la posibilidad de obtener un premio mucho mayor.

No es solo cosa de humanos

“Estábamos interesados en estudiar a los chimpancés porque son nuestros parientes más cercanos junto con el bonobo (Pan paniscus), así que son unos candidatos ideales para manifestar comportamientos similares a los de los humanos, como la cooperación”, explica Engelmann.

Los investigadores afirman que la confianza que muestran los chimpancés con sus semejantes tiene factores en común con las relaciones interpersonales que establecen los seres humanos y que, desde luego, esta no es una característica exclusiva de nuestra especie.

Engelmann y Herrmann consideran que el estudio de las relaciones sociales en los primates, y concretamente en los chimpancés, puede resultar clave para explicar su comportamiento individual.

“Ahora queremos seguir estudiando las similitudes entre la forma de relacionarse que tienen estos animales y nuestra especie, y resolver cuestiones como: ¿tienden los chimpancés a compartir y ayudar más a sus amigos que a otros compañeros?”, concluye Engelmann.

Referencia bibliográfica:

Jan Maxim Engelmann y Esther Herrmann. “Chimpanzees Trust Their Friends” Current Biology 26(1-5) DOI: 10.1016/j.cub.2015.11.037.14 de enero de 2016

Los chimpancés prefieren cooperar a competir

La competencia entre los seres humanos está restringida por gran variedad de estrategias flexibles según la situación, pero se creía que en cuestión de cooperación eran únicos. Un estudio del Centro Nacional de Investigación de Primates Yerkes en Atlanta (2016) desafía esta percepción y sugiere que las raíces de la cooperación humana son compartidas con otros primates. Los resultados del estudio se publicaron en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Las estimaciones anteriores describían la cooperación humana como una ‘gran anomalía’ y a los chimpancés como animales con predilección a la competencia frente a la colaboración", declara Malini Suchak, autor principal de la investigación.

Para determinar si estos animales poseen la misma capacidad de los seres humanos para superar la competencia, los científicos crearon una tarea cooperativa que imitara las condiciones naturales de los chimpancés.

En un recinto al aire libre, los investigadores dieron a los chimpancés numerosas oportunidades para actuar de forma cooperativa en un sistema lleno de recompensas. En la mitad de las sesiones de prueba, dos chimpancés tenían que participar para tener éxito, y en la otra mitad, se necesitaban tres chimpancés.

Si bien la puesta en marcha proporciona amplias oportunidades para la competencia y la agresión, los chimpancés realizaron mayoritariamente actos cooperativos –3.565 veces a través de 94 sesiones de pruebas de una hora de duración–.

Los chimpancés utilizan una gran variedad de estrategias para superar la competencia

Según los científicos, los chimpancés utilizan una gran variedad de estrategias para superar la competencia, que fueron medidas por los científicos a partir de los intentos de robo de recompensas.

Estrategias para evitar la competencia

Estas estrategias incluyen chimpancés que se enfrentan a otros, que se niegan a trabajar en presencia de un gorrón, que indica que la evitación es un componente importante en la gestión de las tendencias competitivas, y chimpancés dominantes que intervienen para ayudar a otros en contra de los gorrones.

Tal castigo a terceros ocurrió 14 veces, principalmente en respuesta a la agresión entre el gorrón y el chimpancé que estaba trabajando cooperativamente con otros para obtener premios.

Para Suchak los chimpancés “son bastante buenos para prevenir la competencia y favorecer la cooperación. De hecho, la relación entre conflicto y cooperación es bastante similar en los seres humanos y los chimpancés. Para los autores, el estudio muestra sorprendentes similitudes entre las especies y da otra visión de la evolución humana.

Frans de Waal, investigador del mismo centro y coautor del trabajo añade: "En la literatura se ha extendido que la cooperación humana es única. Esto es especialmente curioso porque las mejores pistas que tenemos acerca de la evolución de los comportamientos cooperativos vienen directamente de los estudios con animales. El mundo natural está lleno de cooperación, desde las hormigas a las orcas. Nuestro trabajo es el primero en mostrar que nuestros parientes más cercanos saben cómo disminuir la competencia y a los gorrones. ¡La cooperación gana!".

Referencia bibliográfica:

Malini Suchaka et al. "How chimpanzees cooperate in a competitive world" PNAS

SINC

Thesauro Cultural

Hay un momento para echar la vista atrás, recordando las condiciones en que nosotros, la especie Homo sapiens, emprendimos nuestra andadura. Hay un momento para explicar lo que fuimos, en el plano científico y cultural, e imaginar lo que seremos, más pronto que tarde. Tú y yo. Ustedes que nos leen y los que escribimos a este lado de la pantalla. Hay, en fin, un momento para explicar el trabajo de los paleontólogos ‒los historiadores de la vida‒ y sumarlo al de tantos otros investigadores que comprueban cómo la cultura altera nuestro recorrido social y evolutivo. Sabios que rastrean las civilizaciones en que se escindió la humanidad. Expertos que nos hacen partícipes de creencias y costumbres, creaciones artísticas y avances tecnológicos. Entre todos, definen una sutil conexión que que nos mantiene unidos desde hace... ¿cuánto tiempo ya? ¿165.000 años? ¿315.000?

Quién sabe si ese interés por la naturaleza humana, en su increíble diversidad, es lo que te trajo hasta aquí. Ahora ya lo sabes: si nosotros hacemos cada día TheCult.es (Thesauro Cultural), es porque tú sientes esa curiosidad por los retos más desafiantes de la ciencia y la cultura. Quizá acabas de descubrir esta revista, buscando un dato que necesitas para la clase de mañana. O acaso usted ‒a quien le incomoda el tuteo‒ hace mucho que completó sus estudios, y nos sigue fielmente desde que nos asomamos a internet, allá por 2007.

¿Sabe lo que le digo? Queremos observar con usted ‒contigo‒ cada detalle del mundo que nos rodea. Queremos recorrer la historia de la biosfera y explorar las huellas más nobles que hemos dejado en el planeta: nuestra cultura científica, nuestro arte y nuestro legado intelectual.

launicaperfil

Social Profiles

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Seda de araña
    Seda de araña Desde su origen, hace 350 millones de años, las arañas han empleado la seda en múltiples aspectos de su biología. Esto ha contribuido no sólo a su permanencia sobre la Tierra, sino también a su…
  • La luz del mar
    Escrito por
    La luz del mar Claridad, resplandor, luminosidad, destello… Múltiples nombres para un fenómeno físico a la vez que poético que se conmemoró en el Año Internacional de la Luz. Allí donde se juntan la física, la química y las…