Te uve científica

Te uve científica Imagen superior © Maya Urrero. Reservados todos los derechos.

Lo logré. Sobre la mesa había trozos de cable, destornilladores, un par de bombillitas y pilas. El reto era hacer con ello que alguna de esas lamparitas se encendiera. Tenía siete años y cuando una de ellas se encendió fue el más grandioso de los éxitos que recuerdo en todas las casi diez veces más que sobrevivo en este planeta.

Ustedes sabrán que por ello nunca me darán un Premio Nobel, pero todavía recuerdo la sensación de plenitud ante ese ‘éxito’. Lo que sí conseguí es que, a partir de ahí, en la familia pasé a ser el encargado de arreglar todo lo del sistema eléctrico de la casa y aún sigo siendo el que tras cada apagón se sube a la silla para cambiar las bombillas fundidas.

Dos cosas sobre ello: la primera es que como ven mi carrera ha progresado muy poco en todos estos años, vale; y la segunda es que tampoco han avanzado mucho las tecnologías de las bombillas.

No me atrevo a generalizar pero en los años 50 se produjeron avances muy importantes que no parecen haber continuado con el mismo ritmo, me refiero a cambios sustanciales, claro. Miren sino, por ejemplo, en los automóviles, en los aviones, bicicletas, televisiones, radios, construcción de viviendas… Aunque ya sé que me dirán o matizarán, con razón, que sí ha habido avances en los materiales que entran en su constitución. Sí, si ello es cierto, pero el mecanismo, los principios y fundamentos son casi los mismos, ¿no? Hay algunas cosas, cómo no, en las que esta simpleza de conclusión falla estrepitosamente. Como ocurre en el sistema de comunicaciones, hoy hiperavanzado con respecto a aquella época, y la incorporación de la radioactividad a la obtención de energía y aplicación médica. Y el láser…

También en las Ciencias de estudio de la Naturaleza ha habido avances. Se ha multiplicado el interés de la sistemática con la inserción del concepto de biodiversidad, se estudian los sistemas biológicos no sólo desde su descripción externa, ahora se conocen sus firmas en el ADN; y sus comportamientos están observados desde las técnicas energéticas, como si tratara de sistemas físico-químicos sobre los que aplican análisis matemáticos.

Además, todos estos estudios se han beneficiado de la utilización de instrumentación nueva con tecnologías actualizadas e incluso diseñadas especialmente para utilizarse para esos fines.

El conocimiento de la Tierra también ha experimentado notables grados de intensidad. Conocemos mejor el planeta, con sus placas tectónicas, de las que hemos aprendido no sólo sus beneficios (extracción de minerales) sino también sus enormes riesgos naturales (volcanes, terremotos, tsunamis). Y además hemos aprendido cómo son otros planetas cercanos.

Pero déjenme expresarles mi sensación, no basada en cifras sino en observaciones, de que aun por encima de esos avances creo que donde más se notan esos progresos es en algo que por evidente parece que nos puede pasar desapercibido. Se trata precisamente de la difusión social de la ciencia. Y esto sucede de manera más extraordinaria en el campo de las ciencias naturales, de la tierra y de los seres vivos que sobre ella vivimos. Claro que esto es consecuencia de los avances tecnológicos en la comunicación y transferencias de imágenes, tanto de los procesos como de sus explicaciones. Unos pueden mostrarse con gran fidelidad y explicados con medios infográficos que hacen asequibles conceptos y fenómenos que antes parecían inalcanzables para la mayoría de las personas.

La existencia de varios canales telemáticos dedicados a ello casi con exclusividad, la de grabaciones digitales, revistas digitales, con soporte papel etc., son todo un pequeño universo de realidades que respaldan esa apreciación.

Se puede hablar de que las ciencias ha conquistado los medios de comunicación, de que se han desarrollado ‘los medios científicos’, un nuevo instrumento generado por la sociedad misma para la misma sociedad. Una fuente de cultura y conocimiento que las gentes nos hemos dado a nosotros mismos poco a poco y para nuestro placer y beneficio personal y colectivo. Nosotros desde este periódico creemos que hemos cumplido este deber, desde luego desde las disponibilidades y medios que hemos tenido. Quizás no habremos sido sino como esa bombillita entre las luminarias tan interesantes y prometedoras existentes hoy, pero nos hemos sentido plenamente orgullosos de todo ello y de haberles podido hacer llegar esas luces que otros han conseguido alumbrar en sus laboratorios y con sus observaciones de campo. A ellos y a ustedes: gracias.

Copyright del artículo © Carlos Martín Escorza. Publicado originalmente en el periódico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Se publica en www.TheCult.es con licencia CC, no comercial, por cortesía del MNCN.

Carlos Martín Escorza

Geólogo e investigador. Miembro de la Real Sociedad Española de Historia Natural, de la que fue presidente entre 1988 y 1989.

Sitio Web: www.mncn.csic.es

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

  • Las avutardas, reinas de la estepa española
    Escrito por
    Las avutardas, reinas de la estepa española Paseando por los campos castellanos uno no llega a imaginar las maravillas que se ocultan entre sus terrones, tras las afiladas espigas de trigo o en los eriales de equívoco nombre, ya que evocan tierras…
  • El hongo de Bob Esponja y el tábano de Beyoncé
    Escrito por
    El hongo de Bob Esponja y el tábano de Beyoncé En enero de 2012 circularon por internet noticias sobre la descripción de una nueva especie de tábano, el Scaptia beyonceae. La descripción técnica de la nueva mosca fue publicada en el 2011 en el Australian…
  • Límites
    Límites Siempre han estado claros para mí, sobre todo en lo que se refería a la cantidad de dinero de que disponía o no disponía. Así que andar con las maletas llenas y sin coger taxi…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC