El mapa de Colón que copió un pirata turco y encontró el hijo del Gran Visir

En 2013 cumple 500 años el mapa más famoso de Piri Reis, un almirante y expirata de la armada otomana. Icono para Turquía, este documento que se conserva en el palacio de Topkapi (Estambul) es quizá el único registro directo de cómo veía Cristóbal Colón sus descubrimientos. Un halo de misterio rodea esta carta que, según algunos, incluye información que era desconocida en 1513, como la existencia de la Antártida.

¿Cómo consiguió Piri Reis un mapa de Colón? ¿Es cierto que muestra la Antártida siglos antes de su descubrimiento?

Año 1501, costas de Valencia. Kemal Reis, almirante de la armada otomana, captura siete barcos españoles. En uno de ellos encuentra un extraño penacho con plumas y un marinero que asegura haber ido tres veces a unas tierras desconocidas bajo el mando de un tal Colón. En su mano tiene un mapa dibujado por ese hombre.

Más de cuatro siglos después, en 1929, el hijo del Gran Visir de uno de los últimos sultanes, un historiador que estudiaba los archivos del Imperio otomano, encuentra en el Palacio de Topkapi (Estambul) la tercera parte de un mapa dibujado en piel de gacela. El fragmento, que muestra las costas e islas del Nuevo Continente, viene firmado por un almirante turco llamado Piri Reis –Reis significa almirante–, el sobrino de Kemal, con fecha de 1513.

Desde entonces se han formulado muchas teorías sobre este documento, como que incluye una copia de un mapa dibujado por Colón, que es el registro cartográfico más antiguo de las Américas o el más preciso del s. XVI.

Otros más atrevidos aseguran que es demasiado exacto para su época, que incluye tierras que solo se descubrieron siglos más tarde y que, por lo tanto, demuestra la existencia de una civilización muy avanzada que vivió en la Antártida hace 10.000 años. Incluso que prueba la visita de extraterrestres.

Curiosamente la solución a todos estos enigmas la da el propio Piri Reis en su mapa, que tardó tres años en dibujar. Como cualquier científico moderno, el cartógrafo cita todas las fuentes utilizadas junto con numerosas explicaciones. De sus anotaciones se deduce que utilizó unos veinte mapas, el más llamativo de ellos “dibujado por Qulūnbū [Colón]”, en palabras del propio almirante.

“Lo más increíble es la enorme cantidad de nueva información que Piri Reis, que pertenecía a una potencia no exploradora, supo sintetizar al poco tiempo del descubrimiento de América. Es una primera muestra de inteligencia naval”, explica Steven Dutch, experto en cartografía y geología de la Universidad de Wisconsin (EEUU), ya jubilado.

Para Svat Soucek, autor del libro Piri Reis and Turkish mapmaking after Columbus, aunque es un portulano típico de la época, tiene varias características que lo hacen singular: es obra de un turco –los habituales eran mallorquines, italianos o portugueses–; el autor se identifica y cita las fuentes; y, sobre todo, incluye parte de un mapa de Colón.

Esta y otras características hacen del mapa “uno de los más hermosos, interesantes, misteriosos y menos comprendidos de los que han sobrevivido a la era de los descubrimientos”, según Gregory C. McIntosh, autor del libro The Piri Reis Map of 1513.

Tras la batalla en Valencia, Kemal Reis envió al prisionero español con el mapa de Colón a su sobrino. Este, que no era otro que Piri Reis, utilizó los testimonios del esclavo y el documento para dibujar las nuevas islas y costas descubiertas por los españoles en el Caribe.

Un mapa dentro de otro mapa

“Aunque el almirante utilizó cartas más modernas, se negó a abandonar la evidencia del mapa de Colón que tenía”, aclara Soucek al comparar la mayor precisión de las costas de Sudamérica con los numerosos errores del Caribe.

Junto con los nombres dados a las islas, la mejor prueba de que la parte del Caribe se basa en un mapa dibujado por Colón está en Cuba. Colón creía que formaba parte del continente e hizo jurar a su tripulación que lo era, bajo pena de cortarles la lengua. Así aparece en el mapa otomano.

Además, La Española –isla que contiene la República Dominicana y Haití– presenta una extraña forma que se explica al compararla con Cipango, antiguo nombre de Japón. La forma de la isla es muy similar al archipiélago nipón tal y como se dibujaba en tiempos de Marco Polo. Para McIntosh, el carácter terco de Colón le llevó a intentar demostrar que había llegado a las Indias y a negar la evidencia. No obstante, también era conocido por su secretismo, y no se puede descartar que dibujara deliberadamente un mapa con estas características.

Hasta el hallazgo del mapa de Piri Reis, se ignoraba cómo Colón veía sus descubrimientos. “El registro más antiguo de los descubrimientos del Nuevo Mundo –un mapa hecho por Colón sobre 1495– se preserva en el mapa de Piri Reis de 1513”, concluye McIntosh. Resulta curioso que el único registro cartográfico de la hazaña se conservara en una biblioteca de Estambul durante siglos, gracias a la mano de un pirata otomano admirador de Colón.

Pero según Soucek, “ni a Piri Reis ni a su tío les habría gustado la palabra ‘pirata’. Ellos se veían como ghazis, guerreros santos que defendían el Islam y solo atacaban barcos y costas infieles”. Se trataba de corsarios al servicio del Imperio otomano, como lo sería más tarde Francis Drake en Inglaterra.

Para Soucek, caracteres como el de Piri Reis, “curioso, intelectual y práctico, podrían haber salvado al imperio Otomano y al mundo musulmán de caer en un estado de subordinación respecto a Occidente”.

Infravalorado por la república, ensalzado por Atatürk

“Los turcos se equivocaron al infravalorar la amenaza intelectual y económica de ‘infieles’ como los portugueses, en una época en la que Europa temblaba ante el poder otomano”, explica Soucek. “El valor de Piri Reis reside en su curiosidad intelectual y en la capacidad de absorber nuevas culturas y descubrimientos y hacerlos accesibles para sus compatriotas”.

Irónicamente, el trabajo de Piri Reis, donde recomendaba al sultán Solimán el Magnífico expulsar a los portugueses del Mar Rojo, fue su perdición. Solimán le puso al mando de una flota con este objetivo, y el fracaso le costó la cabeza al octogenario almirante en 1554. Las intrigas palaciegas tan habituales en la corte otomana hicieron llegar a oídos del sultán que había huido para salvarse a sí mismo y a los tesoros acumulados durante sus días de pirata, tesoros que a día de hoy continúan en el palacio de Topkapi.

Su ejecución confirma lo infravalorado que este hombre del Renacimiento estuvo en vida. Atatürk, líder del nuevo renacimiento turco, entendió rápidamente su valor y lo ascendió al lugar que merecía como ejemplo, y motivo de orgullo y de respeto. Hoy día Piri Reis y su mapa son un símbolo nacional que aparece en los billetes desde 1980.

¿Demasiado bueno para 1513?

Un análisis detallado revela que ni el mapa es tan exacto, ni es el primero de las Américas, ni muestra tierras que no se conocieran. “La gente quiere creer que existen secretos ocultos esperando ser descubiertos y no se fijan en las maravillas reales”, opina Dutch.

Un aspecto que llama la atención son las tierras que aparecen al sur. ¿Podría ser la Antártida, que no se descubrió hasta siglos después? ¿Acaso los mapas que utilizó Piri Reis como fuente ya sabían de su existencia?

En primer lugar, este misterio no es tal. Mapas anteriores ya dibujan el continente helado, pues desde la Antigüedad se pensaba que la Tierra era simétrica, y si había un Ártico tenía que haber una Antártida, la Terra Australis Incognita de Ptolomeo.

Pero además, el mapa de Piri Reis no muestra el sexto continente. La supuesta Antártida coincide con el sur de Sudamérica, la costa patagónica. Al descubrir que la piel de gacela se terminaba, el almirante –o su escriba– giró la piel 90º y continuó dibujando, una práctica muy habitual en esa época.

Las anotaciones sobre la Patagonia lo confirman: “Este país es árido. Todo está desolado y en ruinas y se dice que hay grandes serpientes […] y también se dice que estas orillas son muy calurosas”. Incompatible con la posibilidad antártica.

Otro posible enigma es la presencia de una cadena montañosa en Sudamérica. Cuando los portugueses dibujaron los mapas que Piri Reis utilizó como fuente, los Andes eran desconocidos.

La respuesta es similar a la del misterio de la Antártida. Ni las montañas que se ven son los Andes –una cadena montañosa que es mucho más larga y se encuentra mucho más al oeste– ni sería el único mapa en mostrarlos.

En el Renacimiento existía la tradición de incluir montañas en el interior de continentes. Desde 1502 al menos cuatro mapas incluyen cordilleras en Sudamérica, quizá por tradición renacentista, o quizá por exagerar los relieves de la costa brasileña.

Por si los buscadores de misterios no tenían suficiente, según las anotaciones, uno de los mapas utilizados como fuente data “de los días de Alejandro Magno”. ¿Cómo es posible que 350 años antes de Cristo ya existiera una cartografía tan avanzada?

Lo cierto es que el almirante cometió un error muy típico en los turcos de entonces: confundir a Ptolomeo I, rey de Egipto y comandante de Alejandro Magno, con Claudio Ptolomeo, astrónomo griego del siglo II. El mapa que utilizó Piri Reis es, por supuesto, obra de este último.

SINC

Sergio Ferrer

Redactor en Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, FECYT.

Los artículos de Sergio Ferrer aparecen en The Cult por cortesía de SINC.

Sitio Web: www.agenciasinc.es/

Social Profiles

LinkedIn

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El mito de Fausto: Johann Faust
    Escrito por
    El mito de Fausto: Johann Faust Dice Carlos García Gual que el de Fausto es un mito moderno muy interesante, pues podemos seguir con bastante facilidad su evolución desde su origen, como un personaje que existió, hasta sus últimas variaciones literarias…
  • Vida perra
    Escrito por
    Vida perra Leyendo el periódico en el parque me he hecho contertulio de una asamblea que podría llamarse la Vida Perra. Una rápida conclusión me ha sugerido corregir el refrán: «Dime qué perro paseas y te diré…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • El problema con la ciencia
    El problema con la ciencia Hace unos días compré, por 25 pesos, un billete de la Lotería Nacional con el que, si le pego al número premiado, podría ganar unos 300 mil pesos. Lo compré no por hábito, sino porque…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El legado de Joy Division
    Escrito por
    El legado de Joy Division Décadas después de la disolución de Joy Division, este legendario grupo volvió a la primera línea de actualidad por varios motivos. En 2007, fallecía Tony Wilson – fundador del sello musical Factory Records, desde el…
  • Los dedos de Liszt
    Escrito por
    Los dedos de Liszt Franz Liszt, aparte de su obra sinfónica, vocal, organística y oratorial, o por encima de ella, según se mire su catálogo, se pasó la vida sentado al piano. Escribió su propia obra pianística pero, además,…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia