Gozo y dolor de la pasión

Gozo y dolor de la pasión Imagen superior: Jean-Léon Gérôme, "Pigmalión y Galatea" (ca. 1890).

En dos libros densamente documentados pero de fluida narrativa –Historia cultural del dolor y Promesas incumplidas. Una historia cultural de las pasiones, ambos editados por Taurus en Madrid– Javier Moscoso ha cumplido una deriva por la historia de cuanto se ha dicho y, a veces, pensado acerca de la vida sentimental de los humanos. Norbert Elias en un libro señero como El proceso de la civilización propone definir las civilizaciones según los códigos que admiten y prohiben decir algo sobre los afectos. En fin, una retórica del corazón. Desde luego, una vez establecida la norma, se la puede violar, de modo que aparecen discursos áureos pero también negros.

El terreno, como se ve, es amplio y asimismo vago. Hace falta un investigador paciente y minucioso que vaya desbrozando las disciplinas que a lo largo de los siglos vienen estudiando lo que decimos y callamos acerca de lo que sentimos. El sentir es inefable, cada cual tiene el suyo como cada cual tiene su cuerpo mas, justamente por esa inefabilidad, es que nos hace decir tanto en su torno. Y así se ocupan de ello los médicos del cuerpo, los del alma, los sacerdotes, los penalistas, los moralistas, los escritores de ficciones y poemas, hasta los políticos, suma y sigue.

La emoción es cálida y explosiva, se consume al consumarse. La pasión es fría y constante, dura toda la vida. La primera puede distinguir el gozo del dolor pero la segunda los lleva por junto dentro de sí. Por algo, llamamos Pasión en el mundo cristiano, al gozo de la gloria y la inmortalidad que el Cristo alcanza mediando su martirio. Las expresiones mismas, diríamos que inmediatas y corporales de ambos extremos, se suelen confundir. El quejido acostumbra surgir de un dolor de muelas o de un orgasmo sexual. Tan confuso signo es capaz de ir entre un extremo y otro de nuestra experiencia afectiva, acaso diciéndonos que sufrir y gozar son una misma cosa que se escinde según los momentos de nuestra vida. Teresa de Ahumada sentía un gozo inmenso al tener la visión de las manos de Jesús donde las heridas se habían vuelto piedras preciosas que emanaban luz. El marqués de Sade torturaba a sus compañías sexuales para conseguir que compartieran sus gozos. En la ópera de Bizet, la gitana Carmen le dice a José, el incauto soldadito al que quiere seducir: “Si yo te amo, ten cuidado.” Gozarás y padecerás, tendrás noches memorables en mi cama y ataques de celos fuera de ella. Hasta es posible que un día me acuchilles, disolviendo tu pasión amorosa en la emoción del crimen.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Ciencia y mística
    Escrito por
    Ciencia y mística Cuando Édouard Schuré escribió Grandes iniciados, utilizó argumentos de la ciencia ortodoxa de entonces (siglo XIX o inicios del XX) para apoyar sus argumentos místicos. Ahora, quienes continúan en la estela de Schuré siguen el…
  • Los sobrinos de la tía Vicky
    Escrito por
    Los sobrinos de la tía Vicky Todo ha sido dicho y juzgado acerca de Victoria de los Ángeles, sobre el esmalte de un timbre que figura entre los más bellos de la historia del canto, la tersura de sus generosos registros,…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Romanticismo suizo
    Escrito por
    Romanticismo suizo Cenicienta del mundo germánico, Suiza da contadas e ilustres sorpresas a la cultura teutona. En el siglo XIX, los mayores prosistas de la lengua alemana, Conrad Ferdinand Mayer y Gottfried Keller, son suizos. Pasando al…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Las cuevas, otro ecosistema en peligro
    Escrito por
    Las cuevas, otro ecosistema en peligro Cuando hablamos de ecosistemas en peligro, nos llegan a la mente imágenes de una selva destruida por taladores irresponsables, o de un rico sistema marino arruinado por el naufragio de un buque petrolero. Nunca imaginamos…

etimologia