Una profecía

Una profecía Imagen superior: Felipe II, 1565. Óleo de Sofonisba Anguissola

Saben, quienes me conocen, que me apasiona Felipe II. Llevo trabajando en él casi dos décadas, casi siempre desde el punto de vista alquímico. Tengo casi todo lo que otros han escrito sobre su reinado y su personalidad, que no es poco. Visito con frecuencia sus lugares favoritos, entre ellos, El Escorial, el gran proyecto de su vida.

Sin embargo, desconocía el (al parecer) verdadero significado de una de las frases que le caracterizan ante el común de los mortales. Porque, seamos sinceros, puede que no hayas oído hablar en tu vida de Felipe II pero, ¿acaso no conoces eso de "en mis dominios no se pone nunca el sol"? Hombre, aunque sólo sea por la canción de los Nikis, la de "El imperio contraataca" (1985), esa que empieza "Hace mucho tiempo que se acabó / pero es que hay cosas que nunca se olvidan / por mucho tiempo que pase /1582, el sol no se ponía en nuestro Imperio / me gusta mucho esa frase…"

Pues bien, hace unos meses que leí la interpretación que del famoso "En mi imperio no se pone nunca el sol" hace el hispanista francés Joseph Pérez en su Histoire de l'Espagne (París, Fayard, 1996). Al parecer, Felipe II no se estaba refiriendo al ilimitado poder que acumulaba en sus manos ni a la extensión de los territorios bajo su mandato, sino que hacía referencia a una tradición cultural, a un juego de alusiones y sobreentendidos borrados por el tiempo y basado en una interpretación emanada del bíblico Libro de Daniel.

Según Pérez, estaríamos ante una versión secularizada de la profecía de Daniel relativa a la sucesión de los poderes mundiales, alzándose y cayendo, desde su tiempo hasta la llegada del Reino de Dios. Así, el imperio del mundo habría pertenecido primero a los asirios, habría pasado luego a los persas, después a los macedonios y, finalmente, a los romanos. Desplazamientos sucesivos que recuerdan la marcha del sol de este a oeste.

Desde principios del siglo XVI, este orden imperial sucesorio habría recaído en España pero, según Felipe II, no saldría nunca de aquí, no seguiría avanzando hacia el oeste como en tiempos pretéritos.

Cuando Felipe II decía que el sol no se ponía nunca en su imperio, no se refería al fenómeno astronómico que hace que amanezca en los antípodas de donde oscurece. En realidad, estaba proclamando lo que, en términos actuales, llamaríamos el fin de la historia, la imposibilidad de que ningún orden diferente suceda al propio.

No soy yo muy dada a esto de las profecías. Más que nada, porque siempre he sido muy limitada a la hora de interpretar acertijos y buscar dobles sentidos: o se me dicen las cosas claritas y sin dobleces, o no me entero de nada. Pero, claro está, no hay que ser un Séneca para ver que esto de la profecía bíblica parece seguir su curso, ¿no? Porque a España le siguió el Imperio Británico y, a éste, el Imperio de los Estados Unidos de Norteamérica. Y, sin necesidad de pensar demasiado, podemos vislumbrar el nuevo sucesor, el Gigante Chino, con lo que la profecía volvería a su origen, al continente asiático donde nació. ¿Habremos cerrado el círculo?

No sé muy bien porqué se me ocurre escribir sobre estas cosas, tan alejadas de mi alquimia, mis quintaesencias, mis alambiques y mis destiladores. Quizás sea porque veo chinos por todas partes, porque oigo a diario eso de que los chinos están acabando con los negocios tradicionales (léase textil o alimentación, entre otros), porque buena parte de lo que consumimos (por no decir todo) es Made in China. Porque hoy mismo, sin ir más lejos, abro el periódico y leo que las grandes firmas internacionales de moda han desterrado el color verde de sus colecciones de primavera-verano o de otoño-invierno porque esa tonalidad no sienta bien a la tez de las potenciales consumidoras orientales… que son más de las que pensamos y con unas cuentas corrientes que quitan el hipo.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Cómo no ser un cenizo
    Escrito por
    Cómo no ser un cenizo En La búsqueda de la felicidad comparé tres textos escritos por Casanova, Lichtenberg y Darwin acerca de la búsqueda de la felicidad. Reconozco que siento una gran afición por los pensadores que se muestran optimistas…
  • Un diagnóstico para Friedrich Nietzsche
    Escrito por
    Un diagnóstico para Friedrich Nietzsche En 1888, las conferencias de Georg Brandes en Copenhague empiezan a poner de moda la obra de un filósofo ignorado, un profesor de filología aficionado a la música que edita sus opúsculos en tiradas ínfimas…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El contrato educativo
    El contrato educativo Es sabido que uno de los problemas de la divulgación científica ‒y de muchas disciplinas jóvenes‒ es que no cuenta con una definición única y universalmente aceptada. Uno de los puntos más debatidos es la…
  • El arte de Andreas Adamek
    Escrito por
    El arte de Andreas Adamek La inspiración tiene mucho que ver con la fuerza de este artista alemán, especializado en idear entornos prodigiosos para el mundo del videojuego. En cierto modo, parece que Adamek no puede consentirse fallar, y busca…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Chris Foss
    Chris Foss El británico Chris Foss fue uno de los nombres más importantes en la ilustración de ciencia ficción durante la década de los setenta. Sus portadas para novelas del género ayudaron a vender incontables ejemplares de…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La música atmosférica de Daniel Lanois
    Escrito por
    La música atmosférica de Daniel Lanois Shine es el álbum que graba en 2003 el compositor Daniel Lanois para el sello Anti-. Nos hallamos ante un trabajo que pasa desapercibido para gran parte del público, quizá porque, en esta ocasión, Lanois…
  • A Mercadante le cae bien Pelayo
    Escrito por
    A Mercadante le cae bien Pelayo Pelagio, tragedia lírica en cuatro actos, fue la última obra escrita por Saverio Mercadante. Sin embargo, fue la penúltima en estrenarse (Roma 1857) ya que Virginia, sobre la conocida historia de esta heroína romana modelo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La incredulidad darwiniana
    La incredulidad darwiniana Según el filósofo Daniel Dennett, la tendencia que tenemos los seres humanos a atribuir intenciones —inteligencia— no sólo a nuestros congéneres, sino a otros seres vivos e incluso a objetos inanimados es una estrategia de…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC