Fuerzas de luz y de oscuridad

Amanecía, en el piedemonte de la sierra de Gúdar. Amanecía en un viejo convento de carmelitas. Un convento, cuentan, construido por un experto en hierbas medicinales que, dicen, fue boticario de Felipe II. Amanecía en aquella habitación construida en lo que, un día, fue claustro. Me levanté. Olfateé la mañana. Miré, a través de los cristales, las piezas esculpidas del maestro Gonzalvo.

Gonzalvo, verdadero artífice de la belleza de aquel pueblo y nuestro anfitrión, desde el más allá. Volví a la cama. Me senté. Tomé mi IPad y escribí, del tirón, el siguiente texto:

"Patrocinio de ángeles y combate de demonios, del aragonés Francisco Blasco de Lanuza, es un libro de demonología. En realidad, bien podría decirse que es un tratado de estrategia militar. De la misma forma que podríamos describir a su autor como un experto estratega, buen conocedor del terreno, erudito en efectivos y armamento sofisticado. Porque Patrocinio de ángeles y combate de demonios narra el enfrentamiento de los dos ejércitos más poderosos que sobre el mundo han sido: el ejército del bien y el ejército del mal. Dos ejércitos que, en realidad, salieron de una misma matriz. Dos poderosas huestes que, en sus orígenes, eran una sola, sirviendo a un único señor. Pero ocurre, como todo en la vida, que el alumno aventajado siempre sueña con superar al maestro. Y así le pasó a Lucifer, el más bello de todos los ángeles de Dios, comandante en jefe de las tropas celestiales. Una osadía que pagó con el destierro definitivo. Fue, de esta forma, que Lucifer hubo de abandonar el paraíso celestial y buscar cobijo en los tenebrosos y cálidos infiernos. Pero Lucifer no se fue solo. No. Hubo unos cuantos de sus lugartenientes que decidieron permanecer fieles a él. Mientras tanto, el comandante en jefe nombró un nuevo lugarteniente, el poderoso Arcángel San Miguel, que ya no era el más bello, sino la máquina de aniquilar más eficaz. Reunidas las fuerzas, recompuestas las tropas, se inició la más fabulosa batalla que han visto los siglos. La batalla entre el bien y el mal. El combate entre los ángeles celestiales del Arcángel San Miguel y los demonios infernales del poderoso Lucifer. Y en esas seguimos, intentando buscar quienes son las fuerzas de luz y las fuerzas de oscuridad, para saber a qué bando debemos unirnos. O, quizás sería más correcto decir, para decidir qué opción nos seduce más..."

Hay ideas que surgen, sin saber porqué, y pugnan por salir de mi cabeza. Y debo escribirlas. O ejecutarlas. Pero debo hacer algo. Y ya. Porque no admiten réplica. Porque son más poderosas que yo...

Estaba leyendo a Breton, André, las palabras que le dedica a Leonora Carrington, cuando ha sonado el móvil. Era Jorge, para contarme que ha leído el texto que escribí, en Rubielos, en el marco de su conferencia sobre el combate entre el bien y el mal, celebrada hoy en Teruel capital. Jorge que, sin saberlo (o, quizás, sabiéndolo), tanto me ha ayudado en esta etapa creativa en la que me encuentro. Y leía, digo, a Breton. No me gusta Breton. No le profeso el más mínimo aprecio. Pero escribió una frase que, quizás, bien valga volver sobre él. Una frase que dice así:

"Al regreso de uno de esos viajes de los cuales se tienen pocas posibilidades de regresar y que ha relatado en 'En Bas' con una precisión estremecedora, Leonora Carrington ha conservado la nostalgia de las orillas que llegó a abordar y no desespera de alcanzarlas de nuevo, esta vez ilesa y como provista de un permiso para circular en ambos sentidos."

Hace meses, bastantes, yo volví de unos de esos viajes de difícil regreso. Y conozco perfectamente esa nostalgia de la que habla Breton. Esa nostalgia de orillas que, si pisas, debes abandonar con rapidez, so pena de quedarte anclada eternamente a ellas. Pero nostalgia, a fin de cuentas, porque son orillas terriblemente seductoras. Porque nunca escribí mejor que cuando estuve absolutamente loca. Quizás, pienso, esas ideas que me aturullan la cabeza, muy de vez en cuando, luchando por abrirse paso, peleando por salir, son los recuerdos que me quedan de aquel viaje. Quizás, quiero creer, he alcanzado el permiso para circular en ambos sentidos...

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • La ceguera psicológica
    Escrito por
    La ceguera psicológica Al azar rescato una anotación a Darwin que hice en 1999 y que recuperé en 2004. Darwin y la ceguera Al revisar unos textos que escribí en el siglo pasado (que bien suena eso, pero…
  • El ensayista Octavio Paz
    Escrito por
    El ensayista Octavio Paz Se suele atribuir a Michel de Montaigne la invención –en el sentido de hallazgo de lo no buscado– del ensayo. Conviene acercarle una excelente compañía: Pedro Mexía y su sabrosa Silva de varia lección. Montaigne…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Televisión y método científico
    Televisión y método científico La llamada “caja tonta” tiene tan mala (y tan bien ganada) fama que parecería imposible pensar hallar algo decente (por ejemplo, ciencia) en ella. Sin embargo, de vez en cuando ha ofrecido excelentes ejemplos de…
  • Mumia
    Escrito por
    Mumia La historia del Bálsamo de Fierabrás tiene mucho que ver con uno de los medicamentos más famosos de la Europa moderna como es la mumia. Cuentan las crónicas medievales que los cristianos europeos, fascinados por el carácter…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Entrevista a Gojira
    Escrito por
    Entrevista a Gojira Con una salud envidiable, uno de los actores internacionales más reconocidos cumple sesenta años en la profesión. Nos referimos a la internacional estrella nipona Gojira –Godzilla para los occidentales–, quien sigue provocando la admiración de…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • A soplar se ha dicho
    Escrito por
    A soplar se ha dicho Antonio Rosetti se llamaba, en verdad, Anton Rössler. No sabemos bien cuándo nació en Bohemia, aunque se supone que fue por 1750. Tampoco, por qué se hacía pasar por italiano. Le tocó morir en 1792.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • ¿Creación vs. evolución?
    Escrito por
    ¿Creación vs. evolución? Las paredes del Museo de Ciencias Naturales del Colegio de San José de la Salle, en Medellín Colombia están adornados con una interesante serie de murales alusivos. El mural central, basado en gran medida en…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC