María Borrico... por las calles de La Isla

Su nombre no tiene el eco romántico de otros. Por eso, a veces, parece escondido y presa del olvido. Sin embargo, algunos de sus logros pueden oírse todavía en las gargantas de los artistas. Cantaora y cañaílla, María Borrico es, también, María Fernández Fernández, nacida en San Fernando en 1830, hermana del Viejo de la Isla y tía, por tanto, de Agustín Fernández Bernal, de quien parte la familia cantaora de los Melu de Cádiz.

María formaba parte de una extensísima familia (eran trece hermanos) de los que cantaban varios, incluido el más sobresaliente, Pedro Fernández, el Viejo de la Isla. Había nacido en la calle de San Miguel y su partida de bautismo la refleja Salvador Aléu Zuazo en su importante libro biográfico Flamencos de la Isla en el recuerdo, en el que menciona, además, que fue bautizada en la Iglesia Mayor de San Pedro y San Pablo, en pleno centro de la ciudad, en la calle Real.

Las aportaciones musicales de María Borrico y de su hermano, se inscriben en el universo de las seguiriyas, cantes que, en la zona de Cádiz y los Puertos experimentaron bien pronto una evolución rápida desde los cantes sin guitarra, desarrollándose en múltiples variantes. La principal creación de María es la seguiriya de cambio, llamada por ello “cambio de María Borrico” que Silverio Franconetti, gran admirador de María, añadía a la liviana y la serrana. Se trata de un cante potente y profundo, acorde con las características vocales de la cantaora, de la que ha pasado a la historia su fuerza y sus cualidades.

Por su parte, su hermano Pedro, el Viejo de la Isla, es considerado el creador de la seguiriya corta de la Isla, un cante que evidencia la forma particular de hacer el flamenco de la escuela gaditana.

El tiempo en el que María Borrico vivió, los años centrales del siglo XIX, suponen un período de sobresaltos para la historia de España y, mucho más, para la del enclave en el que nació y vivió. Tras los años de la guerra de la independencia y de la proclamación de la Constitución Liberal, los cambios de signo en los gobiernos de Fernando VII y los diversos avatares derivados de las guerras coloniales americanas, suponen un elemento discordante en la vida diaria de los ciudadanos. También lo son, por otro lado, los pronunciamientos, las revoluciones y los problemas derivados de la oligarquía y el caciquismo, elementos centrales del campo andaluz en esos momentos.

La ciudad de La Isla, ya independiente de la tutela de Cádiz y con el título de ciudad concedido por el rey Fernando VII, a quien debe su nombre, forma parte de ese núcleo liberal que contempla movimientos políticos y sociales de todo signo. En el ambiente flamenco, María Borrico tuvo ocasión de alternar con artistas importantes, el más destacado Silverio Franconetti, ya vuelto de su aventura americana y empresario de cafés cantantes afincado en Sevilla.

Queda reflejado en las crónicas que, antes de iniciar su aventura empresarial, pasó Silverio por Cádiz, a cuyo puerto arribó al volver de las Indias Occidentales, donde fue coronado por el grupo de artistas locales como “rey de los cantadores”. También es cierto que Silverio con el ansía de saber que le caracterizaba, escuchó con suma atención los cantes que en los cafés, colmaos y otros locales de Cádiz y la Isla se prodigaba, siendo desde entonces destacado admirador de María Borrico, a la que contrató para que actuara en su café de Sevilla.

María Borrico forma parte de ese grupo de artistas que han pasado a la historia de flamenco asociadas a un solo cante, como le ocurre, por ejemplo, a Mercé la Serneta o a La Trini. Como todos los artistas de La Isla llevan sobre sí el peso de Camarón, nombre que ha eclipsado al de otros artistas de la zona. Sin embargo, el paso de los años no ha conseguido borrar su legado y su creación sigue todavía en la memoria oral de los aficionados y los cantaores:

Dice mi compañera

Que no la quiero

Cuando la miro, la miro a la cara

Yo el sentío pierdo.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • El teleordenador
    Escrito por
    El teleordenador “El desarrollo de los ordenadores personales ocurre tan deprisa que la futura televisión de arquitectura abierta es el ordenador, y no hay vuelta de hoja. El aparato receptor será como una tarjeta de crédito que…
  • Ciencia y felicidad
    Ciencia y felicidad En la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, de 1776, cuyo borrador original al parecer fue escrito por Thomas Jefferson, se menciona entre los derechos inalienables de todo ser humano “la vida,…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Para comprobar la evolución
    Para comprobar la evolución Una de las principales objeciones de quienes rechazan la teoría de la evolución por selección natural –normalmente por razones religiosas– es que hay estructuras biológicas que “no pudieron haber evolucionado” por una serie de pasos…
  • Bruja
    Escrito por
    Bruja Yo digo que soy historiadora aunque, en realidad, creo que mi vocación frustrada es la de socióloga, porque me fascina no tanto el hecho histórico en sí cuanto el comportamiento de las personas ante los…

Cartelera

Cine clásico

  • Regentado
    Escrito por
    Regentado Nunca fui admirador de La Regenta de Clarín, nick de Leopoldo Alas. Será porque la leí cuando era muy joven. O porque me pareció –ahí va la primera boutade– una mala copia de Madame Bovary,…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…
  • Beverly Sills ante Pavarotti
    Escrito por
    Beverly Sills ante Pavarotti Beverly Sills, la gran soprano norteamericana fallecida en 2007, hizo de la Lucia donizettiana uno de sus caballos de batalla, dotando al personaje de ese difícil equilibrio entre canto y expresión. Magnífica sucesora de las…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1