Crítica: "Solo se vive una vez" (Federico Cueva, 2017)

Pido de antemano excusas a la RAE si se me cuela alguna tilde en el “Solo” del título de esta película, pero no es fácil enseñar trucos nuevos a un perro viejo.

Dicho lo cual, este Sólo se vive una vez no tiene nada que ver con James Bond o con Azúcar Moreno. En realidad, es una exitosa producción argentina, repleta de secundarios españoles y con espíritu de comedia de acción francesa, no sólo por la presencia del (ahora ruso) actor Gérard Depardieu, sino por su estilo.

Tiros, peleas y humor poco sofisticado, pero no irritante, son los principales elementos de este film de vocación popular, al que hay que agradecer una duración de noventa minutos, gracias a la cual el chiste en el que se sustenta la trama no llega a agotar al espectador.

¿Y cuál es ese chiste? Un vividor (un enérgico Peter Lanzani) es testigo de un crimen y se ve perseguido por unos peligrosos criminales (peligrosos en teoría, ya que son villanos torpes de tebeo). Para esconderse, se hace pasar por judío y se refugia en una sinagoga, con cómicos resultados.

solosevive3

El film tiene claro que no cuenta nada que no se haya contado antes mil veces, y de hecho, se hace referencia a Único testigo (Peter Weir, 1985).

Sólo se vive una vez está realizada por el coordinador de escenas de acción Federico Cueva (quien prácticamente ha dirigido las secuelas de Torrente). En este caso, Cueva no parece encontrarse incómodo encargándose de las secuencias de pura comedia, más allá de las balas y las vueltas de campana.

El guión avanza de cualquier manera, y algunos actores (Santiago Segura, Depardieu) llevan a cabo interpretaciones robóticas, pero Peter Lanzani, Pablo Rago y un insólito Hugo Silva aportan gracejo a esta inocua comedia que, como se ha dicho, resulta tan rápida y breve que no da tiempo ni a que moleste.

solosevive2

Sinopsis

Leo es un estafador que por error entra en conflicto con un poderoso jefe de la mafia. Para escapar del peligroso clan tendrá que hacerse pasar por un miembro de una comunidad judía ortodoxa.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © A Contracorriente Films, Bowfinger International Pictures, MyS Producción y Telefe. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

logomamut

logonegrolibros

  • Impíos mexicanos
    Escrito por
    Impíos mexicanos Ayer escuchaba cantar a José Alfredo Jiménez una canción que me recordó otra de Agustín Lara. José Alfredo y Agustín (se les suele mencionar más por el nombre que por el apellido) han sido quizá…
  • Halloween
    Escrito por
    Halloween Recorriendo la exposición de los pintores fovistas franceses y suizos que ofrece la Fundación Mapfre, un amigo insistió en el tema de la inmediata expresividad de los colores. El rojo excita, el verde calma, etcétera.…
  • Pangloss, Colón y la sífilis
    Escrito por
    Pangloss, Colón y la sífilis Enfermo de sífilis. Atribuido a Durero En Cándido, o el Optimismo, Voltaire [1] satiriza a los idealistas y nos presenta a Pangloss, un optimista empedernido que siempre encuentra una causa positiva a las peores…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • Magos, ilusionistas y pioneros del cine
    Escrito por
    Magos, ilusionistas y pioneros del cine A los adultos les encanta escuchar historias de magia y superchería. No es que esperen conocer a un auténtico hechicero, pero el mundo de la ilusión es tentador, y siempre es buen momento para descubrir,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mercadante y su amigo Cavallini
    Escrito por
    Mercadante y su amigo Cavallini El siglo XVIII, con Mozart a la cabeza, consagró el clarinete como instrumento solista, capaz de todos los virtuosismos del caso y acreedor del interés de los grandes compositores. Así es como el siglo romántico…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC