Eruditos peruanos y cronistas levantinos

Se cumplía un año de mi viaje a Perú cuando mi amiga Rosa me regaló La tía Julia y el escribidor. Es el único libro que me he leído de Vargas Llosa. Se cumplía un año de aquel viaje iniciático...

Hace unos días, recordé otro viaje, mucho más cercano en el tiempo y en el espacio. El viaje que nos llevó por tierras manchegas, siguiendo una ruta muy personal del Quijote. Un viaje que asocio a otro libro, a la particular La ruta de don Quijote, escrita por Azorín, en 1905.

Alguna vez leí que Vargas Llosa aprendió a escribir leyendo a Azorín... Me decidí a buscar mi ejemplar de La tía Julia. Y apareció esta cápsula del tiempo, esta dedicatoria escrita por mi amiga Rosa. No recordaba que me lo había regalado ni recordaba esta dedicatoria... 12 de agosto de 1997: “Espero que cuando escribas tu libro y cuentes mis ‘trapos sucios’ (bajo nombre falso, espero) seas irónica y dulcemente malévola...”. Fantaseaba yo, por aquellos entonces, con escribir libros. Nunca imaginé que la oportunidad se iba a presentar tan pronto. Y si, claro que hice a Rosa protagonista de mi novela. La única novela que he escrito. Todo el mundo pensaba que yo era Lola Duarte, la protagonista de mis Amantes del arte sagrado. Y no. La protagonista era mi amiga Rosa. Hoy por hoy, sólo somos tres personas las que recordamos aquella historia, aquella aventura de cuando éramos jóvenes pero suficientemente preparadas, como se decía entonces.

La vida son etapas. Mi vida es como una serie de círculos concéntricos que, si bien al principio parecían líneas bruscamente interceptadas, pasados los años se retoman, cerrándose en círculos, adquiriendo un significado que no podía imaginar. Yo viajé a Perú en agosto de 1996. Ocho meses antes, Vargas Llosa entró en la Real Academia de la Lengua. Y dedicó su discurso a Azorín. Fue entonces cuando yo debí leer aquello de un arequipeño aprendiendo a escribir mientras leía a un alicantino. Ni Vargas Llosa ni Azorín significaban nada para mí, en aquel enero de 1996. Ni siquiera podía imaginar que yo iba a viajar a Perú, meses después, en un viaje que cambió mi vida. Un viaje peruano donde oí hablar, tantas y tantas veces, de Raúl Porras Barrenechea, el erudito pisqueño que estudió, entre otras muchas cosas, la existencia cordobesa del Inca Garcilaso, el primer autor mestizo de nuestra Historia. Buscando información sobre su paisano, en los archivos municipales de Montilla, Porras Barrenechea se topó con la firma de Cervantes y con la existencia real de Leonor Rodríguez, La Camacha, la célebre bruja montillana, hecha inmortal por la pluma del Manco.

Cervantes, Perú, El Inca, la Universidad de San Marcos, eruditos peruanos, cronistas levantinos, caballeros andantes, un Nobel arequipeño, una bruja cervantina... y yo, mirando a un lado y a otro, leyendo historias que se entretejen en mi propia aventura existencial. Como ya he escrito muchas otras veces: la vida merece la pena ser vivida, aunque sólo sea por la simple curiosidad de asistir al devenir, implacable, del destino.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • La sospechosa verdad
    Escrito por
    La sospechosa verdad En la primera mitad de la década de 1940, hacia el centro de su carrera de escritor, Alfonso Reyes insiste en temas de teoría de la literatura y de la crítica. Me refiero a La…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • "OMAC" (1974), de Jack Kirby
    "OMAC" (1974), de Jack Kirby El periodo que Jack Kirby pasó en DC Comics tras abandonar Marvel en 1970 no fue lo que él esperaba. Se le había otorgado libertad creativa absoluta y control editorial sobre sus colecciones. Sin embargo,…

Cartelera

Cine clásico

  • "Depredador 2" (1990). Safari en Los Ángeles
    Escrito por
    "Depredador 2" (1990). Safari en Los Ángeles Lo que empezó como una película espectacular, pero sin mayores ambiciones –Depredador, 1987–, terminó creando toda una mitología basada en esa raza de cazadores espaciales. Al contrario que en la saga hermana Alien, las distintas historias…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Giovanni Bottesini, a escena
    Escrito por
    Giovanni Bottesini, a escena Amelia Pinto no fue una soprano portuguesa ni española, como su apellido pudiera hacernos creer. Era de Palermo y, pese a sus orígenes, eligió hacer una carrera sobre todo de cantante wagneriana, con especial hincapié en…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La falacia del progreso
    La falacia del progreso Escribe John Gray en su libro Perros de paja que el pensamiento secular contemporáneo es un pastiche de ortodoxia científica y esperanzas piadosas que se esfuerzan en justificar la noción de progreso, una superstición según la cual…