Montaña de luces

Montaña de luces es lo que significa el apellido Lichtenberg, cuyos aforismos, seleccionados y traducidos por Juan del Solar en 1990, volvieron a editarse en 2002.

El trabajo del traductor es autorizado, diáfano, preciso. El aparato de notas y la cronología, indispensables y útiles. Se conserva el nombre del libro —por llamarlo de alguna manera— dado por los editores alemanes, aunque no corresponde ni a la denominación original (Sudelbücher cuadernos de apuntes, de garrapateos por mejor decir) ni a la índole de los textos.

Hay algún que otro aforismo, pero sobre todo razonamientos instantáneos, paradojas, observaciones acerca de las ocurrencias del lenguaje (eso que los alemanes llaman Witz y que incluye el chiste pero no exclusivamente), greguerías, pequeñas escenas, referencias a personajes que no conocemos.

Entre Montaigne y Juan de Mairena, Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799), a fines del Setecientos, anuncia a Nietzsche y propone pensar a saltos, como un bailarín o un futbolista. Un herborizador en zigzag, según él mismo dice, que se confía en la lógica del azar y hasta en la lógica de la locura, de la excepción, nunca del genio, previendo la inmediata irrupción romántica.

Lichtenberg se nos antoja contemporáneo por varios motivos. Este pensamiento no sistemático, intermitente, discontinuo, hecho de iluminaciones momentáneas sin desarrollos, como si cada fragmento fuera un universo en miniatura y tuviera un autor particular, parece postmoderno. No lo es, porque Lichtenberg es un crítico de la modernidad sin dejar de ser moderno, un escéptico ilustrado que no reniega de ilustración aunque la compara con el fuego: nos calienta y nos permite guisar, pero puede quemarnos y destruirnos, como luego corroborarán Adorno y Horkheimer.

Progresamos hacia un punto óptimo, pero la distancia que nos se para de él es infinita. Nos valemos de palabras, mas son pobres, borgianamente pobres: nunca coinciden con las cosas, nombran géneros y la naturaleza nos propone individuos.

El sentimiento es perfecto pero mudo. El verbo es imperfecto y ya quisiera ser música o álgebra, pero no es capaz de serlo. Con todo, no podemos renunciar a él, porque es la única herramienta que nos permite dejar de dudar sobre la ambigua realidad, salir de nosotros mismos, compartir eso que, bien que mal, creemos que es el mundo. Lichtenberg tenia sus fobias y no las ocultaba: las mujeres, Goethe, Lavater, los vicios más evidentes de los alemanes, sus compatriotas.

Creía en el sentido común sin otorgarle el rango de filosofia. Un saber que no se sabe, no es filosófico. Fue un hombre de ciencia, teórico y práctico, que se permitió el bocadillo filosófico a rachas- Nos alcanzan sus aforismos. aunque no lo sean. Le agradecemos que haya sabido seguir a nuestro lado.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo fue publicado previamente en ABC y se reproduce en TheCult.es (Thesauro Cultural) con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Homero en televisión y el mecanismo acausal
    Escrito por
    Homero en televisión y el mecanismo acausal La cicatriz de Ulises es un ensayo de literatura comparada, que intenta mostrar las similitudes entre la narrativa homérica y las más modernas narrativas audiovisuales. Se puede considerar que es una continuación de algunos de…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Captain Beyond” (1972)
    Escrito por
    “Captain Beyond” (1972) “Captain Beyond” es otra de esas joyas ocultas que inexplicablemente han pasado desapercibidas. De hecho, esto me lleva a preguntarme si las verdaderas joyas están siempre ocultas, ya que, como su naturaleza indica, hay que…
  • A saltos con Lanner
    Escrito por
    A saltos con Lanner Joseph Lanner (1801-1843) cubre de un salto el espacio que va desde los valses y Ländler de Schubert hasta los bailes animados por la familia Strauss (la de Viena, no nos confundamos). Y si digo…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia