Breve historia de la colección de moluscos de Alí Bey

Domingo Badía y Simón de Rojas fueron los protagonistas del viaje, mitad científico mitad político, que originó una colección que aunaba ejemplares de los tres reinos de la naturaleza del sur de la Península Ibérica, Francia, el Mar Rojo, Filipinas o América. Hoy en el Museo Nacional de Ciencias Naturales siguen la pista de los moluscos de esta colección que un tal Alí Bey depositó en el Real Gabinete.

Domingo Badía y Leblik (1766–1818) fue un ilustrado que vivió a caballo entre los siglos XVIII y XIX. Persona polifacética y de gran cultura, ejerció como militar, explorador, espía, arabista,…y era poseedor de vastos conocimientos en astronomía, física, filosofía e historia natural.

En los primeros años del siglo XIX, Domingo Badía concibió un proyecto de viaje científico y de exploración por el norte de África y Oriente Medio, desde Marruecos hasta Arabia. Para tal fin era necesario que aprendiera árabe, por lo que comenzó a asistir a las clases de don Simón de Rojas Clemente (1777–1827), quien además de botánico, zoólogo y geólogo, era profesor de árabe y hebreo en la Universidad.

Poco después de conocerse le ofreció participar en la futura expedición, propuesta que Rojas Clemente aceptó con gran entusiasmo. En 1801, Domingo Badía presenta el proyecto a Manuel Godoy, apodado el “Príncipe de la Paz”, que en aquellas fechas era el primer ministro del rey Carlos IV.

Godoy le brinda su apoyo, pero realmente su intención era la de utilizar el carácter científico del viaje como una tapadera, ya que pretendía, por medio del espionaje y la intriga, instaurar en el Sultanato de Marruecos un gobierno favorable a los intereses de la Corona española.

brevehistoriaalibe2

Como preparación del viaje, Domingo Badía y Simón de Rojas emprendieron en 1802 un periplo por Europa. Visitan París y Londres, adquiriendo aparatos científicos imprescindibles para las observaciones (termómetros, sextantes, brújulas, telescopios…), recorren los museos y jardines botánicos de estas ciudades, donde realizan cursos de botánica y zoología y contactan con grandes investigadores de la época como Banks y Cuvier.

Durante este periodo de tiempo, Simón de Rojas se dedica principalmente a adquirir y recolectar ejemplares biológicos (herbarios y colecciones zoológicas), y Domingo Badía a las relaciones públicas, ya que está mucho más interesado en los aspectos políticos y de espionaje.

Después de reunir los instrumentos científicos que buscaban, el plan era que, para permanecer de incógnito, los dos viajeros se hicieran pasar por musulmanes. Así, Domingo Badía adoptaría el nombre del sabio Alí Bey, un príncipe Abbasi, descendiente del profeta Mahoma, y Simón de Rojas encarnaría a su asistente Mohamed ben Alí. Para no ser reconocido como no musulmán, Domingo Badía llegó a circuncidarse, siendo la experiencia tan traumática que le rogó encarecidamente a Simón de Rojas que no siguiera su ejemplo.

Dando por finalizada su formación, y ya ataviados con ropas árabes, parten en abril de 1803 desde Londres hacia Cádiz, donde llegan a bordo del barco George. Al llegar a España, tanto Godoy como Domingo Badía decidieron que Rojas Clemente permaneciera en Cádiz, probablemente por razones de seguridad, ya que no tenía conocimiento de los planes ocultos del viaje.

En junio de 1803 Domingo Badía, ya Alí Bey, parte a Marruecos desde Tarifa, abandonando a Simón de Rojas. Alí Bey pasó un año en Marruecos, partiendo después hacia otros países como Egipto, Siria o Arabia, siendo un de los primeros españoles en visitar La Meca. A su regreso escribió Viajes de Alí Bey, donde hace un minucioso relato descriptivo de esos territorios y de sus habitantes.

Después trabajó para José Bonaparte y murió, supuestamente envenenado por los ingleses tras tomar un té, cerca de Damasco en un segundo viaje a Siria.

¿Qué fue de Simón de Rojas? Tras la desilusión que supuso su abandono en España, emprendió un viaje por el antiguo Reino de Granada, realizando estudios de su flora y herbarios. A su regreso a Madrid fue nombrado por Godoy bibliotecario del Real Jardín Botánico, como premio a sus servicios. Más adelante realizará trabajos botánicos, como su Estudio sobre las variedades de la vid, o la revisión del herbario de Celestino Mutis, convirtiéndose en uno de los botánicos más importantes de su época.

Todo el material biológico adquirido o colectado en el viaje europeo de los dos expedicionarios fue remitido desde Cádiz a Godoy, quien lo depositó en el Real Gabinete de Historia Natural.

Prueba de ello es el documento de ingreso de 1804 y el listado de ejemplares que se encuentra en el Archivo del MNCN.

Más de 200 años después, hemos seguido la pista de estos ejemplares. Según Agustín J. Barreiro (1992) “En los comienzos del 1804 recorrieron estos (Badía y Rojas) la Región Sur de nuestra península y las sierras inmediatas a Madrid, pasando después a Francia, Inglaterra y Alemania herborizando, recogiendo insectos, moluscos, aves etc., y adquiriendo, por compra, ejemplares selectos de los tres reinos de la Naturaleza. Visitaron museos y jardines botánicos y regresaron a España en el mes de julio trayendo consigo cuatro especies de mamíferos, dos de aves, dos de anfibios, siete de peces, 249 de moluscos, 19 de crustáceos, 11 de arácnidos, 198 de insectos,cuatro de equinodermos y tres de pólipos…”.

Gracias a estos testimonios sabemos que las colecciones, en las que se incluían entre otras muestras los 249 moluscos, se depositaron en el Real Gabinete. Por esa razón pensamos que quizá el material se podría localizar dentro de la actual colección de malacología del MNCN–CSIC.

Para buscar los ejemplares en la colección de moluscos y comprobar si todavía existía alguno de ellos, se utilizó el listado de ingreso en el que figuran género y especie de los ejemplares, así como cartas manuscritas de Badía y Rojas para comparar su letra con las de las etiquetas antiguas que lleva cada ejemplar. Dicho y hecho, comenzamos a abrir y cerrar cientos de cajones dentro de los armarios de colecciones, a veces subidos a altas escaleras, ilusionados por encontrar esos ejemplares.

Como resultado, tan sólo hemos localizado unos pocos lotes que podrían pertenecer a esta antigua colección. Aunque no podemos confirmarlo con total certeza, ya que no somos calígrafos, seguimos investigando para poder detectar en la colección el resto de los moluscos que depositaron estos dos ilustrados. Un trabajo que comenzó pensando donde estarían los ejemplares que Alí Bey trajo de sus viajes al oriente, y que parece que nunca llegaron a España, derivó en la búsqueda de otros especímenes colectados por la misma persona pero en un viaje europeo que al principio desconocíamos. Como decía el gran artista del Renacimiento Michelangelo Buonarroti: “David estaba dentro de ese bloque, yo tan sólo quité lo que sobraba”. Es parte de nuestro trabajo en el Museo sacar a la luz todos los tesoros de nuestras magníficas colecciones.

Copyright del artículo © Javier de Andrés, María Dolores Bragado y Rafael Araujo. Publicado originalmente en NaturalMente, revista del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Se publica en www.TheCult.es con licencia CC, no comercial, por cortesía del MNCN.

Javier de Andrés, María Dolores Bragado y Rafael Araujo

Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC). Los artículos de Javier de Andrés, María Dolores Bragado y Rafael Araujo se publican en www.TheCult.es por cortesía del MNCN con licencia CC no comercial.

Sitio Web: www.mncn.csic.es

logonegrolibros

  • Tertuliano y el absurdo
    Escrito por
    Tertuliano y el absurdo Tertuliano fue uno de los primeros apologistas del cristianismo. Nacido en Cartago hacia el año 155, decía que Dios era material, pero se oponía a todo intento de conciliación con la sabiduría greco-romana. Pensaba que…
  • Gozo y dolor de la pasión
    Escrito por
    Gozo y dolor de la pasión En dos libros densamente documentados pero de fluida narrativa –Historia cultural del dolor y Promesas incumplidas. Una historia cultural de las pasiones, ambos editados por Taurus en Madrid– Javier Moscoso ha cumplido una deriva por…
  • Science Fake News
    Science Fake News Vivimos en la era de las fake news, las noticias falsas, la posverdad. Es preocupante cuando se trata de información sobre temas políticos o sociales… aunque podría entenderse, porque en tales asuntos las interpretaciones, los…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Experiencias
    Escrito por
    Experiencias Abril de 1996. Hace veintiún años. Y ahí estoy yo, sentada, a las puertas del Archivo General de Simancas, a escasos seis kilómetros de Valladolid. Y ahí están las fotocopias de un documento que, dos…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mascagni medievalista
    Escrito por
    Mascagni medievalista Para su décima ópera, Isabeau, Mascagni acudió a un tema medieval, servido por Luigi Illica (el libretista pucciniano) que tomó libremente, nada menos que de la leyenda de Lady Godiva, la mujer que se subió…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El grisón del gobernador
    Escrito por
    El grisón del gobernador Edward W. Nelson suspiró profundamente y aprovechó la pausa para secarse el sudor que le perlaba la frente. El calor de aquella tarde hacía poca mella en Nelson, un aventurero acostumbrado a los rigores del…