“Doce hombres sin piedad” (Sidney Lumet, 1957)

Doce hombres sin piedad, la película dirigida por Sidney Lumet y estrenada en 1957, con Henry Fonda como principal intérprete, es teatro filmado de alta calidad por el que el tiempo ha pasado levemente, porque sus valores son casi atemporales y su técnica continúa estando al servicio del mensaje.

Este guión televisivo, que ha tenido varias versiones, sigue emocionando y ganando espectadores que encuentran en su argumento coherencia, principios, personajes que atraen.

El calor se convierte en protagonista, en uno de esos días tormentosos en los que el agua no acaba de romper y el cerebro se adormece. Como en los grandes dramas sureños, aquí están esos rostros húmedos, las manos pegajosas, la huella del sudor en las camisas. Los doce hombres van despojándose de las chaquetas poco a poco, se secan la cara con un pañuelo que termina estando empapado, beben agua de unos incómodos vasitos de papel, intentan que funcione un precario ventilador.

Son los doce miembros del jurado que han de decidir si el chico que aparece fugazmente en la primera escena de la película ha asesinado a su padre con una navaja automática. Están reunidos en una sala pequeña e incómoda, encerrados con llave y solo tienen un instrumento: la palabra.

doceangry2

Esos doce hombres no se llaman nada, no tienen nombre. Conocemos muy poco de su vida personal, de su profesión, de sus emociones. Solamente lo que va saliendo al albur de la discusión surgida cuando el jurado número 8 vota no culpable. Lo que parecía sencillo y unánime se torna complicado. Hay que hablar, hay que pensar, hay que repasar los acontecimientos. Una duda razonable para volver a situarse en la noche de autos, en el momento de los hechos, en los testigos.

En esa búsqueda de la verdad, esos doce hombres reaccionan de modo diferente, y la película es tanto una indagación policíaca como un muestrario psicológico de caracteres distintos. Es tanto una película judicial como una película de diálogos, una charla apasionada entre desconocidos.

El jurado número 1, que es el presidente, quiere que todo salga bien, se adapta a cualquier circunstancia y tiene la actitud del deportista. Por su parte, el número 2, un empleado de banca con gafas y porte insignificante, se mueve entre la duda y la propia asunción de su escaso predicamento con los demás. El 3 es un hombre colérico, agobiado por el complejo de culpa que le supone no haber sabido entender a su hijo, que se ha marchado de su vida para siempre.

El jurado que lleva el número 4 es un tipo frío, que nunca suda y que parece estar equilibrado y, por ello mismo, tener cierta autoridad moral sobre los impetuosos. El número 5 es un chico de los suburbios que quiere dejar de serlo y que, por tanto, muestra su empatía con el acusado desde casi el principio. El 6 es un trabajador manual, respetuoso y amable con los viejos. El jurado 7 es un auténtico gañán, un tipo sin educación y sin otro horizonte que el béisbol.

El número 9 es un anciano inteligente y comprensivo. El 10 un hombre gruñón y semianalfabeto que, además, padece un catarro que no lo deja apenas respirar. El 11, un tipo formal y ceremonioso. El 12, por fin, un publicista siempre alumbrando ideas ingeniosas, aunque no sea el sitio ni el momento.

El jurado número 8 es el centro de la película. Lleva un traje de lino blanco, de buen corte, elegante, moderno, distinguido. Es un arquitecto que se llama Davis (eso lo sabremos después) y tiene cualidades que la psicología de hoy consideraría ejemplares: es asertivo, sabe escuchar, tiene buenas dotes de comunicación, es empático. Lo podemos imaginar en su trabajo, imaginativo y cumplidor; y en su vida familiar, con sus tres hijos y una mujer de la que está enamorado. Un ciudadano come il faut.

Es el que conduce la decisión del jurado por los vericuetos de la comprobación para que los resquicios de duda que mantiene y que ha tenido durante todo el juicio al ver la infumable defensa del abogado defensor, puedan salir a la luz y pasar por el tamiz de la reflexión. Es el raciocinio frente a la impulsividad. Es el entendimiento frente a la barbarie. Es la libertad personal frente al gregarismo. Es la fortaleza moral de sostener sus opiniones frente a los que descalifican. Es, por fin, la muestra inequívoca de la templanza, esa cualidad que sirve para controlar los impulsos, pensar con la cabeza y mantenerse en el equilibrio justo para que las emociones no te desborden sin que seas frío o calculador.

doceangry4

Hay un elemento fundamental en la película, algo parecido a una tesis de fondo: los prejuicios convierten a los hombres en seres irracionales. Son los prejuicios los que guían a la mayoría de los miembros del jurado y es precisamente alguien limpio de ellos, sin rencor social, sin necesidad de ajustar cuentas, el que puede encontrar la senda de la verdad, de la mayor verdad posible.

Sin embargo, lo más llamativo de todo es la crítica al sistema judicial de los Estados Unidos y a su frivolización, así como a la pena de muerte, siendo, en este sentido, un film comprometido y lleno de mensaje social. Todo ello en un marco físico asfixiante, pequeño y cerrado, con un ambiente insano, cargado de humo y de enfrentamientos personales entre los miembros del jurado.

Una película intensa, fuerte, llena de ecos teatrales, pero sin resultar de cartón piedra, todo lo contrario, plena de robustez cinematográfica.

doceangry3

Sinopsis

En un tribunal americano los doce miembros de un jurado que ha de decidir sobre la culpabilidad o inocencia de un joven de dieciocho años acusado de haber asesinado a su padre se reúnen en una sala asfixiante de calor, en un día de tormenta, para dilucidar su veredicto. En la primera votación todos, menos uno, lo consideran culpable. El jurado número 8 deberá argumentar el motivo de su voto de inocencia e intentar lograr convencer a los demás miembros del jurado.

Algunos detalles de interés

Se estrenó en Estados Unidos, el 20 de septiembre de 1954 en el espacio Studio One de la cadena de televisión CBS. Un año más tarde, el autor adaptó la obra para su interpretación sobre los escenarios. Finalmente, en 1957 se rodó esta película con el mismo título, dirigida por Sidney Lumet.

En España, se han realizado dos versiones para televisión. La primera data de 1961, y se emitió en el espacio Gran Teatro, de TVE, contando con el siguiente elenco: Ramiro Benito, José Bódalo, José Calvo, Fernando de Anguita, Ignacio de Paúl, Joaquín Escola, Alfonso Gallardo, Ángel Menéndez, Antonio Moreno, Mario Moreno, Jesús Puente y Manuel Torremocha. La segunda y más recordada se emitió en el espacio Estudio 1, de TVE, el 16 de marzo de 1973. Estuvo dirigida por Gustavo Pérez Puig e interpretada por un gran elenco de los actores del momento: Jesús Puente (Jurado N.º 1), Pedro Osinaga (Jurado N.º 2), José Bódalo (Jurado N.º 3), Luis Prendes (Jurado N.º 4), Manuel Alexandre (Jurado N.º 5), Antonio Casal (Jurado N.º 6), Sancho Gracia (Jurado N.º 7), José María Rodero (Jurado N.º 8), Carlos Lemos (Jurado N.º 9), Ismael Merlo (Jurado N.º 10), Fernando Delgado (Jurado N.º 11), Rafael Alonso (Jurado N.º 12), Roberto Cruz (voz del Juez) y José Luis Lespe (alguacil).

Existen varias versiones cinematográficas: la que nos ocupa, 12 Angry Men (1957), de Sidney Lumet, 12 Angry Men (1997), de William Friedkin, y 12 (2007), versión libre de Nikita Mijalkov.

Aunque la traducción del posible veredicto al castellano habla de culpable o inocente, quedaría más fiel y ajustado usar culpable o no culpable. Ese es el verdadero sentido.

Ficha técnica

Título original: 12 Angry Men

Año: 1957

Duración: 95 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Sidney Lumet

Guión: Reginald Rose

Música: Kenyon Hopkins

Fotografía: Boris Kaufman (blanco y negro)

Reparto: Henry Fonda, Lee J. Cobb, Jack Warden, E.G. Marshall, Martin Balsam, Ed Begley, John Fiedler, Robert Webber, Jack Klugman, George Voskovec, Joseph Sweeney, Edward Binns, Billy Nelson, John Savoca, Rudy Bond, James Kelly

Productora: Metro-Goldwyn-Mayer / Orion-Nova Productions

Premios:

1957: 3 nominaciones al Oscar: Mejor película, director, guión adaptado

1957: Globos de Oro: 4 nominaciones, incluyendo mejor película drama, director y actor

1957: Premios BAFTA: mejor actor extranjero (Fonda). Nominada mejor película

1957: Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director

1957: Sindicato de Guionistas (WGA): Mejor guión drama

1957: Festival de Berlín: Oso de Oro, Premio OCIC

1957: Círculo de Críticos de Nueva York: 2 Nominaciones

1957: National Board of Review: Top 10 Mejores películas del año

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Macbeth y las tres brujas
    Escrito por
    Macbeth y las tres brujas Un viejo dicho de Hollywood afirmaba que la información fundamental de la trama de una película se tiene que repetir siete veces, aunque hay que intentar hacerlo cada vez de una manera distinta, excepto cuando la situación…
  • En torno a Leopardi
    Escrito por
    En torno a Leopardi Hay muchas maneras de ser romántico. Leopardi fue escogido por las circunstancias para el lamento y la ocultación. Pertenecía a la pequeña nobleza de provincias pero vivía pobremente, sin trabajar, como un aristócrata, y pidiendo…
  • Los peligros del pensamiento positivo
    Escrito por
    Los peligros del pensamiento positivo Cuando en su día salí de ver Del Revés (Inside Out), no fui inmediatamente consciente de la relevancia del mensaje que contenía. Evidentemente, me quedé impresionada por el ingenio, el humor y el…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La maga
    Escrito por
    La maga Dice Pierre de Lancre (1553–1631), uno de los más terribles cazadores de brujas de la Edad Moderna: “He aquí la caldera sobre el fuego para fabricar todo tipo de venenos, ya sea a fin de…

Cartelera

  • Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018) Pocos guionistas de cine se convierten en celebridades, y la fama de esta minoría resulta especialmente efímera. Le sucedió a Joe Eszterhas a raíz del tremendo éxito de taquilla que fue Instinto básico (Paul Verhoeven,…
  • Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018) Hubo un tiempo en el que los espectadores nos aventurábamos en los cines en busca de horrores primordiales. Me refiero a historias que nos dejaban perdidos en laberintos infernales, oyendo las pisadas de alguna aberración…

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La ruina de la música
    Escrito por
    La ruina de la música En la ciudad de Nueva York, a un saxofonista clásico al que conozco le pidieron que tocase en vivo para un evento en una tienda grande y exitosa, que vende computadoras, teléfonos y otros equipos…
  • Barbara Hendricks navideña
    Escrito por
    Barbara Hendricks navideña La Hendricks nos regaló en 2010 un selecto programa para las fiestas navideñas. Pocos cantantes se resisten a interpretar ese tipo de canciones navideñas que por nuestros lares solemos considerar como “villancicos”, tanto por lo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC