"El retorno del Buda", de Gaito Gazdánov

En las primeras páginas de El retorno del Buda, su protagonista se nos presenta como un adicto al delirio y a la extrañeza, con ilusiones que harían feliz tanto a un físico cuántico como a un psiquiatra en busca de casos singulares.

Una vez establecida la personalidad de este tipo tan peculiar ‒un estudiante ruso con un porvenir tan dudoso como su cordura‒, conocemos el primer desencadenante de esta extraña aventura: el mismo mendigo, también ruso, al que un día da limosna, reaparece en su vida, dos años después, con aires de riqueza: el cuello almidonado, un reloj de pulsera dorado y esa seguridad que da el dinero.

Resulta que el hermano mayor de ese antiguo pordiosero murió ahogado mientras se bañaba, y su herencia, una fortuna importante, pasó a manos de éste, en uno de esos giros tan caprichosos que tiene la fortuna. Un giro que, como iremos comprobando, también afectará al protagonista, a quien el anciano en cuestión designa como heredero.

Varios futuros posibles quedan abiertos para él. ¿Camino de la celda y del dolor o de un futuro próspero? Eso es lo que irá descubriendo el lector, atrapado en una narración que no podemos ubicar en un género determinado, porque juega con los códigos de una forma tan atractiva como imprevisible.

Esta segunda novela de Gaito Gazdánov (1903-1971) analiza, sin perder su hechizo, los equívocos de la identidad y la ambigüedad moral de aquel París de entreguerras, destino de tantos rusos blancos despojados de sus raíces.

Aunque ya casi han pasado setenta años desde su primera edición, El retorno de Buda no ha perdido ni su originalidad ni su frescura. En realidad, es una obra muy moderna por la que, más allá del tópico, no parecen pasar los años.

Las alucinaciones del protagonista, sumadas a la sorprendente peripecia que lo arrastra de principio a fin, convierten esta novela en una experiencia hipnótica, compleja, a ratos febril.

Es inevitable, después de todo lo dicho, pensar en Kafka y en otros antecedentes tangenciales, como cierto cine expresionista. La galería de personajes ‒Pavel Alexandrovich, la cantante Lida, el turbador Amar...‒ sirve a Gazdánov para construir un elegante mundo de nieblas, de paradojas, de memorias distorsionadas y falsas apariencias, que a su manera, también nos remite a Nabokov, y un poco más allá, al Dostoyevski de El doble (1846).

Sinopsis

París, década de 1930. Un estudiante ruso con pocos recursos ofrece una generosa limosna a un enigmático vagabundo que encuentra en la calle. Cuando el azar los reúne por segunda vez, el vagabundo se ha convertido en millonario gracias a una herencia inesperada, y el recuerdo del gesto de aquel joven hace que se entable entre ellos una estrecha amistad. Sin embargo, un día aparece el cuerpo sin vida del anciano, y el estudiante, que se ha convertido de pronto en heredero y principal sospechoso, es arrestado. Su salvación dependerá de una estatuilla de oro de Buda que ha desaparecido misteriosamente de la escena del crimen. En El retorno del Buda, un magnífico relato de tintes metafísicos, Gazdánov nos ofrece un retrato inolvidable de la diáspora rusa y nos invita a indagar en torno al desgarro del exilio y el carácter engañoso de las apariencias.

Gaito Gazdánov (San Petersburgo, 1903 – Múnich, 1971) fue escritor y periodista. En 1923 se exilió a París y en 1947, tras su participación en la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, se le concedió la nacionalidad gala. Desde los años cincuenta ejerció de periodista en Múnich. Escribió más de treinta relatos, un buen número de artículos y ensayos y diez novelas—vetadas en Rusia hasta la Perestroika—de las cuales El espectro de Aleksandr Wolf es sin duda una de las más célebres.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Acantilado. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Corrupción, periodismo y antipolítica
    Escrito por
    Corrupción, periodismo y antipolítica Un sutil componente antipolítico suele emerger de las diatribas periodísticas contra la corrupción. Aparte de que se centran en los casos vinculados a determinados partidos, obviando otros del mundo empresarial, sindical o militar, lo especioso…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Una ópera para Napoleón
    Escrito por
    Una ópera para Napoleón Giovanni Paisiello fue un auténtico hijo de su época, músico errabundo que sabía impregnarse de las corrientes estéticas de su generación. En la postrera fase de su carrera, después de las fructíferas etapas rusa (El…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia