Herederos de un saber mestizo

El Indio tenía cincuenta y dos años. El Manco, ocho menos. Entraba El Manco por las puertas de Montilla, Montilla de Córdoba, con el encargo de recaudar la saca del pan, trigo, cebada, garbanzos y habas para abastecer las Galeras del Imperio.

Entraba El Manco cuando salía El Indio por ellas, para nunca más volver. ¿Habrá pueblos en España, señor, habrá pueblos? Pues hubo de ser Montilla, Montilla de Córdoba, la Montilla de La Camacha, poderosa bruja y hechicera, la que vio respirar, en sus calles, a dos de los grandes genios de las letras españolas: El Indio y El Manco. Dos de los muchos que tiene nuestra lengua, pródiga en ellos. Dos genios que, por lo demás, decidieron entregar sus almas a Dios, o al Diablo, tanto da, un mismo día. O parecido. O aproximado. Pero del mismo año.

El Indio había nacido en Cuzco, la capital del Tawantinsuyo, un 12 de abril de 1539. Había nacido de Chimpu Ocllo, La Ñusta, sobrina del último gran inca que vieron los tiempos. Apenas hacía seis años que habían llegado los hombres barbudos. Hombres entre los que se encontraba su propio padre, El Conquistador, que se encaprichó de La Ñusta y con ella se amancebó, hasta que las órdenes imperiales fueron tajantes: nada de matrimonios entre nobles conquistadores y mujeres indígenas, por muy princesas que fueran. Fue así que La Ñusta hubo de casar con un comerciante plebeyo, aunque El Conquistador no olvidase a su primogénito y le procurase estudios.

Al principio, El Indio sólo hablaba quechua. Vivía entre amautas y quipus, absorbiendo su historia y su tradición, destinadas a perderse, ambas, en el abandono de los vencidos. Fue más tarde que aprendió el castellano de su padre y, con él, la cultura de su sangre europea, inoculada a través del latín clásico y el italiano humanista. Y devino, El Indio, en una suerte de haravicu trovador, destinado a narrar las gestas de su sangre indígena en la lengua de los conquistadores.

Gestas de sus ayllus y curacas, memorizadas en su niñez de mestizo dividido entre ambas culturas. Recuerdos que perduraron, merced a la vida acomodada que pudo llevar en Montilla, Montilla de Córdoba, tierra de vides y olivos. Tierra de íberos, romanos, omeyas y cristianos donde un indio del Nuevo Mundo iba a traducir, al castellano, los Diálogos de amor de León Hebreo, cumbre del saber neoplatónico, escritos por un judío huido de la Sevilla babilónica.

¿Cuántas naciones, en el mundo, pueden presumir de semejante grandeza cultural? Decidme, ¿cuántas? Somos herederos de un rico saber mestizo. Esa es nuestra gloria. Y nuestra tragedia, sí, tragedia de pueblo conquistador, sí, pero pueblo mestizo, al fin y al cabo. Celebremos a Miguel de Cervantes, El Manco, que tanto sabía de mestizajes mediterráneos. Pero celebremos, también, a Gómez Suárez de Figueroa, rebautizado como Inca Garcilaso de la Vega, El Indio, que dio honor y gloria a sus dos sangres, inca y castellana.

En 1616, moría en Córdoba de España, la capital de los Omeyas, el Inca Garcilaso de la Vega, primer autor mestizo del Nuevo Mundo, considerado como el padre de las letras del continente americano.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Llamando a la puerta de Dios
    Escrito por
    Llamando a la puerta de Dios Lector, me perdonarás que en esta ocasión hable de mí mismo más de la cuenta. En mi defensa, debo decir que estoy de acuerdo con aquello que decía Oscar Wilde: “Quien no habla de sí mismo…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • Entrevista a Richard Lester
    Escrito por
    Entrevista a Richard Lester La aparición de Richard Lester es casi como una resurrección. Completamente desaparecido del mapa desde hace veinticinco años, su inesperada presencia en el Festival Internacional de Cine de Gijón para acompañar en un homenaje a…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • Invasiones alienígenas
    Invasiones alienígenas Las historias relacionadas con la invasión de la Tierra por parte de fuerzas alienígenas provenientes del espacio exterior es uno de los temas más antiguos y básicos de la Ciencia Ficción. Esta perturbación de la…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Werther cambia de voz
    Escrito por
    Werther cambia de voz Werther, originariamente escrito para tenor (lo estrenó en Viena y en alemán un wagneriano, el belga Ernest van Dyck, en 1892), fue adaptado por el propio Massenet para el célebre barítono Mattia Battistini. Pese a…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia