Crítica: "El hilo invisible" ("(Phantom thread", Paul Thomas Anderson, 2017)

Es todo un reto para un narrador contar una historia donde los protagonistas resultan antipáticos. Sólo un valiente con talento como Paul Thomas Anderson es capaz de arriesgarse y salir victorioso de ese empeño, como demuestra con El hilo invisible.

“Antipáticos”. Puede sonar duro, y quizá algo injusto, pero los personajes protagonistas de la película no son un ejemplo de equilibrio emocional, y mucho menos de afabilidad. Daniel Day-Lewis, tan intenso como siempre, interpreta de forma maniática a un todavía más maniático dios de la costura en el Londres de los años 50. El modisto, que lleva el divertido nombre de Reynolds Woodcock, es uno de esos profesionales a los que acude la alta sociedad (incluso la realeza) con actitud casi reverencial. Su brillantez va acompañada de una personalidad más bien insufrible. Algo habitual en los genios, al parecer.

Daniel Day-Lewis ha dicho que su principal inspiración a la hora de construir su personaje fue el español Cristóbal Balenciaga (1895-1972) El actor nos hace creer que realmente sabe lo que está haciendo cuando le vemos trabajando con bocetos, telas y agujas. Por otro lado, nos ofrece varios momentos de “vena hinchada en la frente”, tan propios de los actores de método cuando quieren ser más humanos que los humanos en sus interpretaciones.

elhilo2

Aunque el gran reclamo de la película es la nueva colaboración de Paul Thomas Anderson y Daniel Day-Lewis, es la luxemburguesa Vicky Krieps quien termina llevándose el gato al agua, inquietando al respetable con el sorprendente personaje de Alma, la amante/musa/ayudante del modisto, una mujer que ama locamente a Woodcock. Locamente, repetimos.

Sería fácil tomar a la pareja protagonista como un par de chalados por los que sentir lástima, o de los que reírse, pero en realidad su relación disfuncional no es más que una exageración dramática de actitudes que existen prácticamente en todas las relaciones amorosas: una mitad de la pareja pide más atención, la otra que la dejen más en paz; una exige más libertad, la otra controla en exceso; una demanda evolución en la relación, la otra quiere quedarse como está… Todo el mundo ha vivido eso, en mayor o menor medida.

Paul Thomas Anderson nos cuenta esta historia con un estilo extremadamente elegante, con una admirable fotografía a cargo del propio director y con un tono opresivo, pero no carente de un oscurísimo sentido del humor.

A pesar de su envoltorio agradable a la vista y de un cartel que sugiere una deliciosa historia romántica, El hilo invisible es una película más bien perturbadora, cercana al terror psicológico, aunque también es un film de visión obligada para los fetichistas del mundo de la costura. En definitiva, una obra peculiar y nada desdeñable de un director reacio al encasillamiento.

Sinopsis

En el glamuroso Londres de los años 50, tras la guerra, el célebre modisto Reynolds Woodcock (Daniel Day-Lewis) y su hermana Cyril (Lesley Manville) son el centro de todas las miradas en el mundo de la moda británico: visten a la realeza, estrellas de cine, herederas, miembros de la alta sociedad, debutantes y damas con el inconfundible estilo de la Casa Woodcock.

Por la vida del diseñador desfilan todo tipo de mujeres, brindándole inspiración y compañía, hasta que se cruza en su camino una joven de convicciones férreas, Alma (Vicky Krieps), que pronto se convierte en un pilar de su día a día como musa y amante. La vida de Woodcock, hasta entonces cuidadosamente controlada y planificada como todos sus patrones de costura, se ve sacudida por el amor.

elhilo3

Una breve introducción por Paul Thomas Anderson

Londres, 1955: La ciudad se recupera de los efectos producidos por la II Guerra Mundial entre cartillas de racionamiento, escombros y la niebla. La coronación de la reina Isabel II ha insuflado vida a un país escaso de optimismo. En el centro de este nuevo ímpetu se encuentra Reynolds Woodcock, el hombre que viste a condesas, herederas, estrellas de cine y grandes damas. Sus creaciones hacen que las más tímidas se llenen de valor y las menos atractivas se sientan maravillosas.

Sin embargo, el Sr. Woodcock no es un hombre fácil, tratar con él casi se equipara a enfrentarse a los ejércitos fascistas. Tiene un enorme talento, es el mejor, pero también es quisquilloso, egocéntrico y difícil. En la Casa Woodcock, la empresa que lleva con su hermana Cyril, incluso hay reglas para las reglas. Las modelos y las clientas van y vienen en su vida, ofreciéndole inspiración y compañía momentánea, mientras Cyril se ocupa de que La Casa funcione sin impedimentos.

Un buen día, una joven inmigrante originaria de Europa del Este llamada Alma entra en la vida de Reynolds, perturbando su mundo perfectamente ordenado con esa terrible fuerza llamada amor. Su primera reacción es de incomprensión, pero empieza a obsesionarse. ¿Será capaz de resistir a la tremenda atracción del amor, consagrándose a su profesión y permaneciendo soltero, o podrá Alma demostrarle que las alegrías de la vida son mayores cuando se comparten? ¿Podrá Cyril proteger a su hermano de las buenas intenciones de Alma, o se dará cuenta de que una Casa que no cambia es, de hecho, una casa muerta?

El hilo invisiblees una variación del romance gótico que examina el significado del amor ante un peligroso telón de fondo llamado la Casa Woodcock. En un esfuerzo por captar y retener el amor, Reynolds y Alma luchan para comprenderse, y controlar los instintos e impulsos que solo el amor más genuino puede producir. Una película basada en interpretaciones increíbles, poderosos recuerdos y música de Jonny Greenwood, de Radiohead.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Annapurna Pictures, Ghoulardi Film Company, Perfect World Pictures, Universal Pictures. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

logomamut

logonegrolibros

  • ¿Dónde están los escritores soviéticos?
    Escrito por
    ¿Dónde están los escritores soviéticos? A menudo muchos nos hemos preguntado dónde están los escritores soviéticos que la Revolución de Octubre prometió. El que tan pocos de los partidarios del régimen comunista hayan pasado a la historia de la literatura…
  • Clint
    Escrito por
    Clint Había una vez un «galán recio», de buenas pintas, algo cachas, con grandes ojos claros que se creían irresistibles y una actitud de cazador ante el género femenino, como diciéndose: «Ninguna se me escapa y…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Mercedes Formica, feminista y falangista
    Escrito por
    Mercedes Formica, feminista y falangista ¿Se puede ser feminista y falangista? Si te llamas Mercedes Fórmica la respuesta es: rotundamente sí. Gaditana, estudiante de derecho en la universidad sevillana, Mercedes se afilió a la Falange en 1933. Tres años después,…

Cartelera

Cine clásico

  • Raymond Chandler vs. Phillip Marlowe
    Escrito por
    Raymond Chandler vs. Phillip Marlowe Una prosa elegante, sobria y con los adornos necesarios pero ni uno sólo más. Unos diálogos espectaculares y llenos de viveza. Unos personajes aparentando ser siempre lo que no son. Esas son las señas de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Proust y la droga sonora
    Escrito por
    Proust y la droga sonora El 14 de enero de 1895 Marcel Proust publicó en el periódico Le Gaulois un artículo titulado «Un domingo en el Conservatorio». Proust no era todavía Proust, es decir que no había compuesto su gran…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El canto del murciélago soprano
    Escrito por
    El canto del murciélago soprano La vida de los personajes que interpretan las sopranos en las óperas está plagada de episodios trágicos y, en algunos casos, absurdos. En La Traviata de Verdi, por ejemplo, el personaje de Violetta, que languidece…