Crítica: "El sacrificio de un ciervo sagrado" (Yorgos Lanthimos, 2017)

El cineasta griego Yorgos Lanthimos llamó la atención entre la cinefilia mundial con su segundo film, Canino (2009), una marcianada a medio camino entre el terror psicológico y la comedia grotesca.

Lo cierto es que Camino desconcertó a propios y extraños en el panorama festivalero. Y es que Yorgos Lanthimos ha adoptado sin dificultad el papel de “director rarito”. Es decir, uno de esos cineastas que generan fascinación y odio por igual, reacciones siempre más preferibles que la indiferencia.

Quizá poniendo un ojo en la meteórica carrera de Lars von Trier (un director que se las ha arreglado para continuar siendo polémico durante varias décadas), Lanthimos ha conseguido el prestigio suficiente como para rodar en inglés y con la presencia de actores conocidos internacionalmente, logrando de este modo una distribución nada desdeñable de sus obras.

Colin Farrell repite con el griego tras Langosta (2015) y Nicole Kidman vuelve a arriesgar su caché estelar y se pone a las órdenes de un director (en principio) ajeno a Hollywood, pero con legión de admiradores cinéfilos, toda una constante en su carrera. Por su parte, el ascendente Barry Keoghan comparte protagonismo como el joven ¿villano? de la función aportando inquietante inexpresividad a un personaje misterioso y desconcertante.

elsacrificio2

Inspirada de forma tangencial en la tragedia Ifigenia en Áulide, de Eurípides, la historia que se nos cuenta en El sacrificio de un ciervo sagrado es bastante sencilla e incluye un toque sobrenatural que no vamos a desvelar.

La carga de simbolismos o sutilezas puede ser más o menos discutible, dependiendo las ganas que tenga el espectador de detectarla, pero el argumento puro y duro podría valer como base para una historieta de la revista de cómics Creepy, y ni siquiera una de las más originales. Sin revelar detalles, baste decir que el film sumerge al protagonista en una decisión similar a la de Sophie, o más propia de uno de esos momentos de las películas Saw en las que un personaje es atrapado en una trampa horrible a causa de un pecado oculto de su pasado.

Para darle más empaque al producto, Yorgos Lanthimos imita sin vergüenza alguna el estilo de El resplandor (Stanley Kubrick, 1980), tanto en las imágenes como en el sonido, buscando la tensión constante con músicas y ruidos ominosos, truco tramposo que explotó Kubrick en su adaptación de la novela de Stephen King.

Grandes angulares, zooms, vistosos seguimientos con Steadicam a los personajes, utilización de elementos del escenario para enmarcar a los actores y textura cinematográfica de sabor añejo (soberbio trabajo del director de fotografía Thimios Bakatakis) recuerdan inevitablemente a la popular cinta de Kubrick. ¿Homenaje? ¿Intención de recuperar el terror inquietante de otras épocas? Al fin y al cabo, las sombras de Polanski e Ira Levin también se proyectan sobre el film de Lanthimos, a través de secuencias aparentemente cotidianas en las que se percibe que algo no va bien, con unos personajes que hablan casi como robots recitando un texto.

El sacrificio de un ciervo sagrado se va haciendo más brutal a medida que avanza el metraje, pero, curiosamente, contiene mayor grado de tensión antes de que comiencen los incidentes llamativos, cuando todavía hay una amenaza indeterminada.

No nos encontramos ante una película amable o estándar, pero si tenemos en cuenta la filmografía previa de Yorgos Lanthimos, casi podríamos hablar de su primer film comercial.

elsacrificio3

Sinopsis

Steven (Colin Farrell) es un carismático cirujano casado con Anna (Nicole Kidman), una respetada oftalmóloga. Viven felices junto a sus dos hijos, Kim (Raffey Cassidy) y Bob (Sunny Suljic). Cuando Steven entabla amistad con Martin (Barry Keoghan), un niño de dieciséis años que ha perdido a su padre, los acontecimientos dan un giro siniestro. Steven tendrá que escoger entre cometer un impactante sacrificio o arriesgarse a perderlo todo.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Film4, Irish Film Board, New Sparta Films, Element Pictures, HanWay Films, A24. Cortesía de Diamond Films. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

logomamut

logonegrolibros

  • La cortina de Pitágoras
    Escrito por
    La cortina de Pitágoras El origen del artilugio llamado la cortina acusmática se atribuye al legendario filósofo griego Pitágoras, quien nació en Samos, al menos en una ocasión. La creencia en la rencarnación justifica el aparente absurdo de la…
  • Dirigentes y dictadores
    Escrito por
    Dirigentes y dictadores Estamos habituados a conocer las penumbras de los dirigentes democráticos. Los sigue el periodismo, a veces con un punto de antropofagia. Los elegimos, los queremos, los aborrecemos, se nos parecen. Roosevelt era cojo; Churchill, un…
  • Humanizar a los animales
    Humanizar a los animales Una de las características más inquietantes de la ciencia es su molesta tendencia a romper mitos y prejuicios. La astronomía nos ha mostrado que nuestro planeta no tiene un lugar especial en el…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Intimidades románticas
    Escrito por
    Intimidades románticas Acaso toda la música sea romántica. Entonces, habría que suprimir esta categoría de la historia y de la estética musicales. El pataleo general que es previsible obligaría a la restauración. Sería el momento de reconocer…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El dodo, ¿un pájaro bobo?
    Escrito por
    El dodo, ¿un pájaro bobo? A finales del siglo XVII la isla Mauricio, un pequeño pedazo de paraíso perdido en el Océano Índico, fue testigo de la extinción de uno de sus habitantes endémicos, el dodo, paradigma de la extinción…