La clausura

La clausura Imagen superior: "Sesión del Concilio de Trento", por Tiziano.

Primeros días de diciembre de 1563. En Trento, Italia, se celebra la última de las sesiones del Concilio que va a cambiar la estructura de la Iglesia Católica. Un Concilio que lleva dieciocho años de sesiones.

Entre las cuestiones tratadas en esa gélida jornada invernal, se decide la reforma de la órdenes monásticas, imponiéndose la clausura para las comunidades religiosas femeninas.

Sí, la clausura. Porque, hasta diciembre de 1563, las monjas podían entrar y salir libremente de los conventos, ir a visitar a sus familiares y ser visitadas por ellos. Circunstancia que cambiará a partir de 1564, cuando los conventos femeninos se cierran, a cal y canto, y se prohíbe especialmente el acceso de los hombres, pues hay que controlar la castidad y la reputación de las monjas. Unas razones que señalan el nuevo giro que la Iglesia Católica pretendía en la mujer y, más concretamente, en la buena religiosa: obediencia, modestia, discreción, devoción y silencio. Todo ello, en grado sumo.

Las protestas de las monjas, en toda la Europa Occidental, no se hacen esperar. Máxime, porque no se ha permitido su asistencia a una sesión en la que tanto se decidía. Es una decisión tomada única y exclusivamente por hombres. Las monjas no aceptaban el encerramiento porque nunca habían hecho voto de clausura. Pero sus quejas de nada sirvieron: se impuso, como siempre, la fuerza masculina. Y fue así cómo, para mediados del siglo XVII, la clausura en los conventos femeninos era una realidad. Una realidad palmaria.

Que nos hagan creer verdades y usos que no siempre fueron tales supone volver a encerrar a aquellas mujeres, que durante siglos fueron libres. Aceptar la historia tal cual es contada no hace sino perpetuar la visión equivocada y sesgada de una realidad que no siempre es como nos quieren hacer creer.

Y pienso: nunca debemos bajar la guardia ni creer que las libertades conseguidas lo son para siempre. Porque, de un plumazo, vendrá quien nos arrebate aquello que creíamos nuestro. La Historia así nos lo cuenta.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Darwin y su método de trabajo
    Escrito por
    Darwin y su método de trabajo A menudo cito a Darwin en mis clases de guión para recomendar una manera de escribir que creo estupenda: "Parece que hay una especie de fatalidad en mi mente que me induce a empezar expresando…
  • El divino tesoro
    Escrito por
    El divino tesoro Convoco a dos poetas para discurrir velozmente sobre la juventud. Rubén Darío la definió como un divino tesoro; Jean Cocteau como una creencia: todos los jóvenes se creen –nos hemos creído– una raza. A su…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Minsky y la singularidad
    Minsky y la singularidad El 24 de enero de 2016 por la noche falleció, debido a una hemorragia cerebral, Marvin Minsky: sin duda una de las mentes científico–tecnológicas más brillantes de los últimos 100 años. Es triste la poca atención…
  • Mujeres alquimistas
    Escrito por
    Mujeres alquimistas Hay una imagen que aborrezco con toda la fuerza de mi ser. Una imagen alquímica repetida hasta la saciedad, a lo largo de los siglos. Una imagen bautizada como Soror Mystica y que alude a…

Cartelera

Cine clásico

  • Épica para unos ojos verdes
    Escrito por
    Épica para unos ojos verdes No es porque las películas históricas me pongan, ni porque necesite de héroes legendarios, ni siquiera porque encuentre en la lucha algún divertimento. No. Es por esa tristeza oculta, ese aire abandonado, esa marginación sin…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • "Depredador" (1987). Cacería alienígena
    Escrito por
    "Depredador" (1987). Cacería alienígena En 1987 Arnold Schwarzenegger aumentó su creciente fama con un extraño film en el que se mezclaban diversos géneros: la acción bélica, el suspense, la ciencia–ficción y el terror. Tras Conan y Terminator, el musculoso austriaco parecía haber…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC