El mono Rupertín: un enigma familiar

El mono Rupertín: un enigma familiar Imagen superior: Jesús Dorda y Héctor de Córdoba junto a Rupertín (Cercopithecus cephus), en una vitrina del Museo de Ciencias Naturales. Foto: Jesús Dorda.

Hace unos meses un amigo, Héctor de Córdoba, me comentó, de manera casual, que en el Museo Nacional de Ciencias Naturales debería estar un monito que su abuelo se trajo de Guinea Ecuatorial.

En sus reuniones familiares rememoran con frecuencia las anécdotas que tan singular personaje protagonizó y recuerdan también que, cuando murió, el mono fue donado al Museo, naturalizado y expuesto en una vitrina donde aparecía el nombre del donante.

La búsqueda

Me pareció un tema gracioso para investigar, pero una consulta a la Colección de Mamíferos no reveló ningún primate donado por alguien con sus apellidos y, ante ese callejón sin salida, le pedí a Héctor de Córdoba que indagase en su familia para obtener más datos. Esto me facilitó: “Desde que terminó la Guerra Civil estuvo un mínimo de 10 años en exposición, pues mi padre y sus hermanos, nacidos en los años 40, lo recuerdan en el Museo. Aunque no es seguro, todos creen que estaba junto con más monos, en la misma vitrina. Lo que sí es seguro es que junto al mono estuvo varios años expuesto el nombre del donante, pero no recuerdan si ponía Francisco de Córdoba de Rojas (mi abuelo) o Carmen de Rojas (mi bisabuela), por lo que seguro que se anotaría en su día aunque después no se conservara. En la familia decían que era un mono tití, un macho, de tamaño pequeño, como un gato mediano. Lo trajeron en el año 1930 y murió antes de la guerra”.

Bien, los titís son primates sudamericanos, pero los españoles que vivían en Guinea, por extensión, les llamaban tití a los pequeños monos africanos de la familia Cercopithecidae y más concretamente del género Cercopithecus.

Esto me llevó a consultar el Catálogo de las colecciones de Guinea Ecuatorial publicado por el Museo y allí encontré que tenemos cinco ejemplares de este género, pertenecientes a tres especies distintas… ¡había que obtener más datos!

En el mismo catálogo venía una preciosa referencia: un número de ejemplar en el “Libro de Taxidermia” que se conserva en el Archivo del Museo. Este libro es el cuaderno donde se apuntaban los datos de los animales que llegaban al laboratorio de Taxidermia, que luego eran preparados por D. Luis, D. José Mª Benedito o alguno de sus ayudantes. En él suele figurar el nombre del donante y las circunstancias de la donación.

Busqué en las fechas alrededor de los años 30, que era cuando presumiblemente había llegado Rupertín a España. Curiosamente en ese periodo histórico debieron volver a la Madrid unos cuantos españoles con sus correspondientes monitos pues hubo varias donaciones muy similares. Pero en ninguno de los que aparecen en el libro figura como donante la familia de mi amigo. Bueno, al menos pude descartar tres de ellos que tenían datos precisos pero no concordantes con el que buscaba.

El hallazgo

Quedaban dos posibles candidatos de dos especies distintas y no sabía cuál podía ser, así que volví a hablar con Héctor y le pedí algún dato más, por simple que pareciese. Y el dato llegó: una tía suya, la única de la familia que lo conoció en vida, recordó que el monito tenía un bigote azulado. ¡Ya estaba! Tenía que ser de la especie Cercopithecus cephus, pues ése es su carácter más distintivo, y, en efecto, un ejemplar de esa especie fue donado el 14 de noviembre de 1933. El número de catálogo de Rupertín en la Colección de Mamíferos es el MNCN2120, y su número de entrada en el laboratorio de Taxidermia el 411. Fue naturalizado por D. Luis Benedito.

Como decía la familia de Héctor, el mono se montó en una vitrina junto con otro ejemplar (más joven) del que sí existían datos en el libro de Taxidermia. Los nombres de los donantes se han incorporado al inventario de la Colección y espero que pronto lo estén también en la exposición. Su vitrina está ahora en la escalera de subida a la galería y biblioteca.

Copyright del artículo © Jesús Dorda. Publicado originalmente en el periódico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Se publica en www.TheCult.es con licencia CC, no comercial, por cortesía del MNCN.

Más en esta categoría: « Mudanzas Sueños invernales »

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

  • La música de la vida
    Escrito por
    La música de la vida "La inspiración es un visitante que no suele frecuentar a los perezosos" (P. I. Chaikovski) Olivier Messiaen fue un compositor francés del siglo XX (nacido en 1908 y muerto en 1992). De entre los cientos…
  • En el mar de Pablo Neruda
    Escrito por
    En el mar de Pablo Neruda Imagen superior: Roberto Verzo, CC. "Miles de pequeñas puertas submarinas –escribe Neruda en Reflexiones desde Isla Negra– se abrieron a mi conocimiento desde aquel día en que don Carlos de la Torre, ilustre malacólogo de…
  • Arquitectura animal
    Arquitectura animal Igual que el hombre, la mayoría de los animales distribuyen su espacio de forma ordenada para cubrir sus necesidades vitales; así, dentro de los límites de su territorio establecen zonas para dormir, para cazar, para…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC