"El misterio del paso de Dyátlov", de Alexey Rakitin

"El misterio del paso de Dyátlov", de Alexey Rakitin Imagen superior: fotografía de la tienda que el equipo de rescate descubrió el 26 de febrero de 1959.

El caso Dyátlov es uno de esos sucesos que forman parte del imaginario popular, y que siguen rodeados de secretos y hechos enigmáticos.

Ocurrió el 2 de febrero de 1959. Nueve jóvenes, liderados por el estudiante Igor Dyátlov y procedentes del Instituto Politécnico de los Urales, acampaban en la montaña Kholat Syakhl, que en el idioma mansi significa "Montaña Muerta".

Por razones que aún desconocemos, aquella excursión en los Urales del Norte acabó en tragedia. Todos los jóvenes murieron de forma extremadamente violenta. De hecho, los detalles reunidos por los investigadores permiten toda suerte de especulaciones. Se repiten detalles escabrosos acerca de sus heridas ‒en gran medida, inexplicables‒ o apuntes aún más extraños, como el hecho de que, supuestamente, varios de los cadáveres mostrasen índices muy notables de radiactividad.

Otros misterios se sobreponen: los mansi llaman así a la montaña debido a una leyenda que cuenta que nueve cazadores de su etnia (nueve, como el grupo de Dyátlov) aparecieron muertos sin síntomas de violencia. En el mismo lugar, en 1960, un año después del suceso de Dyátlov, se estrelló un avión y fallecieron todos sus pasajeros… que también eran nueve.

Ni que decir tiene que la historia del Paso de Dyátlov ha generado una importante cantidad de especulaciones.

 dyatlov2

La primera vez que oí hablar de esta intrigante tragedia, hace ya muchos años, ni siquiera se mencionaba el nombre de Ígor Dyátlov. Fue en una conversación de preadolescentes, empeñados en dilucidar los insondables enigmas de nuestro mundo, trazando las líneas que separaban lo humano de lo divino e intentando impresionar a nuestros interlocutores.

Como no podía ser de otra manera, la referencia al caso de los Urales servía para sustentar la argumentación de un ardiente defensor de la existencia del yeti del Himalaya, equiparable a otro clásico de la criptozoología, el bigfoot americano. Demasiadas evidencias en distintos lugares parecían dar sentido a la existencia de este supuesto espécimen, más cercano a los neandertales que a los humanos.

Con una diferencia significativa, y es que ese hipotético homínido de los Urales no se conformaba con dejarse ver o imprimir sus huellas en la nieve. Este ser había dejado tras de sí un reguero de cadáveres, ¡Realmente, el yeti soviético tenía malas pulgas!

En los últimos años, ha proliferado mucha información sobre el caso Dyátlov. Aparte de documentales de todo tipo (con distintos e incluso dudosos enfoques) y una película, que casi es una afrenta a la memoria de los fallecidos, esa gran puerta abierta que es internet ha proporcionado detalles de todo tipo sobre lo ocurrido. A falta de literatura en castellano sobre el tema, todo ello ha sido suficiente para reactivar mi interés sobre el suceso.

Hay demasiadas versiones sobre el asunto, cada una de ellas con puntos poco convincentes. Cada uno puede elegir una explicación, entre lo razonable y lo delirante, entre lo racional y lo sobrenatural: un ataque del yeti ruso (conocido como Chuchunya, que por cierto no “vive” en los Urales, sino en Siberia, a no ser que estuviera de vacaciones…), una avalancha, el asalto de ex presidiarios soviéticos o de los propios mansi (autóctonos de la región), ovnis, una bola de fuego, una maldición de los dioses…

La última versión, más mundana e infinitamente más creíble, es la que defiende Alexey Rakitin en su obra El misterio del paso de Dyátlov, en la que revisa los hechos y llega a conclusiones que apuntan al trasfondo de la guerra fría y el espionaje nuclear.

portadalibro

Imagen superior: portada original del libro de Alexey Rakitin.

Rakitin no se conforma con plantearnos nuevas posibilidades. También desmenuza toda la información recopilada hasta la fecha, y desgrana, una por una, las distintas versiones que hay sobre el caso. El de Rakitin es un gran trabajo de investigación, reflexivo, armónico y altamente profesional, y aunque no proporciona respuestas rotundas a todas las preguntas, lo cierto es que las enfoca correctamente.

Intenté hacerme con el libro, pero solo se ha editado en ruso. Por fortuna, mi esposa es moscovita y la convencí para que lo leyera por mí. Se hizo con un ejemplar y... ¡Oh sorpresa! Se zambulló de manera obsesiva en la lectura, descubriendo así a un autor apasionante, que abruma con sus argumentos, y que presta una especial atención a la investigación forense, el análisis de las fotografías, los antecedentes de las víctimas y el retrato histórico de la difícil época en la que ocurrieron aquellos terribles sucesos.

Acaso no sea la verdad absoluta sobre el caso Dyátlov. Al fin y al cabo, es una interpretación de los acontecimientos. Pero al menos un 90% de los hechos son aquí analizados de manera impecable. Y ese rigor, sumado a otras virtudes, nos animó a emprender la traducción de este ensayo.

Estamos seguros de que el lector hispanohablante sentirá la misma pasión que nosotros al descubrir un relato en el que se pone de manifiesto el despiadado enfrentamiento entre las inteligencias militares del bloque soviético y de la OTAN. Rakitin nos ofrece detalles poco conocidos del programa nuclear soviético y de sus proyectos armamentísticos, y ofrece un panorama fascinante del trabajo de contrainteligencia de los servicios secretos de aquel país, en una época tumultuosa, marcada por la guerra fría.

Esperamos que alguna editorial se anime a sacar adelante este proyecto, permitiendo al lector español conocer una obra de extraordinario interés histórico y enormemente atractiva para los aficionados al misterio.

Copyright del artículo © Sergio Verdú y Oksana Raltchenko. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

  • Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas
    Escrito por
    Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas En las páginas de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, me referí a lo que la ciencia detectivesca tiene que decir respecto a las pisadas, un asunto que todavía espera a un buen sistematizador capaz…
  • El espejo que soy me deshabita
    Escrito por
    El espejo que soy me deshabita A lo largo del tiempo y a lo ancho de la historia, los hombres vamos pasando sin posibilidad de volver a pasar. Esto hace a la belleza del instante como único, ese instante que Fausto…
  • Facebook: ¿distracción o adicción?
    Escrito por
    Facebook: ¿distracción o adicción? Las redes sociales son un gran invento. Una forma de comunicación, una posibilidad de conocer a personas diferentes y lejanas, un medio de expresión, un ágora en la que se puede discutir acerca…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Científicos bocones
    Científicos bocones El desafortunado personaje principal de la magnífica novela Solar (Anagrama, 2011), de Ian McEwan, el físico teórico y premio Nobel Michael Beard, comete el error de mencionar en una conferencia que, según varias investigaciones, es posible que…

Cartelera

Cine clásico

  • Quédate conmigo
    Escrito por
    Quédate conmigo Para mi amiga, Gemma N., en su claridad mediterránea… La última vez que Rupert Everett apareció guapo en el cine fue en esta película. Había declarado ya públicamente su condición de homosexual, lo que le…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • Del cancionero de Alexander Zemlinsky
    Escrito por
    Del cancionero de Alexander Zemlinsky En la Viena de la preguerra de 1914, la figura de Alexander Zemlinsky actúa como un puente entre la herencia y la revolución, personificada ésta en su alumno y pariente Arnold Schoenberg. Quizá sea su…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC