Los roedores también sienten empatía

Los roedores también sienten empatía Imagen superior: un topillo consuela a otro./ Zack Johnson.

Un equipo internacional de investigadores liderados por James Burkett, de la Universidad de Emory (EE UU), descubrió en 2016 que los topillos muestran empatía. En el trabajo, en el que también se analizó a ratones de campo, los científicos comprobaron que la hormona oxitocina tiene un papel fundamental en este proceso de contagio emocional, tan habitual en humanos y grandes simios, y que también se ha observado en animales no homínidos, como perros, delfines y elefantes.

“El estudio muestra que las reacciones ante la angustia de los demás son muy básicas. Probablemente se producen en todos los mamíferos y tienen su origen en un mecanismo de adaptación, conocido como el contagio emocional, por el que el observador se estresa al ver el estrés en otros”, explica Frans de Waal, investigador de la Universidad de Emory y coautor del artículo.

Topillos frente a ratones de campo

El topillo (Microtus ochrogaster) es una especie de roedor biparental, socialmente monógamo, en la que machos y hembras participan en la cría de forma cooperativa. En contraste, los ratones de campo (M. pennsylvanicus), estrechamente relacionados, son criadores promiscuos, sin ninguna estructura social formal, que cuidan de manera uniparental de las crías. Ambas especies fueron estudiadas bajo la hipótesis de que únicamente los topillos mostrarían empatía.

En el test, dos roedores que estaban juntos eran separados el uno del otro. A uno de ellos se le alojaba solo en otra jaula o se le sometía a una fuente de estrés consistente en cinco tonos combinados con cinco descargas eléctricas en sus patas a lo largo de 24 minutos. A continuación, se le reunía de nuevo con el otro roedor y se registraba la respuesta natural.

En el caso de los topillos, cuando uno de los dos volvía a casa estresado, el otro se esforzaba en lamerlo, limpiarlo y cuidarlo durante un tiempo significativamente más largo de lo que es habitual.

“Los topillos reaccionan al estrés del otro estresándose también, pero en lugar de actuar en función de su propio estrés, acicalan al estresado y muestran así una respuesta típica de la empatía”, afirma el científico.

La reacción de consuelo y empatía solo funciona entre individuos vinculados entre sí. Por eso solo se mostró en los topillos –que establecen vínculos entre ellos– y no en los ratones de campo. Los topillos, además, solo lo manifestaron con parejas y hermanos, pero no con extraños.

“Este sesgo de unión es común a todos los estudios sobre la empatía: humana y animal”, concreta de Waal.

“Hemos obtenido un modelo de las expresiones de empatía en roedores, algo que no poseíamos antes”, dice el investigador

El papel de la oxitocina

En los humanos, los receptores de oxitocina (OTR) han sido asociados con la empatía, el reconocimiento de emociones y el compromiso socioemocional. Los investigadores comprobaron durante el experimento que si bloqueaban estos receptores en los topillos con una inyección, el cerebro también bloqueaba la respuesta conductual de consuelo.

“Hemos obtenido un modelo convincente de las expresiones de empatía en roedores, algo que no poseíamos antes”, explica el investigador. “La neurociencia en roedores es mucho más fácil y menos éticamente controvertida que en primates o seres humanos, por lo que este paso es importante y nos permitirá explorar las funciones de la oxitocina”, concluye de Waal.  

Referencia bibliográfica:

J. P. Burkett et al. "Oxytocin-dependent consolationbehavior in rodents" Science (21 de enero de 2015) doi/10.1126/science.aac4785

SINC

Thesauro Cultural

Hay un momento para echar la vista atrás, recordando las condiciones en que nosotros, la especie Homo sapiens, emprendimos nuestra andadura. Hay un momento para explicar lo que fuimos, en el plano científico y cultural, e imaginar lo que seremos, más pronto que tarde. Tú y yo. Ustedes que nos leen y los que escribimos a este lado de la pantalla. Hay, en fin, un momento para explicar el trabajo de los paleontólogos ‒los historiadores de la vida‒ y sumarlo al de tantos otros investigadores que comprueban cómo la cultura altera nuestro recorrido social y evolutivo. Sabios que rastrean las civilizaciones en que se escindió la humanidad. Expertos que nos hacen partícipes de creencias y costumbres, creaciones artísticas y avances tecnológicos. Entre todos, definen una sutil conexión que que nos mantiene unidos desde hace... ¿cuánto tiempo ya? ¿165.000 años? ¿315.000?

Quién sabe si ese interés por la naturaleza humana, en su increíble diversidad, es lo que te trajo hasta aquí. Ahora ya lo sabes: si nosotros hacemos cada día TheCult.es (Thesauro Cultural), es porque tú sientes esa curiosidad por los retos más desafiantes de la ciencia y la cultura. Quizá acabas de descubrir esta revista, buscando un dato que necesitas para la clase de mañana. O acaso usted ‒a quien le incomoda el tuteo‒ hace mucho que completó sus estudios, y nos sigue fielmente desde que nos asomamos a internet, allá por 2007.

¿Sabe lo que le digo? Queremos observar con usted ‒contigo‒ cada detalle del mundo que nos rodea. Queremos recorrer la historia de la biosfera y explorar las huellas más nobles que hemos dejado en el planeta: nuestra cultura científica, nuestro arte y nuestro legado intelectual.

logomamut

Social Profiles

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Una zorra disfrazada de erizo
    Escrito por
    Una zorra disfrazada de erizo Entre los numerosos y aparentemente inútiles ornamentos que abarrotan mi escritorio se encuentra una pequeña concha fósil con el siguiente rótulo: “Pelecípodo, Cretácico, Ojinaga, Chihuahua, diciembre 1976”. Se trata de una valiosa prenda personal que…
  • Wallace y el colugo
    Escrito por
    Wallace y el colugo En noviembre de 1862, Alfred Russel Wallace estaba por con­cluir sus aventuras científicas en el sureste de Asia. Ocho años atrás había comen­zado su expedición en Singapur y luego de recorrer amplias re­giones de Borneo,…