Balada del metro

Balada del metro Imagen superior: Tom Page, CC.

Un elemento existencial de la vida en una gran ciudad y al cual prestamos la misma desatención que a todo lo cotidiano, es el hecho de que una muy considerable parte de nuestra existencia la pasamos bajo tierra, viajando en metro. Muy excepcionalmente, alguna línea madrileña sale a la superficie y constatamos que el mundo que habíamos abandonado al bajar las escaleras del metro, sigue en pie, bastante similar a lo que siempre ha sido. Vuelvo al comienzo. Es lo diario, aquello que por falta de atención se torna desconocido, según propuso Hegel hace unos cuantos años.

En ese tubo desaparecen con facilidad espacio y tiempo. Cada tantos minutos, el tren se detiene en estaciones con distinto nombre pero de idéntica apariencia, con idénticos revestimientos, idénticos escalones, idénticos carteles de publicidad. Es como si fuéramos siempre a la misma estación, o acaso que siempre volviéramos a ella.

Algo comparable ocurre con el tiempo, convertido que un dato que sólo constatamos al mirar el reloj. Un viaje de superficie va alterando sus paisajes encuadrados por las ventanillas. Y al sucederse los espacios vamos incorporando, siempre sin advertirlo, la noción elemental de tiempo, que es una sucesión de espacios, un itinerario. Nada de esto ocurre en el metro. Y si una considerable porción de nuestro tiempo personal, de nuestra biografía, transcurre en el metro, es como si fuera durante un mágico momento estático de la serie temporal.

Hay más y tanto más. En los vagones se instala una multitud de seres humanos, parecidos y diversos como somos los ejemplares de nuestra especie. Salvo contadísimas excepciones, son desconocidos. Nos unen unas estaciones de metro a las que llegamos y de las cuales partimos en esa suerte de cofre móvil que es el vagón. Estamos compartiendo tiempo y espacio con seres ignotos a los que tal vez no volvamos a ver nunca más durante otro día cualquiera. Nos miramos raramente y con cierta vaguedad. Alguien estrambótico, monstruoso o especialmente bello concentra nuestra mirada, a sabiendas de que el objeto mirado desaparecerá en escasos instantes.

Salimos de una apacible calle de barrio, arbolada, silenciosa, distendida y escasamente habitada. Llegamos a un lugar opuesto: una calle céntrica, atiborrada, ruidosa, desarbolada y anhelante. Nos domina una sensación de asombro, consecuencia de aquella oposición. Hemos descubierto la ciudad como si acabáramos de llegar a ella. Y lo más importante, el preludio y el colofón de nuestros días terrenales: hemos participado de una pacífica y ordenada reunión de desconocidos. La sociedad, sin ir más lejos. Acaso, la humanidad.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Una intuición muy entrenada
    Escrito por
    Una intuición muy entrenada Cuando hablo acerca de la intuición y alerto a mis alumnos o a mis lectores acerca del cuidado que hay que tener con este recurso mental, hay quien piensa que estoy diciendo que la intuición…
  • Neobarroco
    Escrito por
    Neobarroco Los historiadores tienden cada vez más a perfilar, ensanchándolo, el periodo histórico que se denomina barroco. Las primeras manifestaciones arquitectónicas se pueden fechar hacia 1520  y la transición del barroco tardío al rococó, hacia 1750.…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ser español
    Escrito por
    Ser español Don Claudio dixit: "El Occidente mismo no existiría y sería incomprensible sin España. Porque no hemos sido un pueblo deudor, sino un pueblo acreedor de Europa. Aunque otra cosa crean quienes en esta hora (en…

Cartelera

Cine clásico

  • “Annie Hall” (Woody Allen, 1977)
    Escrito por
    “Annie Hall” (Woody Allen, 1977) Nunca sabremos si las neurosis de Allen hicieron salir a la luz las de los demás o si las crearon directamente. En los setenta, en los tiempos en los que se rodó esta película y…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Psicodelia brasileña
    Escrito por
    Psicodelia brasileña ¿Cómo podríamos definir esta versión brasileña de la psicodelia? Yo la sitúo como una suerte de eslabón perdido entre dos manifestaciones musicales de mucho peso: la Jovem Guarda, aquel movimiento de fines de los sesenta…
  • El verismo agresivo de Giordano
    Escrito por
    El verismo agresivo de Giordano Como no hay tenor que deje pasar por alto (si sus medios se lo permiten y, a veces, sin esta posibilidad) el cantar Andrea Chénier, ni ninguna soprano-actriz, auténtica o pretendida, pierde por su parte…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Josechu Lalanda, el trazo de la vida salvaje
    Escrito por
    Josechu Lalanda, el trazo de la vida salvaje Recuerdo haber cruzado el umbral de un bosque cuando sus criaturas eran sólo pinceladas de acuarela. Josechu Lalanda (1939-2015) había creado esa fronda con su arte, pero gracias a la fantasía, no era difícil avanzar…