Museo de brujos

Museo de brujos Imagen superior: Victor Brauner, "Naissance de la Matiére" (1940)

Y la historia dice así:

1. Resulta que todos los machirulos surrealistas eran unos fascinados por el esoterismo vario. Leían todo lo que caía en sus manos sobre magia, alquimia, Tarot. Se reunían en sórdidos cafés y elaboraban toda suerte de teorías variopintas. Uno de sus libros de cabecera fue Le Musée des Sorciers, Mages et Alchimistes (París, 1929), de Grillot de Givry, ocultista parisino que había estudiado con los jesuitas y se había interesado, desde muy joven, por la alquimia, llegando a traducir al francés la obra completa de Paracelso.

2. Bien. Resulta que la Rey Bueno tiene un grave problema: es obsesiva compulsiva en el consumo de datos. Es decir: que o me hacía con el libro o me mataba la ignorancia. Vale, pues. Compro el libro. Tras una serie de vicisitudes varias, que me ahorraré relatar, llega el susodicho Museo de los brujos, magos y alquimistas. Edición de Martínez Roca, la clásica editora de libros esotéricos de este país nuestro. Publicada en 1991 (abro paréntesis: pienso, 1991... qué insultantemente joven y bella era en 1991... cierro paréntesis). Observo la portada. Y pienso (es que no puedo parar de pensar, joder): no puede ser ¡no puede ser! ¿Qué es lo que no puede ser, diréis? Pues no puede ser que, de todas las posibles imágenes que se podían elegir para ilustrar el Museo de Givry se eligiera ésa, precisamente ésa. ¿Y cuál es ésa? Pasemos al siguiente punto...

3. Naissance de la Matière (1940), de Víctor Brauner. Brauner, joder, Brauner, el ocultista por excelencia, el surrealista rumano que sabía más de alquimia que todos los Breton, Ernst y Éluard juntos. El nacimiento de la materia, Brauner de mi vida... la quintaesencia, el quinto elemento, la sustancia elaborada a partir de los cuatro elementos clásicos, liberada de toda impureza, portadora de la inmortalidad...

4. Mi vida, ese cúmulo de circunstancias inverosímiles. Mi blog alquímico se llama Quintaessentia. Mi imagen bloguera, desde el inicio de los tiempos, ha sido la quintaesencia de Leonhard Thurneysser. La colección de libros de historia de la ciencia que imaginé y ayudé a crear llevaba ese grabado renacentista en la contraportada. Una imagen que me fascina, de una belleza increíble, símbolo de la unión de contrarios, símbolo del andrógino, imagen de la perfección alquímica por excelencia. La imagen, no cabe duda, en la que se inspiró Brauner para crear su Nacimiento de la materia.

5. Leonhard Thurneysser, erudito suizo, nacido en Basilea, hijo de un joyero, experto alquimista y diestro en el arte de elaborar medicamentos alquímicos. Profundamente influenciado por Paracelso, escribió una obra dedicada a la elaboración de la mítica quintaesencia alquímica, donde se incluye el grabado mencionado. Leonhard Thurneysser, cuyos conocimientos alquímicos le llevaron, directamente, a la corte del archiduque Fernando del Tirol, el primo favorito de Felipe II, mi Felipe. Dos primos que compartían pasión por el coleccionismo y la alquimia. Uno, en su palacio de Ambras; el otro, en su monasterio palacio escurialense. Pero la cosa no queda ahí, no...

6. Fernando del Tirol se enamoró, loca y perdidamente, de Philippine Welser, perteneciente a la familia de los Welser de Augsburgo, los más poderosos mercaderes de la Europa de su tiempo que, junto a los Fugger, financiaron la política imperial de Carlos V y Felipe II. Fernando decidió casarse con Philippine, pese a la negativa expresa de su muy imperial familia. Renunció a los derechos al trono, para sí y para sus hijos. Y se casó. Vaya que si se casó. Se casó con una de las mujeres más increíbles de aquella Europa, y mira que las hubo. Una mujer que, como tantas otras, hacía sus propios experimentos alquímicos. Un mujer que dejó, para la posteridad, su propio recetario terapéutico. Una mujer, Philippine, que contrató los servicios de Thurneysser...

7. Entre los muchos objetos coleccionados por Fernando del Tirol se encuentra el llamado Penacho de Moctezuma. Dicen que fue enviado por Cortés a Carlos V: símbolo de la rendición de un monarca, que hacía entrega de sus atributos al monarca vencedor. A saber si era realmente de Moctezuma, pero así se ha considerado durante siglos. Una muestra impresionante de arte plumaria precolombina, conservada actualmente en Viena y que ha sido reclamada, no pocas veces, por el estado mexicano, su propietario natural.

8. México. En México se cierra este círculo. Porque México acogió a Remedios Varo, mi Emplumada, que vivió uno de sus romances más apasionados con Víctor Brauner. Una relación rota, bruscamente, por la entrada de las tropas nazis en el París de 1940. En uno de los meses de junio más hermosos vividos en París, un mes de junio soleado, brillante, que poco hacía presagiar la tragedia que estaba a punto de desencadenarse. Un mes de junio en el que Remedios tuvo que huir. Huir, por segunda vez en apenas tres años, de una guerra que parecía perseguirla allá donde fuera. Marchó con lo puesto, pero guardó, para siempre, hasta el final de sus días, un cuadro y un puñado de cartas salidos de las manos de Brauner, esas manos que conocían, al detalle, cada centímetro de su cuerpo... "Mi querida Remedios... tu andar es como un vuelo sutil y como el de los pájaros o las mariposas en lo alto del firmamento... tus cabellos son las raíces de las estrellas invisibles... es tu cabellera líquida o más bien una llama líquida que lame el aire que rodea los objetos que yo quiero ser... el color de la fragancia de tu piel está aromatizado por un distante gusto oriental... tu cuerpo en movimiento tiene el sonido del viento suave que se llama céfiro o la ligereza de una cascada pequeña llena de truchas. Recibe, querida Remedios, el humilde homenaje de tu Víctor que se recuesta para contemplar su vida entera..."

Todo esto, pensado en cinco segundos, mientras observaba, alucinada, la portada del museo de brujos... que, en realidad, de lo que habla es de brujas. Así es, queridas gentes, cómo me pierdo en los detalles y no avanzo, no avanzo...

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Greguerías analógicas y digitales
    Escrito por
    Greguerías analógicas y digitales Aunque puede haber parecido lo contrario durante la presentación, yo he admirado y admiro mucho a Ramón Gómez de la Serna, pero hay que admitir que sus libros son de difícil lectura a causa de…
  • Los sombreros de Eduardo Úrculo
    Escrito por
    Los sombreros de Eduardo Úrculo Eduardo Úrculo (1938-2003) es un alto ejemplo de artesanía sin mundo: ha sido un neopicassiano, un abstracto expresionista con rasgos informalistas, un pop que acredita, en su más reciente manera, una síntesis de estéticas como…
  • El universo según Hawking (y Mlodinow)
    Escrito por
    El universo según Hawking (y Mlodinow)  “El universo tiene un diseño, y un libro también”, afirman Stephen Hawking y Leonard Mlodinow (H & M) en los agradecimientos de su nuevo libro The Grand Design (2010, Bantam Books). “Pero a diferencia…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Los derechos del divulgador
    Los derechos del divulgador "Amar es, finalmente, hacer el don de nuestras preferencias a aquellos a quienes preferimos" (Daniel Pennac, Como una novela) El autor francés Daniel Pennac nos ofrece, en su bello libro Como una novela (Norma, 1993) los diez “Derechos imprescriptibles…

Cartelera

Cine clásico

  • Expiación
    Escrito por
    Expiación Me he resistido a escribir de esta película. La historia del cine no se ha puesto de acuerdo sobre ella. Hay quien considera a Esplendor en la hierba un drama mediocre con un puñado de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Marinuzzi, compositor
    Escrito por
    Marinuzzi, compositor El enorme cartel de Arturo Toscanini dejó en un segundo plano a una ilustre compañía de directores italianos, atentos, a la vez, a la herencia de su país como a las propuestas contemporáneas de otras…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Clasificar
    Clasificar El ser humano —y también muchos animales— tiende, de manera natural, a clasificar. Clasifica a sus congéneres en machos y hembras; en jóvenes, adultos y ancianos; en grandes y pequeños, y de muchas otras maneras.…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC