Elogios y críticas de Franz Brentano

Elogios y críticas de Franz Brentano Imagen superior: Fran Urbano, CC.

En sus obras, Franz Brentano a menudo alaba y censura a los filósofos y a las escuelas filosóficas.

Hay que tener en cuenta que esta crítica se refiere casi siempre a la manera de filosofar, es decir a la orientación y el método. Brentano, como yo y como cualquier persona razonable, a veces aprecia obras e ideas que proponen otros filósofos, a pesar de que rechace su orientación fundamental, sus sistemas, su epistemología o su metafísica.

Supongo que Brentano también a veces disfrutaría, como lo hago yo, leyendo obras con las que no estaba de acuerdo, pero que le resultaban estimulantes de algún modo. En mi caso, puedo decir que muchos de los filósofos que me resultan más estimulantes y con lo que paso mejores ratos muchas veces están muy alejados de mi manera de pensar.

Podría pensarse que eso se debe a un cierto gusto por la polémica o por la discusión, o a que el enfrentamiento es más entretenido que el asentimiento, pero, después de reflexionar un poco, he llegado a la conclusión de que no se trata de eso, o no tan solo de eso. Creo que tiene que ver más con el estilo: los filósofos con los que disiento pero a los que leo son aquellos que escriben bien y que argumentan con interés y claridad, con ingenio y fuerza.

elogiosGhost in the Machine

Imagen superior: el fantasma en la máquina (Erika Iris Simmons, CC).

Estoy por completo alejado de la creencia en Dios de Descartes (si es que no lo fingía, hipótesis muy probable) y también de lo que Angus Graham y Gilbert Ryle llamaban la superstición occidental, es decir, la insensata distinción entre una sustancia pensante (res cogitans) y una sustancia material (res extensa), pero siempre es un placer leer a Descartes, incluso cuando se desliza por las falacias más groseras y empieza a desvariar acerca de un demonio maligno que le engaña pero que no es capaz de engañarle del todo. Y es cierto que también es un placer discutir con alguien, al menos cuando sabes qué es lo que pretende defender.

Cuando este requisito no se da y me encuentro frente a pensadores ilegibles, algunos porque desean ser ilegibles a propósito, otros por simple incompetencia, como Lacan, Deleuze y tantos otros, muchos de ellos franceses, hay que reconocerlo, mal que me pese, después del ejemplo de tantos grandes escritores franceses como Montaigne, Diderot, Voltaire o el propio Descartes, pues bien, cuando me encuentro con estos filósofos ilegibles, el placer se diluye porque nunca me ha seducido la idea de usar el lenguaje como adormidera o somnífero, y ya no me interesa tanto discutir con ellos, porque el trabajo de desciframiento me fatiga antes de que logre descubrir si estoy de acuerdo o en desacuerdo con ellos: suelo descubrir (si es que hay algo discernible en sus reflexiones), que estoy en desacuerdo. Me doy cuenta ahora, de que, incluso al escribir acerca de ellos, yo mismo me hago enrevesado y alambicado.

He aquí una lista de algunos de los filósofos que Brentano elogia y censura:

ELOGIOS: Aristóteles, Aquino, Leibniz, Descartes, Locke, Condillac, Francis Bacon, los jonios, Franklin, Darwin, Haeckel.

CENSURAS: Kant, Hegel, Schelling, Fichte, Duns Scoto, Amonio Saca, Plotino, Porfirio, Jámblico, Proclo, los neoplatónicos.

Supongo que cuando escribí esto, dí mi opinión acerca de unos y otros, pero en general, diría que comparto cada una de las listas. Es cierto que he disfrutado con Plotino, Jámblico y algunos neoplatónicos, aunque quizá deba atribuir ese placer a alguna curiosa perversión filosófica. De Duns Scoto también tengo una buena opinión, aunque debería ponerla a prueba, y de Aquino quizá mi opinión no sea tan buena como la de Brentano, aunque al menos sí es uno de esos filósofos con los que he disfrutado mucho. A Proclo y a Porfirio los he leído poco como para poder opinar, aunque me interesan; ese interés debe mucho también a que se trata de filósofos antiguos, es innegable: hoy estarían casi sin ninguna duda en la categoría de los ilegibles rimbombantes y fabricantes de humo para incautos.

[Escrito antes de 1993]

Nota en 2016: escribí estos textos, como notas personales, una especie de fichas de filósofos que iba leyendo, antes de 1993, es probable que en 1987 o quizá en 1990, no sé si antes o después de estudiar Filosofía. Su carácter de notas personales hace que la redacción sea pobre y tenga poco interés, excepto para mí mismo en el estudio de la evolución de mi pensamiento. Pero iré subiéndolo poco a poco aquí y quizá comente alguna cosa que se me ocurra. El texto en cursiva lo he añadido ahora. No tiene ninguna intención de ser una presentación válida o rigurosa del pensamiento de Brentano.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • Arthur Conan Doyle, impostor
    Escrito por
    Arthur Conan Doyle, impostor Una vez descartado que Arthur Conan Doyle escribiera las aventuras de Sherlock Holmes, se han elaborado muchas teorías acerca del verdadero autor de las aventuras del detective. Hay quien sostiene que las escribió el mismísimo…
  • Los recuerdos de Chesterton
    Escrito por
    Los recuerdos de Chesterton Pocos hombres son capaces, como Chesterton, de ensalzar la infancia como la única época verdaderamente verdadera y felizmente feliz de su vida, hasta el punto de ponerla como ejemplo de la conducta humana. Lo hace…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Don Quijote y la psiquiatría
    Escrito por
    Don Quijote y la psiquiatría Cuando hablamos sobre el padecimiento psiquiátrico de Alonso Quijano, no sólo debemos analizar el extrañamiento de la realidad que afecta a nuestro hidalgo, sino los efectos de su loca sabiduría. El psiquiatra Enrique González Duro ha…

Cartelera

  • Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018) Pocos guionistas de cine se convierten en celebridades, y la fama de esta minoría resulta especialmente efímera. Le sucedió a Joe Eszterhas a raíz del tremendo éxito de taquilla que fue Instinto básico (Paul Verhoeven,…
  • Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018) Hubo un tiempo en el que los espectadores nos aventurábamos en los cines en busca de horrores primordiales. Me refiero a historias que nos dejaban perdidos en laberintos infernales, oyendo las pisadas de alguna aberración…

Cine clásico

  • El rojo sienta bien a las rubias
    Escrito por
    El rojo sienta bien a las rubias Una de las primeras escenas de Crimen perfecto, la hitchcokiana película de 1954, nos presenta a su protagonista, Grace Kelly (que no era todavía, como es obvio, Gracia Patricia de Mónaco) con este vestido rojo…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • A soplar se ha dicho
    Escrito por
    A soplar se ha dicho Antonio Rosetti se llamaba, en verdad, Anton Rössler. No sabemos bien cuándo nació en Bohemia, aunque se supone que fue por 1750. Tampoco, por qué se hacía pasar por italiano. Le tocó morir en 1792.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El déficit de naturaleza
    Escrito por
    El déficit de naturaleza Estoy convencido de que se puede hacer toda una tipología del ocio contemporáneo sólo con encender el ordenador. No en vano, los gurús de las nuevas tecnologías aconsejan que ocupemos nuestro tiempo libre con las…