Los perros del durmiente

The dogs of the sleeperBernard Reis, asesor de Peggy Guggenheim, coleccionista de arte y famoso por las suculentas cenas que su esposa Becky preparaba en su casa neoyorkina, propuso, en una de aquellas veladas (la de Acción de Gracias de 1941), la fuente de financiación de la que nacería VVV, la revista surrealista encargada de recoger la producción de los Breton, Ernst y demás artistas europeos. Una fuente de financiación que pasaba por vender una colección de obras. Un número especial, conocido como VVV Portfolio, compuesto por cinco aguafuertes, tres dibujos, un collage, un grabado y una copia en gelatina de plata. Once artistas. Diez hombres y una mujer. Una sola mujer, Leonora Carrington, que contribuyó con un aguafuerte, sin título, cargado de caballos y perros, con una enigmática anotación especular en el centro mismo:

9 June 1942
10 14 16 = 7
To study the Numbers
Seven and Nine
The Dogs of the Sleeper

Los perros del durmiente. Numerología. El siete. La leyenda cristiana de los siete durmientes de Éfeso. La sura 18 del Corán. Uno de los mitos más antiguos de la tradición cristiana, posteriormente recogido por el Islam, y que confluirá en la simbología alquímica renacentista, fuente de inspiración surrealista. Siete jóvenes efesios se niegan a ofrecer sacrificios a ídolos paganos, siendo encerrados en una caverna, que será tapiada. Los siete jóvenes caerán en un profundo sueño. Sueño vigilado por un perro. Y despertarán, trescientos años después, como si sólo hubiese pasado una noche. El mito de la caverna, que aparecerá, una y otra vez, en los grabados alquímicos de la Edad Moderna. La caverna alquímica en la que se produce la transformación de la materia prima, bajo la atenta mirada del sol y de la luna. Caverna alquímica que se reinterpretará como el interior de uno mismo, la oscuridad que se esconde tras la consciencia, el lugar al que llegar si se quiere cambiar. Los siete durmientes. Siete, el número sagrado. Siete durmientes que son siete dioses que se han transformado durante su sueño, alcanzando la eterna juventud…

… “estudio de los números siete y nueve. Los perros del durmiente”… Leonora, la joven Leonora de 1942, es una experta conocedora de la simbología alquímica, merced a sus muchas lecturas londinenses, cuando acudía a librerías de viejo, en busca de textos alquímicos, tal y como le había recomendado su entonces maestro Ozenfant.

Nada es gratuito en esa anotación especular, fechada ese nueve de junio de 1942. Como no es gratuita la presencia del número siete. Un número que se erige en protagonista absoluto de los escritos salidos de esa mente que está inmersa en un proceso de transformación. Una transformación que tiene mucho de exorcismo del pasado, el adorable y vivo pasado, como escribe en uno de sus cuentos más impresionantes, ese Waiting que es puro conjuro sublimado.

[Compartir conocimientos siempre es enriquecedor. Gracias a las dos personas con las que hablé, hasta la extenuación, sobre esta y otras creaciones de Leonora, llegué a escribir mi primer artículo sobre la diosa...]

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • El barco de Teseo
    Escrito por
    El barco de Teseo La historia del barco de Teseo comienza en la época legendaria de Atenas, cuando el rey Egeo, preocupado porque no tenía heredero, decidió viajar a Delfos para consultar el oráculo del dios Apolo. Antes de…
  • Un héroe de nuestro tiempo
    Escrito por
    Un héroe de nuestro tiempo Matteo Salvini, el dirigente de la Liga Norte italiana, es el político que más me ha impresionado por la suciedad de su lenguaje y la ufanía con que lo muestra, esperando ser considerado un convincente…
  • ¿Existen las especies?
    ¿Existen las especies? Mucha gente se divierte tratando de demostrar que las grandes teorías de la ciencia están equivocadas. La relatividad de Einstein y la evolución por selección natural de Darwin son dos favoritas. Como la ciencia no produce verdades absolutas, sino conocimiento confiable…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Vincenzo La Scola, a solas con Puccini
    Escrito por
    Vincenzo La Scola, a solas con Puccini Asistimos con curiosidad y respeto a la evolución vocal del tenor palermitano Vincenzo La Scola, de sus Ernesto, Nemorino, Rodolfo, Pinkerton o Alfredo del inicio a los Pollione, Riccardo, Alvaro, Radamès o Turiddu de la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Las Galápagos y Darwin
    Las Galápagos y Darwin Solamente cinco semanas, entre los meses de septiembre y octubre de 1835, permaneció el Beagle en las Islas Galápagos, pero fue tiempo suficiente para que Charles Darwin se diera cuenta de que la historia natural…