Ken Follett y los ecos de la leyenda negra

Ken Follett y los ecos de la leyenda negra Imagen superior: Felipe II retratado por Tiziano.

Veamos... cuando Isabel I de Inglaterra fue coronada reina, organizó una comisión de tres expertos encargados de copiar el modelo imperial español. [Digresión: Un modelo que no os gustará, que os parecerá lo peor de lo peor, pero que fue, con diferencia, el mejor de los posibles modelos "coloniales". Y entrecomillo "colonial" (utilizando un término fácilmente identificable) porque España, aunque sería más correcto decir Castilla, NO tuvo nunca colonias, sino virreinatos. Es decir, América y Filipinas formaban parte de la corona hispánica, los habitantes de todas aquellas tierras eran tan castellanos como un burgalés o uno de Cuenca, para que nos entendamos.]

... Isabel I de Inglaterra, como tantos otros monarcas de la época, se moría, literalmente, por tener un imperio como el castellano o el luso. Pero no lo tenía. ¿Razón? Porque no podía, simple y llanamente. ¿Alguien cree, en serio, que si cualquier otra monarquía europea hubiera tenido el poderío naval suficiente, la América española habría sido, durante más de trescientos años, española? ¿Alguien lo cree? Pues si lo cree es que es un ingenuo...

... Isabel I de Inglaterra, como mujer que era, tenía un empuje inaudito. Yo soy devota admiradora suya. Consiguió elevar a un poblacho, como era el inglés de mediados del siglo XVI, a una situación más que envidiable. Consiguió hacer creer, a esa panda de pueblerinos, que podían transformarse en un imperio. Y no cejaron hasta conseguirlo. Eso sí, casi tres siglos más tarde...

... Y, entonces, como suele ocurrir casi siempre, vienen los panfletarios, que quieren ganar guerras en los despachos y en los libros de historia. Y así, cuando los ingleses consiguieron fabricarse un imperio a medida, bastante más sanguinario e infinitamente menos interesado por los naturales de aquellas tierras lejanas que su precedente castellano, entonces, ya digo, se dedicaron a reescribir la Historia. Y triunfaron. Esto es a lo que yo llamo narrativa protestante: cuento las cosas según mis intereses y pisoteo al rival. Y el rival, es decir, los castellanos, que para aquellos entonces ya eran españoles, a secas, andaban ocupados en otras guerras tribales internas. Y así pasó lo que pasó: que quedaron como los malos de la película...

... Esto último no lo digo yo. Esto lo dice el muy grande William Eamon, nada sospechoso de patriota, ni de facha ni de ninguna de esas cosas con las que se suele tachar a quienes se empeñan, contra viento y marea, en contar la verdad de lo ocurrido. Dice Eamon:

"The history of modernity that The Enlightenment philosophes were writing was a kind of melodrama, with science and reason leading the way, inexorably, toward truth and utopia. A melodrama requires high emotion and heroes and villains drawn in paterns of bold relief; and this one does not disappoint. In the history of modernity that was they being written increasingly by English, French, and German historians, Spain was the quintessentially anti-modern villain."

("La historia de la modernidad que los filósofos de la Ilustración estaban escribiendo era una especie de melodrama, con la ciencia y la razón dirigiendo el camino, inexorablemente, hacia la verdad y la utopía. Un melodrama requiere altas dosis de emoción y héroes y villanos de trazo grueso. En la historia de la modernidad, que fue escrita de forma creciente por historiadores ingleses, franceses y alemanes, España fue la quintaesencia de villano anti-moderno ".)

Imagen superior: A la hora de presentar "Una columna de fuego", tercera novela de la saga que inició "Los pilares de la tierra", Ken Follett declaró lo siguiente a Antonio Pita en "El País": "España en el siglo XVI era el matón del barrio: grande y malo, un poco como EE UU en Vietnam. Y nunca te alineas con el abusón, ¿no?, sino con el abusado. El rey de España fue un tipo malo. Bueno, no sé si lo era realmente, pero había una oportunidad para España en el siglo XVI de industrializarse y convertirse en una gran nación comercial y manufacturera. Y no se hizo. Todo ese dinero se gastó en cañones y navíos de guerra para combatir. Fue en cierto modo un monarca no muy sensato. Después de haber sido terriblemente rica en el siglo XVI, España fue cuesta abajo y en el siglo XX era como un país del tercer mundo".

Todo esto, a cuento de la última bazofia escrita por Ken Follett, que se transformará en best seller mundial, perpetuando esa imagen distorsionada de la historia de Sevilla, caput mundi, de Felipe II, y de ese imperio del que tanto se habla y del que tan poco se sabe. Porque, queridas gentes que me leéis, todo el mundo se siente con la arrogancia del ignorante, vertiendo opiniones sobre cosas de las que no suelen tener ni pajolera idea.

Ken Follett, quita tus manos de nuestra historia. Cuenta la tuya, anda. Y, sobre todo, quita de tu boca a mi Sevilla. Arfavó.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • La religión del comunismo
    Escrito por
    La religión del comunismo Hace no demasiados años afirmar que entre el comunismo del siglo XX y la religión existían muchas semejanzas solía despertar sospechas hacia quien sugería “tan extravagante comparación” entre una ideología atea y materialista y las…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Televisión y método científico
    Televisión y método científico La llamada “caja tonta” tiene tan mala (y tan bien ganada) fama que parecería imposible pensar hallar algo decente (por ejemplo, ciencia) en ella. Sin embargo, de vez en cuando ha ofrecido excelentes ejemplos de…
  • Fíjate en esto
    Escrito por
    Fíjate en esto Durante un tiempo, en mis alumnos prendió la afición de ir a la busca y captura de festaiuoli en la pintura. Un festaiuolo es una figura que, en el teatro renacentista, asume la función del…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC