De batallas perdidas y outsiders culturales

Hace unas semanas leí una frase que me pareció escrita para mí. Vamos, como si el que la escribió me llevase observando una buena temporada y hubiera resumido lo observado con "esta frase le viene al pelo a esta pobre desgraciada"... Dice así: "¿Qué mejor motivo tiene uno para levantarse, muchas mañanas, que la obligación de salir a luchar, aunque la batalla esté perdida?".

Quien así escribe es Lorenzo Silva y lo pone el boca de su guardia civil favorito, el subteniente Rubén Bevilacqua. He de reconocer que no he leído ni una sola línea de Lorenzo Silva y su serie de novela negra... Yo es que soy de Hércules Poirot y Miss Marple, que le vamos a hacer. Y considero que una vez que te has leído a Agatha Christie de cabo a rabo todo lo demás sobra...

Puse mi entradita de rigor en mi muro feisbukiano y ¡a otra cosa, mariposa! Me habría acabado olvidando de batallas perdidas y demás silogismos de manual barato de autoayuda si no hubiera sido por la matraca que nos llevan dando, toda la semana pasada (1), los miles de culturetas de turno que pueblan nuestra universa patria a cuenta de un libro que, al parecer, resulta fundamental para mi vida y yo sin habérmelo leído: Matar a un ruiseñor, de Harper Lee.

No hay tertulia cultural, suplemento periodístico o blog que se precie de cool y sofisticado donde no aparezca la dichosa historieta de marras: que si el único libro que escribió esta escritora, amiga íntima de Truman Capote, icono cultural de la sociedad estadounidense durante cuatro décadas, que si imaginario colectivo, que si retrato de la sociedad de nuestro tiempo, que si...

Quienes disertan horas sobre la materia son los mismos que sienten fascinación por El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger, siguen con devoción las entregas sucesivas de Juego de Tronos y recitan frases enteras de El ala oeste de la Casa Blanca. Todo ello, a la vez que desprecian la cultura americana y el american way of life... y, mientras, yo tengo la sensación de estar perdiéndome algo trascendental para mi vida, habida cuenta de la repercusión que tiene todo esto en los medios audiovisuales.

He de reconocer que no sabía nada de la, al parecer, muy popular Harper Lee, no me he leído a Salinger y no sigo ninguna serie de culto. Porque, de haber leído a esta otrora jovencita asustadiza de la Norteamérica profunda y segregacionista, habría identificado a la primera su influencia en la frase que tanto me gustó de Lorenzo Silva, toda vez que es Atticus Finch, el abogado protagonista de Matar a un ruiseñor, quien dice aquello de "Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence".

Resumiendo: ¡qué lastima ser una outsider cultural!

(1) Este artículo fue escrito el 9 de febrero de 2015.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • La fama póstuma de Lichtenberg y la aviación
    Escrito por
    La fama póstuma de Lichtenberg y la aviación Además de las buenas ideas que ofrece en sus aforismos, Georg Christoph Lichtenberg era célebre por su capacidad predictiva, especialmente en el terreno de la psicología, pero ahora citaré un aforismo asombroso y certero: “¡Cómo se…
  • Leer a los clásicos
    Escrito por
    Leer a los clásicos Apunto unas sabrosas reflexiones de Italo Calvino, tomadas de una publicación de Tusquets (Por qué leer a los clásicos). De jóvenes, todo nos ocurre por primera vez, hasta el encuentro con los clásicos. Por eso,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Es posible una tauromaquia incruenta?
    Escrito por
    ¿Es posible una tauromaquia incruenta? Cuando el torero e intelectual Ignacio Sánchez Mejías murió a causa de una cornada el 13 de agosto de 1934, varios de sus amigos de la Generación del 27 ‒Miguel Hernández, Rafael Alberti y Federico…
  • Descifrando a Aaron Horkey
    Escrito por
    Descifrando a Aaron Horkey Disfrutar del arte del diseñador Aaron Horkey es como dejarse arrastrar por la nostalgia. Horkey apura la modernidad, desde luego, pero sin renunciar por ello a una tradición que se remonta a los grabados del…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El verismo agresivo de Giordano
    Escrito por
    El verismo agresivo de Giordano Como no hay tenor que deje pasar por alto (si sus medios se lo permiten y, a veces, sin esta posibilidad) el cantar Andrea Chénier, ni ninguna soprano-actriz, auténtica o pretendida, pierde por su parte…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC