Leonora Carrington y la cultura de las mujeres

"Enfrentábamos nuestra situación de mujeres (junto a Remedios Varo y Alice Rahon) con mucho cabrón trabajo. ¿De qué otra manera lo puedo decir? Era sobre todo el trabajo de no mentirse a una misma para tener un poco de más paz. De no aceptar chistes desagradables sobre las mujeres, de no aceptar los paternalismos ni que te dijeran mejor ocúpate de tejer o de cuidar a tus hijitos. Tampoco que te dieran palmaditas en la cabeza como diciendo '¡Qué bien, mi chula!' Breton tenía una visión tradicionalista de la mujer. Establecía límites a la realidad de seres mucho más ricos, complejos y profundos: las mujeres de carne y hueso. Las veía como musas y yo no estaba de acuerdo”.

El 6 de abril de 1917, nacía Leonora Carrington, una de las mujeres más fascinantes del siglo XX. Pintora y escritora dotada de una especial sensibilidad. Mujer rebelde. Firme creyente en los poderes sobrenaturales. Si es verdad que existen las brujas, Leonora Carrington es su reina natural. Honra y gloria a una de las grandes. Eterna por siempre jamás, bella novia del viento...

LeonoraCarrington01

"Reacia a las entrevistas, se mostraba sin embargo parlanchina cuando se trataba de hablar abiertamente sobre las mujeres, fueran artesanas, prostitutas, antropólogas o personajas mitológicas como Lilith.

Conversar en torno de 'La cultura de las mujeres', como ella le llamaba, era el motor que la animaba.

'No me gustan las entrevistas. Para mí lo importante es que se vea la obra. Y cuando platico con alguien prefiero conocer su parte interna. Siempre me interesa más la persona que tengo enfrente. Yo ya me conozco... Me gusta hablar sólo si veo alguna utilidad. ¡Hablemos de las mujeres! ¿Por qué no han dejado que nos manifestemos? Eso ha sido a lo largo de la historia y en todos los niveles en que una cultura paternalista tiene miedo a que digamos realmente lo que pensamos".

Imposible no caer rendida ante Leonora Carrington. Imposible...

LeonoraCarrington02

"Tratamos de poner las cosas en categorías para que podamos decir 'Ah, bien, ahora sabemos cómo es'... Pero la verdad es que no sabemos cómo es nada. No sabemos cómo es ninguna de estas personas y eso me incluye a mí. Lo que yo hago, lo hago y esa es la manera cómo resulta. No sé cómo explicarlo, como tampoco sé cómo explicar los sueños y las visiones, no los puedo explicar. No creo que nadie pueda. No sé cómo nadie es verdaderamente en su interior. Las personas son tan misteriosas para mí como yo lo soy para mí misma. Todo el mundo es misterioso, y existen tantas cosas de las que no conocemos nada, que es de esperarse vernos constantemente sorprendidos."

(Entrevista a Leonora Carrington realizada por Cynthia MacMullin, 1 de julio de 2000).

LeonoraCarrington04

"(...) ese maravilloso y extraño poder que llevo dentro y que se manifiesta cuando estoy en una armoniosa comunicación con otro ser inspirado como yo (...)" (Leonora Carrington, La trompeta acústica, Londres, 1976)

LeonoraCarrington06

"Desde pequeña ‒escribe‒, y esto creo que les ocurre a muchísimas más personas de las que se cree, tuve experiencias extrañas con todo tipo de fantasmas. Visiones y otras cosas condenadas por la ortodoxia cristiana. Esas experiencias comenzaron cuando tenía uno o dos años. Las he tenido toda mi vida. Quizás fue porque desde pequeños estuvimos en contacto con la mitología celta. Los celtas y los irlandeses son muy dados a tener en cuenta a esos seres a los que llamamos The Gentry, los geniecillos, los gigantes, los fantasmas, los elfos, los gnomos".

LeonoraCarrington07

Leonora Carrington, la última de las surrealistas, la hechicera hechizada, en palabras de Octavio Paz.

"Debo revivir toda esa experiencia porque, haciéndolo, creo que puedo serle útil; igual que creo que me ayudará, en mi viaje más allá de esa frontera, a conservarme lúcida...".

leonora carrington00

Del lunes 23 de agosto al viernes 27 de agosto de 1943, la pintora británica escribió Down below (Memorias de abajo), una relación de marcado carácter autobiográfico, donde relata su pavoroso paseo por el infierno de la locura, vivido apenas tres años atrás.

Convencida de que en la narración de semejante experiencia se encontraba la ayuda necesaria para exorcizar su pasado, se adentró en la descripción minuciosa de unos hechos que comienzan en junio de 1937 y terminan con su reclusión en un hospital psiquiátrico de Santander. Una tremenda historia de locura y amor, la suya propia con Max Ernst, famoso artista de la vanguardia de París.

Una hermosa joven de veinte años, hija rebelde de un adinerado industrial inglés, aspirante a artista, que conoce a un maduro artista. Es un amor a primera vista, un 'amor loco', como lo llamaban los surrealistas, una confusión de almas, mentes y cuerpos que termina con la entrada de las tropas nazis en París y la reclusión de Max, alemán de origen, en un campo de concentración. Leonora, presa de alucinaciones, emprende una huida a España, que acabará con ella en el psiquiátrico de Santander, encerrada por su propio padre, donde es diagnosticada de locura irreversible.

Sometida a todo tipo de vejaciones y tratamientos extremos, consigue salir del infierno de la locura, recuperar la lucidez y llegar hasta Lisboa, donde pide asilo en la embajada de México.

Y es en Lisboa donde vuelve a encontrarse con Max, que había llegado hasta allí gracias a los buenos oficios de su benefactora y nueva amante, la millonaria norteamericana Peggy Guggenheim. Juntos pasan unos intensos días dibujando y leyendo, pero su amor no existe ya. No existe porque Leonora había iniciado, en su infierno particular, el proceso de desconexión, sabedora de que aquella historia la mutilaba como mujer y como artista.

"Max estaba tan loco por Leonora que era incapaz de ocultarlo. Leonora es la única mujer a la que Max amó", cuenta Peggy en sus memorias. Una Peggy a la que Max nunca amó, aunque ella le amase con locura. Una Peggy que asistía, impotente, a la relación especial, única, que seguía existiendo entre Leonora y Max, una relación que nadie pudo compartir.

En el prólogo de su relato autobiográfico, Leonora cuenta que ha empezado a escribir porque quiere conseguir un mayor autoconocimiento. Quiere conocerse lo suficiente como para huir de un conformismo que puede llegar a la destrucción de uno mismo, "... y me permitirá ponerme y quitarme a voluntad la máscara que va a ser un escudo contra la hostilidad del conformismo".

Sin embargo, cinco décadas después, Leonora reconoce que aquellos tres años vividos junto a Max fueron "una especie de época dorada de mi vida". Y, a pesar de haber escrito para conjurar sus demonios particulares, la experiencia vivida había sido lo suficientemente intensa, lo suficientemente traumática, como para renegar de su recuerdo. Así lo cuenta Susan Rubin Suleiman, profesora de literatura comparada en Harvard. A finales de diciembre de 1990, Suleiman se dirige al apartamento de Leonora en Oak Park, Illinois. Se trata de su tercera entrevista con la pintora. La encuentra más sombría que las veces anteriores. En un momento de la charla, con un tono de frustración enorme, Leonora le dice: "No sé porqué estoy tan empeñada en no hablar de aquellos años. Hablando contigo me he dado cuenta de que no he conseguido reconciliarme con aquella época, por eso no deseo hablar de mi pasado". "¿Con qué no te has reconciliado?", le pregunta Susan. Pero Leonora no respondió.

(Susan Rubin Suleiman (1994), "El pájaro superior conoce a la novia del viento", en: Whitney Chadwick e Isabelle de Courtiuron (eds.), Los otros importantes. Creatividad y relaciones íntimas, Madrid, Cátedra, pp. 117-142.)

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Debe ser evitada la voz pasiva
    Escrito por
    Debe ser evitada la voz pasiva Stephen King cita un libro clásico acerca de escribir de un tal William Strunk Jr., que he encontrado en Internet y leeré. El propio Strunk, que era muy rígido, admitía: “Según consta desde antiguo, a…
  • Ingmar Bergman, de memoria
    Escrito por
    Ingmar Bergman, de memoria Es sabido que el relumbrón internacional de Bergman se originó en el Río de la Plata. Más concretamente, en el Uruguay y aún más concretamente por la obra pionera del crítico Homero Alsina Thevenet. Se…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Una mano de Tarot
    Escrito por
    Una mano de Tarot Una mano de Tarot cambió mi vida hace muchos años. Y no por lo que dijeran los arcanos, que ni lo recuerdo. No. Todo cambió a raíz de la conversación posterior que tuve con aquella…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre
    Escrito por
    "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre Fue el toque francés en el tiempo de los Correos Cósmicos [Die Kosmischen Kuriere: así se denominó a artistas como Schulze, Sergius Golowin, Wallenstein, Mythos, Popol Vuh y Walter Wegmüller]. Fue también el contacto entre…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC