Ricos y pobres

Ricos y pobres Imagen superior: Jean Cocteau y Pablo Picasso en Vallauris. Fotografía de Brian Brake.

El Primero de Mayo de 1954 Jean Cocteau asistió a una corrida de toros que dio lugar a un libro suyo titulado, justamente, «La corrida del 1 de mayo». Su vistazo libre y agudo le permitió hacer desenfadadas consideraciones sobre España, país que le producía una especial fascinación y al que amó con desenfado, según corresponde.

Ahí va una de sus viñetas españolas: «España no sabe de avaricia. Tira su dinero por los balcones, maravillosos balcones de plantas verdes y de flores. Quiero decir que España gasta y da todo lo que tiene. El resultado es que España es un país pobre que es rico y Francia es un país rico que es pobre.»

La España que Cocteau había recorrido no es la actual. Sin embargo, la crisis nos permite mosquearnos con las similitudes. En el mundo de hoy, ciertamente, lo de rico y pobre tiene sus bemoles. Un país sin grandes recursos naturales, digamos el Japón, puede, por su ingenio industrial, pasar al frente. Otro, abundante en dones originales, digamos la Argentina, anda a trompicones. ¿Y España? ¿Qué hemos creído acerca de ella durante la década y media prodigiosa en la que soñamos con el crecimiento indefinido? ¿Fuimos los modestos que nos persuadimos de no serlo?

Cocteau diría que esto es inherente al español, el a vivir que son dos días y mañana ayunaremos. Desde luego, una actitud vital más simpática que la del ahorrativo francés que guarda sus onzas en un calcetín de lana. La vida arrojada a la calle desde un balcón se convierte en verbena perpetua.

La crisis nos ha hecho más pobres a todos. Esto quiere decir que hemos de repartir lo que nos falta. Es un cepo para economistas pero la economía nos ha tendido ya tantas trampas que bien podemos abrirle una nosotros, los del pan y queso.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo fue publicado previamente en ABC y se reproduce en TheCult.es (Thesauro Cultural) con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Más en esta categoría: « Darwiniana El señor Hache »

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Reyes mutilados
    Escrito por
    Reyes mutilados La costumbre de matar a los reyes de manera ritual nos puede parecer insólita hoy en día, pero está atestiguada en culturas de todo el mundo. De hecho, es uno de los mitemas o temas…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Rigor
    Rigor Dos rasgos que distinguen a la ciencia son que es racional y es extremadamente confiable. Ambas características se relacionan con su forma de proceder, que se basa en el rigor. Por una parte…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Los perros del durmiente
    Escrito por
    Los perros del durmiente The dogs of the sleeper… Bernard Reis, asesor de Peggy Guggenheim, coleccionista de arte y famoso por las suculentas cenas que su esposa Becky preparaba en su casa neoyorkina, propuso, en una de aquellas veladas…

Cartelera

Cine clásico

  • Cuidado con los vecinos
    Cuidado con los vecinos Cualquiera que haya acudido a una reunión de vecinos sabe que la convivencia no siempre es fácil; los deseos e intereses del individuo chocan con los estándares impuestos por la mayoría. A través de la…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • Celuloide de ocho patas
    Escrito por
    Celuloide de ocho patas En esta sofisticada época de terrorismos digitales y peligros electrónicos, lo cierto es que todavía existe gente que se subiría un camión de Al Qaeda si en el suelo hubiese una tarántula. La aracnofobia, como…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El clarinete de Weber
    Escrito por
    El clarinete de Weber El clarinete, Cenicienta de bandas militares y columnas de armonía para dar serenatas, fue enaltecido en el siglo XVIII cuando algunos astutos o geniales señores (Krommer o Mozart) prestaron atención a sus posibilidades tímbricas y…

logonegroecologia

Coffy, CC