La caza de brujas

Decidme, ¿cuántas veces me habéis leído criticar el turismo de brujas? ¿Cuántas veces he pugnado por la desaparición de esa forma infame de ganar dinero? Muchas. Enfrentándome a mucha gente, mucha, que no entendía mi postura. Porque resulta, dicen ésos que creen saber, que ese turismo genera riqueza, dicen. Porque es una forma de recuperar la memoria de aquellas mujeres...

¿Perdón? ¿Recuperar qué memoria? ¿De qué forma? ¿De la manera en que las retrataron sus asesinos?

Leo, con inmenso placer, que la grandísima Silvia Federici viene en septiembre a España. Y va a estar en Madrid. Presentando, esta vez, una campaña contra la representación degradante de las mujeres quemadas en espacios dedicados supuestamente a su memoria. Muñecas en forma de ancianas monstruosas o de jóvenes sexualizadas son vendidas en museos y localidades donde se dice recordar la "quema de brujas". La campaña persigue conseguir que las campesinas asesinadas dejen de ser representadas y recordadas como las describieron sus asesinos.

Silvia Federici, para quien no lo sepa, es todo un referente del movimiento feminista. Autora de Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación primitiva, un ensayo lúcido sobre la caza de brujas, ignorado por gran parte del mundo académico. Imagino que por decir las verdades que nadie quiere oír. Esas verdades que están ahí, siempre presentes, prestas a ser descubiertas, a poco que se escarbe.

Yo soy nieta de brujas. Dos brujas que, de haber estado viva la Inquisición, habrían sido apaleadas y, quién sabe, quizás habrían acabado quemadas en una hoguera o colgadas de una horca. Y mis abuelas no eran esas mujeres hipersexualizadas ni esas viejas verrugosas y feas que los estereotipos se empeñan en perpetuar. Mis abuelas eran mujeres de carne y hueso, sabias, luchadoras, que conocían las hierbas de los campos y sus usos medicinales. Que parían a sus hijos y volvían a coger la hoz con la que cosechaban el trigo y el centeno de sus campos. Que sabían hacer pan, que elaboraban sus propios quesos, que criaban puercos y gallinas. Que tenían manos sanadoras. Que fueron apoyo, sostén y refugio de los suyos. Que mantuvieron unida a su familia contra viento y marea.

Esas eran mis abuelas. Como tantas y tantas abuelas. Como tantas y tantas mujeres de todos los tiempos. Y no creo que a ninguna de ellas le gustase verse reflejada en la imagen estereotipada que hoy en día pervive.

Leed, por favor. Enteraos de lo que fue, en realidad, la caza de brujas. Y no penséis que es algo del pasado, una historieta más con la que ganar pasta, a costa del sufrimiento de los más débiles. La caza de brujas está más viva que nunca. Y te puede tocar a ti. Cuando menos lo esperes. Ahora igual que antes. Como siempre.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • El rey indio que se apostó a sí mismo
    Escrito por
    El rey indio que se apostó a sí mismo El Mahabharata, un texto varias veces más extenso que la Ilíada y la Odisea juntas cuenta la historia de los bharatas, es decir de los indios. Curiosamente, en esta tremenda epopeya, el juego de dados…
  • El universo narrativo y el universo real
    Escrito por
    El universo narrativo y el universo real Resulta obvio decir que el signo fue la preocupación principal de Umberto Eco. Menos obvio puede resultar, en cambio, desglosar el tema del signo en sus elementos problemáticos. En efecto, sabemos que un signo sólo…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Usar a los animales
    Usar a los animales El ser humano siempre ha convivido con animales. No sólo los silvestres y los de caza, sino los que domesticó mientras iba volviéndose humano. Por muchos siglos se asumió que estaban ahí para ser aprovechados…
  • Rosario de Acuña: Sentir y pensar
    Escrito por
    Rosario de Acuña: Sentir y pensar 19 de abril de 1884. Rosario de Acuña se transforma en la primera mujer que interviene en una velada poética del Ateneo de Madrid. Fue la primera en ocupar una tribuna que, hasta entonces, había…

Cartelera

Cine clásico

  • A la hora exacta
    Escrito por
    A la hora exacta Hay besos y besos. Un beso casi fraternal, de buenos días, con un Ray Milland algo tenso y una Grace Kelly muy puesta en su sitio. Un beso apasionado, con Robert Cummings soñoliento, quizá producto…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La música atmosférica de Daniel Lanois
    Escrito por
    La música atmosférica de Daniel Lanois Shine es el álbum que graba en 2003 el compositor Daniel Lanois para el sello Anti-. Nos hallamos ante un trabajo que pasa desapercibido para gran parte del público, quizá porque, en esta ocasión, Lanois…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Un cronopio en el Cretácico
    Escrito por
    Un cronopio en el Cretácico "Si todavía los cronopios (esos verdes, erizados, húmedos objetos) anduvieran por las calles, se podría evitarlos con un saludo: —Buenas salenas cronopios cronopios." (Julio Cortázar, "Historias de cronopios y de famas") El pasado 2 de…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC