"El cuento de Ferdinando" (1936), de Munro Leaf

En 1938 ,Walt Disney estrenó su versión animada de El cuento de Ferdinando (titulado en otras ediciones Ferdinando, el toro), un bellísimo relato infantil que ha cautivado a varias generaciones de lectores. El inolvidable texto de Munro Leaf, ilustrado con gran encanto por Robert Lawson, es una de esas obras que nunca envejecen.

La editorial salmantina Lóguez, para satisfacción de cuantos amamos esta historia, la viene publicando desde 1984, en una versión más moderna, rotulada y dibujada por Werner Klemke. Su estilo contrasta vivamente con el de las ilustraciones de Lawson, dos de las cuales incluímos en este artículo.

El público angloparlante conoce bien este relato. En 1936, Munro Leaf soñó con un toro que, ignorante a su porvenir en la plaza, prefiere dedicarse a oler las flores. Ajeno a la violencia que para él supone la lidia, Ferdinando prefiere ser un toro pacífico y encantador. Al final, enfrentado al torero, opta por oler una flor en lugar de embestir, y con ello se gana el regreso al campo donde nació.

Ferdinand2

Wilbur Monroe Leaf (1905-1976) nació en Hamilton, Maryland, en cuya universidad se graduó allá por 1927. Pasó luego a las aulas de Harvard, donde obtuvo una licenciatura en Literatura Inglesa. Trabajó como editor para la firma Frederick A. Stokes, y muy pronto descubrió su vocación literaria.

Pese a su hermoso mensaje, la publicación de Ferdinando, el toro fue sumamente polémica en determinados lugares. En un primer momento, lo prohibieron en el país donde se ambientaba el argumento –España, inmersa en la Guerra Civil– y asimismo en la Alemania nazi.

Entre los demás libros de Leaf, puedo citar Lo, the Poor Indian (1934), The Boy Who Would Not Go to School (1935), Manners Can Be Fun (1936), The Watchbirds (1938), Aesop's Fables (1941), The Story of Simpson and Sampson (1941), Flock of Watchbirds (1946), Sam and the Superdroop (1948), Arithmetic Can Be Fun (1949), History Can Be Fun (1950), Geography Can Be Fun (1951), Reading Can Be Fun (1953) y Science Can Be Fun (1958).

En 2017, Fox rodó otra versión cinematográfica, adaptada para las nuevas generaciones. Ese estreno permitió que muchos de esos nuevos espectadores redescubrieran la magia de este bello cuento infantil.

Copyright del artículo © Begoña Pérez Ruiz. Reservados todos los derechos.

Begoña Pérez Ruiz

Especialista en literatura infantil y juvenil. Ha sido editora de boletines dedicados a la narrativa fantástica. Se dedica profesionalmente al comercio de libros para niños. Asimismo, es lectora de originales para editoriales especializadas en literatura infantil.

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrolibros

  • Ukiyo-e, imágenes del mundo flotante
    Escrito por
    Ukiyo-e, imágenes del mundo flotante El mundo flotante o “mundo que fluye” japonés es célebre sobre todo porque es el origen del ukiyo-e, las pinturas o imágenes del mundo flotante. Es decir pinturas que retratan ese mundo de los placeres,…
  • Sopa de letras
    Escrito por
    Sopa de letras Antes de aprender a leer ya me fascinaban las letras cuando mi madre preparaba la sopa homónima. Veía flotar o hundirse en el caldo aquellos dibujos enigmáticos que luego engullía tratando de descifrarlos por su…
  • Arte y ciencia
    Arte y ciencia Hay quien presenta al arte y la ciencia como disciplinas ajenas, incluso opuestas. Se destaca la sensibilidad del artista y la racionalidad del científico, y se subrayan las diferencias entre ambas áreas. Muchos…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Un verdadero tratado mágico
    Escrito por
    Un verdadero tratado mágico Pues aquí tenéis una Steganographia manuscrita, conservada en la Biblioteca Nacional de Madrid. Basada, según se dice en la portada, en la obra homónima del abad Tritemio, el célebre Johannes Trithemius, abad de Sponheim, uno…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre
    Escrito por
    "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre Fue el toque francés en el tiempo de los Correos Cósmicos [Die Kosmischen Kuriere: así se denominó a artistas como Schulze, Sergius Golowin, Wallenstein, Mythos, Popol Vuh y Walter Wegmüller]. Fue también el contacto entre…
  • Glinka ante el piano
    Escrito por
    Glinka ante el piano Se dice, y con ameritada razón, que Glinka abre el espacio del nacionalismo musical ruso. Bien, pero: ¿estamos, con él, ante el tópico del alma rusa? Me atrevo a decir que sí, en tanto por…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC