Crítica: "Amityville: El despertar" (Franck Khalfoun, 2017)

Una novela basada en unos hechos reales y en otros más bien dudosos (Horror en Amityville, de Jay Anson, publicada en 1977), y una fachada lateral con unas ventanas que parecen ojos, han sido base suficiente para la creación de una interminable serie de películas, todas ellas centradas en el caserón encantado de Amityville. Nada menos que un ciclo de 18 entregas, iniciado con la exitosa, aunque no especialmente magistral, Terror en Amityville (Stuart Rosenberg, 1979).

Sin especial continuidad entre película y película, entre estos films destaca la precuela Amityville II: La posesión (Damiano Damiani, 1982) por estar dotada de esa atmósfera pesadillesca propia del terror italiano, y por aportar un perturbador trasfondo incestuoso, poco frecuente en el terror comercial moderno (o ajeno a lo gótico, si así lo prefieren).

En Amityville: El despertar se detecta también un turbio asunto de índole psicosexual en la familia protagonista, dentro de lo que podría ser una actualización del terror gótico (Poe siempre presente) del que deriva el género de casas encantadas, si bien los responsables del film entierran los elementos sórdidos bajo una pila de sustos fáciles destinados al público más joven.

amytiville1

El personaje protagonista está interpretado por la insulsa e inexpresiva Bella Thorne (actriz / cantante / modelo / instagrammer / celebrity), cuya falta de registros es sustituida por un trabajado físico del que el director Franck Khalfoun (responsable del más que interesante remake de Maniac) saca no poco provecho visual. Bella interpreta a Belle (!), una improbable adolescente pseudo-gótica que se muda a Amityville junto a su madre (Jennifer Jason Leigh) y su hermano comatoso (Cameron Monaghan, una de las revelaciones de la serie Gotham). Lo sorprendente es que la chica no sabe nada de la leyenda negra de Amityville hasta que un compañero de clase se la cuenta y le invita a ver… ¡las películas de Amityville!

Exacto, nos encontramos ante un reboot que aborda de manera simpática la mitología Amityville, tanto para dirigirse a los fans de toda la vida (se hace un comentario sobre el escaso interés del remake de 2005) como al público adolescente que no conoce ninguna película anterior a Frozen.

amytiville2

Por lo demás, lo que en principio posiblemente fue un guión oscuro y perturbador se termina transformando en un “tren de la bruja”, entretenido pero poco impactante, donde la tensión se arruina más de una vez por culpa de unos efectos digitales pobretones y anticlimáticos.

Siendo sinceros, las películas sobre Amityville nunca han sido los films de terror más memorables (ni siquiera aquella tercera entrega, dirigida nada menos que por Richard Fleischer), así que podemos decir que, teniendo en cuenta la mayoría de los precedentes, resulta más que aceptable.

Sinopsis

Belle y su familia se mudan a una nueva casa, para ahorrar dinero y así ayudar a pagar la asistencia sanitaria de su hermano gemelo James, que se encuentra en coma. Pero cuando empiezan a ocurrir fenómenos extraños, incluyendo la milagrosa recuperación de James, Belle comienza a sospechar que su madre no le ha contado toda la verdad y pronto descubre que acaban de mudarse a la terrorífica casa de Amityville.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Blumhouse Productions, Panic Ventures, Baron Films, Dimension Films. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • La ceguera psicológica
    Escrito por
    La ceguera psicológica Al azar rescato una anotación a Darwin que hice en 1999 y que recuperé en 2004. Darwin y la ceguera Al revisar unos textos que escribí en el siglo pasado (que bien suena eso, pero…
  • El pintor Vicente López
    Escrito por
    El pintor Vicente López Parcialmente, la obra de Vicente López (1772 - 1850), pintor de cámara del rey en tiempos de Fernando VII, coincide con la de Goya. Algunos de sus modelos son comunes. Rasgos y jerarquías se reconocen…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El sentimiento mágico
    Escrito por
    El sentimiento mágico ¿Puede aún sorprendernos el futuro entre las manos solitarias de un hombre o de una mujer? ¿La presteza y sutileza de sus dedos pueden aún conmover nuestra sensibilidad magullada por una cascada continua de presagios…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Zampieri en un salón del novecientos
    Escrito por
    Zampieri en un salón del novecientos Alejada de los escenarios tras superar una peligrosa enfermedad, reapareció Mara Zampieri con un disco grabado a principios de 2004, y donde reunió un original repertorio de 33 canciones de compositores italianos, todos nacidos, menos…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • El mono Rupertín: un enigma familiar
    Escrito por
    El mono Rupertín: un enigma familiar Hace unos meses un amigo, Héctor de Córdoba, me comentó, de manera casual, que en el Museo Nacional de Ciencias Naturales debería estar un monito que su abuelo se trajo de Guinea Ecuatorial. En sus…

etimologia