La Historia como vocación

Me transformé en investigadora amateur el día que acabé Historia de dos ciudades, de Charles Dickens. Yo tendría unos diez años y la historia de la Revolución Francesa que sirve de trasfondo a la novela me había subyugado. Pero, por encima de todo, había un aspecto que me tenía tan intrigada como para impulsarme a saber más del tema: ¿qué había sido del Delfín? Sus padres, Luis XVI y María Antonieta, habían perecido en la guillotina pero, ¿qué había sido de su hijo y heredero? Fue esa intriga, ese querer saber, el que me llevó a cruzar las puertas de la Biblioteca Pública de mi barrio, en busca de información.

Aquella biblioteca, de finales de los setenta, no tenía nada que ver con los espacios actuales. Aquella era una biblioteca decimonónica, donde había mucho ocioso leyendo el periódico, mucho estudiante preparando exámenes y un puñado de bibliotecarios huraños poco dispuestos a atender los requerimientos de una mocosa como yo.

Siempre he sido una tímida patológica, pero mi curiosidad podía más que mi timidez, y me acerqué al mostrador, demasiado alto para una niña de diez años. Supongo que habría sido más sencillo preguntar directamente el objeto de mis intrigas, pero un sexto sentido me avisó que ése no era el camino a seguir, así que me limité a decir que buscaba información sobre la Revolución Francesa para un trabajo de curso. El bibliotecario de turno salió del mostrador, me llevó hasta los ficheros (temáticos y alfabéticos), me enseñó a usarlos con un par de frases y allí me dejó. Ese día, sin yo saberlo, me transformé en historiadora profesional.

"Sólo tres libros de cada vez. A devolver en quince días. Piensa si vas a ser capaz de leerlos y, si no, llévate menos"... Ignorante, pensé, aunque me libré muy mucho de decirlo. Quince días... En quince días me había leído todos los libros que tenía mi biblioteca de barrio sobre la Revolución Francesa. Lo sabía todo de asambleas nacionales, constituyentes y legislativas; de convenciones, directorios y consulados; de jacobinos, gorros frigios y escarapelas; de Robespierres, Marats y Dantons y, por supuesto, ya me había enterado de mi principal objetivo, el destino último de ese pequeño delfín, aunque me hubiese costado transformarme en una pequeña erudita revolucionaria con apenas diez años...

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Semblanza de Enrique José Varona
    Escrito por
    Semblanza de Enrique José Varona Enrique José Varona (Camagüey, 13 de abril de 1849 - La Habana, 19 noviembre de 1933) es un filósofo y pedagogo cubano al que no creo que nadie conozca, excepto en las escuelas de filosofía…
  • Arte proustiano
    Escrito por
    Arte proustiano Proust prefería, en su adolescencia, a Meissonier y, en 1892, declaró que lo sustituía por Leonardo y Rembrandt. Un humanista enciclopédico y un pintor del tiempo, capaz de retratarle a un mismo modelo a lo…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Contra el fraude científico
    Contra el fraude científico La ciencia a veces causa desconfianza debido a su poder y al peligro que ese poder mal aplicado puede representar. Pero también puede perder credibilidad debido a los fraudes científicos. Uno de los…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • Big King
    Escrito por
    Big King Todo empezó el día en el que a Carrie White le vino la regla. Aquel primer éxito literario de Stephen King también fue el primer taquillazo cinematográfico basado en una novela suya. En otras palabras,…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

logonegroecologia

Coffy, CC

  • La música de la vida
    Escrito por
    La música de la vida "La inspiración es un visitante que no suele frecuentar a los perezosos" (P. I. Chaikovski) Olivier Messiaen fue un compositor francés del siglo XX (nacido en 1908 y muerto en 1992). De entre los cientos…

etimologia