John Dee

La primera vez que escribí sobre John Dee fue allá por el 2003, cuando estaba redactando mis Magos y Reyes, el sexto de mis libros. El bueno de John Dee, que ha pasado a la historia por sus supuestas conversaciones con ángeles. Unas conversaciones para las que necesitaba un intermediario, que no era otro que Edward Kelley, un ayudante de boticario que decía tener capacidad para entrar en trance y ponerse en contacto con toda suerte de espíritus.

Las palabras que salían de la boca de Kelley, supuestamente dictadas por esos espíritus invocados, eran meticulosamente anotadas por John Dee, en unos cuadernos que fueron parcialmente publicados a mediados del siglo XVII, ayudando a conformar la imagen de nigromante con la que Dee ha llegado hasta la actualidad.

Pero, en realidad, John Dee fue mucho más. De hecho, Dee fue uno de los tres pilares sobre los que se asienta la construcción de la idea imperial británica, gestada en el reinado de Isabel I y concluida, con gran éxito, en el reinado de otra célebre reina británica, la muy imperial Victoria, primera emperatriz de la India, ahí es nada.

Pues bien, John Dee era el sabio astrónomo que debía proporcionar los conocimientos geográficos y náuticos para conformar un imperio a imagen y semejanza del que, más de medio siglo atrás, habían creado, con notable éxito, castellanos y portugueses. Un imperio que no sólo necesitaba de ciencia sino también de un brazo armado y unos recursos económicos capaces de llevarlo a cabo. Y fue ahí donde intervinieron los otros dos pilares, en las personas de Humphrey Gilbert, hermanastro del célebre sir Walter Raleigh, el corsario favorito de Isabel I (con permiso de Drake) y Michael Lok, poderoso mercader londinense.

Durante casi dos décadas, Dee, Gilbert y Lok pergeñaron la forma de llegar a las Indias Orientales, a las islas de las especias, por un camino diferente a los dos ya conocidos. Una ruta distinta a la que transitaban, de forma regular, navíos castellanos y lusos. Se organizaron hasta tres expediciones, tres costosísimas expediciones, que contaban con el favor real y el dinero de no pocos mercaderes ingleses. Mercaderes, los inversores del siglo XVI. Las tres expediciones fracasaron. Las pérdidas fueron tan elevadas que Lok se vio obligado a "desaparecer" y Dee decidió dedicarse a sus asuntos espirituales, mientras Gilbert no cejó en el intento, desapareciendo poco después en el Atlántico, persiguiendo una quimera que no estaba destinada para él.

(De historias imperiales y ciencias secretas)

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrolibros

  • Roland, el intermitente
    Escrito por
    Roland, el intermitente El nombre de Barthes evoca la era estructuralista, pero es una evocación equívoca. En efecto, ¿qué tiene que ver con las investigaciones de Lévi–Strauss, la erudición preciosista de Foucault, el neopositivismo de Althusser o los…
  • Genes turbocargados
    Genes turbocargados En su libro El gen egoísta, de 1976, el biólogo británico Richard Dawkins propuso un punto de vista novedoso en biología: los seres vivos no somos sino el medio que tienen los genes para reproducirse. Aunque…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Felipe II, rey de Inglaterra
    Escrito por
    Felipe II, rey de Inglaterra El 25 de julio de 1554 contraía matrimonio María Tudor, reina de Inglaterra, con Felipe de España, hijo del emperador Carlos V, futuro heredero del mayor imperio de la modernidad. Ambos estaban unidos por profundos…

Cartelera

Cine clásico

  • "La soga" (Alfred Hitchcock, 1948)
    Escrito por
    "La soga" (Alfred Hitchcock, 1948) El film de Alfred Hitchcock «La soga» es una presentación de Universal Classics que tiene por protagonistas a James Stewart, John Dall y Farley Granger. Una Transatlantic Pintures Production, ha sido producida por Sidney Bersntein…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Gubaidulina interroga al contrabajo
    Escrito por
    Gubaidulina interroga al contrabajo Muchas claves se pueden activar para entender el mundo de Sofía Gubaidulina. Como siempre ocurre con el arte verdadero, ninguna es exhaustiva. Las hay externas y no carecen de elocuencia. Se la vincula con la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El viaje de una salamanquesa
    Escrito por
    El viaje de una salamanquesa Esta es la historia real de un animalito que, a causa de su curiosidad, viajó desde el sureste de España hasta el corazón de la Selva Negra (Alemania). Aunque es una historia real y se…