La modernidad de Heine

Heine (también llamado por sus coetáneos Harry, Henry, y con mofa hasta Haarüh), nació el 13 de septiembre de 1797 en Dusseldorf, en el seno de una familia judía, y moriría en París (1856) tras ocho años de postración.

Nietzsche dijo que en Alemania sólo había dos grandes prosas: las de Heine y la suya. Thomas Mann, en 1928, trató de rescatarlo del odio de sus compatriotas, que no podían asimilar la mordacidad de sus críticas. No tardarían en prohibirlo en la Alemania nazi, como poco más tarde fue marginado en la Alemania federal.

Fue un hombre molesto en su tiempo y su tiempo no se encontró a gusto con una mente escéptica y librepensadora, capaz de volverse contra su propio país con las armas de la crítica. Se manifestó contra "los fariseos de la nacionalidad", especialmente contra el espíritu de Deustschland über Alles (Alemania sobre todo), quizás intuyendo que por ese camino se llegaría al Alemania contra todos, y esto no se perdona fácilmente.

Tuvo que exiliarse en París a partir de 1831, ciudad donde vivió doce años y en la que conoció a Karl Marx en 1843. El filósofo y economista dijo de él que era el escritor alemán más grande después de Goethe.

En sus Memorias, encontradas entre sus inéditos –que fueron destruidos en buena parte por la censura oficial– Heine nos cuenta algo que le define en parte: «Es acto inmoral e ilícito la publicación de tan sólo una línea de un escritor que éste no haya dedicado a un gran público".

Esta vocación de intelectual se explica aún más con esta otra aseveración suya: «los artistas son al mismo tiempo tribunos y apóstoles». Criticó al romanticismo («poesía del desmayo») y se propuso pasar del dolor universal al poeta político. Se educó bajo la mirada ilustrada de su madre (discípula de Rousseau) y del espíritu francés que dominaba entonces en su ciudad, y lo que le otorgó un talante escéptico, pero muy poco aprecio por la literatura francesa, especialmente la poesía.

El hexámetro francés –dijo haciendo una greguería antes de Gómez de la Serna– es un hipo rimado.

La madre luchó por apartar al joven Heine de la superstición y la poesía, como si encarnara la República de Platón, pero un padre jugador, amante de los caballos y de los perros, protector de actrices, le ayudó a equilibrar la herencia. Detestó con culpa a su madre, y amó a su padre.

Abjuró de su religión en 1825 convirtiéndose al luteranismo. En España fue muy conocido en la segunda mitad del siglo pasado, traducido, entre otros por Eulogio Florentino Sanz (1825–1881) y Augusto Ferrán (1836–1880), el gran amigo de Gustavo Adolfo Bécquer; pero se le fue olvidando, siguiendo la tradición de su propio país, y es escasa la suerte que ha corrido en el siglo XX.

Hay que recordar primero que Heine se interesó por la literatura española, especialmente la barroca, gracias al éxito que tuvo nuestro teatro en la Alemania romántica. Leyó El Quijote en su infancia, en la traducción de Ludwig Tieck, y desde entonces lo releía cada lustro de su vida. Vio en él «la mayor de las sátiras contra el entusiasmo humano», y en Cervantes «al fundador de la novela moderna». Esta lúcida visión está, sin embargo, muy determinada por los intereses de su propia obra. La modernidad de Cervantes la ve Heine en la descripción de las clases bajas y las realidades sucias unidas a su concepción general de la sociedad. En este elemento «democrático» radicaría su modernidad, sin duda imaginando su propia tradición literaria.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en Cuadernos Hispanoamericanos. El texto aparece publicado en TheCult.es (Thesauro Cultural) con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

Más en esta categoría: « Doctor Kafka Westfalia »

logonegrolibros

  • La fiabilidad de los historiadores antiguos
    Escrito por
    La fiabilidad de los historiadores antiguos Se suele decir que la originalidad de Tucídides como historiador reside en que es un autor ‘serio’, ‘riguroso’ o ‘científico’, pero habría que deshacer este malentendido. Dice Strassburger: “La aportación de Tucídides a la historiografía…
  • El cumplesiglos de Octavio Paz
    Escrito por
    El cumplesiglos de Octavio Paz Innúmeras claves de lectura permite una obra tan variada, ambiciosa de saberes y sutil de lenguaje como la de Octavio Paz. Si de una página se trata, intento hacerlo. Uno de sus temas –obsesiones diría…
  • Blanco y negro
    Blanco y negro Los humanos tendemos a ver las cosas en dos extremos: blanco o negro. Al menos en una primera aproximación. El pensamiento dicotómico, que reduce cualquier situación a dos polos —bueno o malo, tóxico…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La desgraciada vida de Leonor de Austria
    Escrito por
    La desgraciada vida de Leonor de Austria Dicen las malas lenguas que Leonor nació en un retrete. Su madre Juana, pese a su avanzado estado de gestación, decidió que asistiría a aquella fiesta. Si estaba ella presente sería más difícil que su…

Cartelera

  • Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018) Pocos guionistas de cine se convierten en celebridades, y la fama de esta minoría resulta especialmente efímera. Le sucedió a Joe Eszterhas a raíz del tremendo éxito de taquilla que fue Instinto básico (Paul Verhoeven,…
  • Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018) Hubo un tiempo en el que los espectadores nos aventurábamos en los cines en busca de horrores primordiales. Me refiero a historias que nos dejaban perdidos en laberintos infernales, oyendo las pisadas de alguna aberración…

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Cara y cruz de Manfred Gurlitt
    Escrito por
    Cara y cruz de Manfred Gurlitt Lamentablemente típica de cierto siglo XX devoto de refinadas barbaridades, es la figura de Manfred Gurlitt, quien debió soportar la prohibición de su tarea en la Alemania nazi en 1933 y el exilio en Japón…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC