La infanta y el mercenario

La infanta y el mercenario Imagen superior: Catalina Micaela, retratada por Sánchez Coello.

Todo estaba preparado para la que había de ser "la boda del siglo", aunque el siglo ya hubiera visto otras bodas célebres, como la del emperador Carlos con su prima Isabel en los Reales Alcázares sevillanos. Pero aquellas eran historias del pasado, que casi nadie recordaba. De ahí que la boda de Catalina Micaela, hija menor de Felipe II, con Carlos Manuel I de Saboya fuese lo más fastuoso que recordaban muchos de los presentes.

Se casaba la hija del amo del mundo, la luz de sus ojos, como gustaba decir a tan poderoso soberano. Y, para celebrar tan magno acontecimiento, se organizó el más colosal de los eventos. Para celebrarlo y, todo hay que decirlo, para magnificar un hecho que, en realidad, no era sino una afrenta a la dignidad de tan alta princesa. Porque Catalina Micaela, segunda hija de Felipe II e Isabel de Valois, era casada con un mercenario. Sí, mercenario de honor, pero mercenario. Porque eso, y no otra cosa, era Carlos Manuel, duque de Saboya, que no acababa de creerse tanta distinción: casar a la hija del más poderoso rey de la Cristiandad.

¡Ah!, pero... si tan poderoso era... ¿Por qué desposaba a su hija querida, la luz de sus ojos, con un simple mercenario? La razón era evidente, para todos los allí presentes, embajadores y dignatarios venidos de toda Europa: Felipe II, el amo del mundo, rey de Castilla y Portugal, señor del oro peruano, la plata mexicana y las especias índicas, necesitaba un camino. ¿Un camino? Sí, un camino fácil y seguro hacia sus tierras centroeuropeas, hacia el Flandes de donde procedía su estirpe, un Flandes rodeado y acosado por hugonotes, calvinistas y protestantes, que ponían en riesgo la pureza de la fe católica. Una fe que, a fuerza de edicto, el propio Felipe había contribuido a llevar hasta los más remotos confines de la tierra. Pero nada parecía suficiente. Ni todo el oro del mundo podía pagar el preservar Europa de la invasión protestante. Y esa fue su perdición. La de Felipe y la de toda la monarquía hispánica. Por mucho camino que se asegurase entre España y Flandes. Un camino que pasaba por las tierras de aquel mercenario de honor, el Saboya, cuya fidelidad no dudaba en asegurar el Prudente con su propia hija. Para eso servían las princesas ibéricas de antaño, por muy niñas de los ojos de sus padres que fuesen: para asegurar pactos entre hombres cargados de avaricia, política y religiosa.

Zaragoza. La capital del Ebro fue la elegida para celebrar tan fastuosa boda, un dieciocho de marzo de 1585. Días y días de celebraciones que culminaron con el banquete nupcial, al final del cual, el todopoderoso Felipe hizo llamar al Guardajoyas Real, quien se aproximó con una gran bandeja de plata americana exquisitamente labrada y llena, a rebosar, con las más bellas perlas procedentes de aquellas lejanas tierras ultramarinas. El monarca tomó la bandeja y se la ofreció a su hija. Una mujer extraordinariamente educada que, con apenas dieciocho años recién cumplidos, observó el presente que le ofrecía su padre. Observó aquellas perlas, con desdén y furia. Como si unas perlas fueran suficientes para comprar su fidelidad. Como si unas perlas acallasen su honor herido. Observó las perlas, eligió tan sólo tres, y le dijo a su padre: "Para una Duquesa, tres perlas son suficientes, más que suficientes". Y partió con su nuevo dueño, aquel mercenario que seguía sin caber en sus ostentosos ropajes, sabiéndose pieza clave en el entramado de la más poderosa monarquía de la Historia, sabiéndose propietario de una de las princesas más bellas e inteligentes de la Cristiandad.

Catalina Micaela (1567-1597), Infanta de España y Duquesa de Saboya.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Izumi Kyōka y el mundo intermedio
    Escrito por
    Izumi Kyōka y el mundo intermedio Izumi Kyōka es un escritor japonés que vivió entre 1873 y 1939. Influyó directamente en Kawabata y fue muy admirado por Yukio Mishima. Kyōka expone en su Tasogare no aji (El gusto o sabor de…
  • Borges: Biblioteca de Babel
    Escrito por
    Borges: Biblioteca de Babel El mundo referencial de Borges es mínimo; su capacidad anecdótica, imperceptible; la ausencia de notas corporales en su literatura la empuja a la aridez del desierto que rodea al anacoreta; su obsesionante recaída en lo…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • En tiempos de Carlos II
    Escrito por
    En tiempos de Carlos II El 1 de noviembre de 1700 moría en Madrid Carlos II, el último de los Austrias. Cuarenta días de agonía ponían fin a la vida de uno de los más desconocidos monarcas de nuestra Historia,…

Cartelera

Cine clásico

  • El rojo sienta bien a las rubias
    Escrito por
    El rojo sienta bien a las rubias Una de las primeras escenas de Crimen perfecto, la hitchcokiana película de 1954, nos presenta a su protagonista, Grace Kelly (que no era todavía, como es obvio, Gracia Patricia de Mónaco) con este vestido rojo…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Led Zeppelin” (1969)
    Escrito por
    “Led Zeppelin” (1969) Led Zeppelin es una de mis bandas favoritas. En el fondo, su momento de mayor creatividad tuvo un lapso de tres años (entre el 69 y el 71) y el resto de su carrera consistió, en…
  • El Riccardo de Di Stefano
    Escrito por
    El Riccardo de Di Stefano Riccardo, de la verdiana Un ballo in maschera (o Gustavo III de Suecia si se elige la versión no censurada de la ópera) es un personaje que se distingue tanto por su elegancia como por…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia