Ricos y pobres

Ricos y pobres Imagen superior: Jean Cocteau y Pablo Picasso en Vallauris. Fotografía de Brian Brake.

El Primero de Mayo de 1954 Jean Cocteau asistió a una corrida de toros que dio lugar a un libro suyo titulado, justamente, «La corrida del 1 de mayo». Su vistazo libre y agudo le permitió hacer desenfadadas consideraciones sobre España, país que le producía una especial fascinación y al que amó con desenfado, según corresponde.

Ahí va una de sus viñetas españolas: «España no sabe de avaricia. Tira su dinero por los balcones, maravillosos balcones de plantas verdes y de flores. Quiero decir que España gasta y da todo lo que tiene. El resultado es que España es un país pobre que es rico y Francia es un país rico que es pobre.»

La España que Cocteau había recorrido no es la actual. Sin embargo, la crisis nos permite mosquearnos con las similitudes. En el mundo de hoy, ciertamente, lo de rico y pobre tiene sus bemoles. Un país sin grandes recursos naturales, digamos el Japón, puede, por su ingenio industrial, pasar al frente. Otro, abundante en dones originales, digamos la Argentina, anda a trompicones. ¿Y España? ¿Qué hemos creído acerca de ella durante la década y media prodigiosa en la que soñamos con el crecimiento indefinido? ¿Fuimos los modestos que nos persuadimos de no serlo?

Cocteau diría que esto es inherente al español, el a vivir que son dos días y mañana ayunaremos. Desde luego, una actitud vital más simpática que la del ahorrativo francés que guarda sus onzas en un calcetín de lana. La vida arrojada a la calle desde un balcón se convierte en verbena perpetua.

La crisis nos ha hecho más pobres a todos. Esto quiere decir que hemos de repartir lo que nos falta. Es un cepo para economistas pero la economía nos ha tendido ya tantas trampas que bien podemos abrirle una nosotros, los del pan y queso.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo fue publicado previamente en ABC y se reproduce en TheCult.es (Thesauro Cultural) con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

Más en esta categoría: « Darwiniana El señor Hache »

logonegrolibros

  • Ricos y pobres
    Escrito por
    Ricos y pobres El Primero de Mayo de 1954 Jean Cocteau asistió a una corrida de toros que dio lugar a un libro suyo titulado, justamente, «La corrida del 1 de mayo». Su vistazo libre y agudo le…
  • Arte y ciencia
    Arte y ciencia Hay quien presenta al arte y la ciencia como disciplinas ajenas, incluso opuestas. Se destaca la sensibilidad del artista y la racionalidad del científico, y se subrayan las diferencias entre ambas áreas. Muchos…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El enigma de las mujeres barbudas
    Escrito por
    El enigma de las mujeres barbudas La posible mutación de mujeres en hombres a través de la aparición de barba es un hecho que se encontraba en tela de juicio durante todo el siglo XVI. La barba, como símbolo de virilidad…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Entre divas y divos
    Escrito por
    Entre divas y divos En 1944, en el filme de Leo McCarey Siguiendo mi camino, Bing Crosby, en su papel de simpático (!) cura, acudía a una vieja amiga, estrella del Metropolitan Opera House, para pedirle ayuda para su…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC