Lunes, 19 Agosto 2013 20:29

Nicolás Delgado: "Conocer a Steven Spielberg fue uno de esos momentos increíbles con los que uno sueña de pequeño"

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Dentro de la nueva generación de cineastas españoles que se abren camino en Hollywood, Nicolás Delgado es el que más se aproxima al universo emocional de creadores como Robert Zemeckis o Steven Spielberg. Tras dirigir The Macabre World of Lavender Williams, este joven realizador continúa poniendo las bases de su porvenir en la Meca de los Sueños, y lo hace de la mejor manera posible: con pasión y talento.

¿Cuáles son tus principales referencias estilísticas y visuales?

Yo me crié principalmente con el cine de Steven Spielberg, de George Lucas y de Disney. El cine de los 80 ha tenido un efecto muy importante en mi vida, y en este sentido, tengo que añadir otros directores como Robert Zemeckis y el trabajo de Jim Henson. Ya de adolescente, añadiría el trabajo de directores como James Cameron y Peter Jackson. Me gusta el cine comercial con personalidad, como el de esos directores.

¿Qué consejo le darías a otra persona que quisiera seguir el mismo camino que has emprendido tú?

Que trabaje muy duramente que no se queje y que se prepare para muchos obstáculos. También que sea muy prolífico, y si quiere ser director que haga un montón de cortos, y si quiere ser guionista que escriba sin parar. Es muy importante en esta profesión la ética de trabajo y no rendirse ante las dificultades, porque muchas veces hay que saber ver los obstáculos como oportunidades y como una manera de crecer y de mejorar. Y lo más difícil, hace falta creer en uno mismo.

Estudiaste Filología Inglesa, y sin embargo, por aquellas fechas ya eras cortometrajista. ¿Lo de estudiar esa carrera tiene relación con tu deseo de abrirte un camino internacional?

Sí, quería aprender inglés bien para poder escribir guiones en esa lengua y porque el inglés es el lenguaje del cine. Sabiendo inglés y español bien, uno puede abrirse camino en muchos mercados.

Además, de la misma manera que se aprende a hacer cine viendo cine, es cierto que se aprende a escribir leyendo. Me ha influido estética y dramáticamente el haber leído a Shakespeare, a Joyce y a Joseph Conrad, un escritor al que admiro mucho porque Conrad era polaco, y sin embargo es uno de los escritores más grandes de literatura inglesa, siendo un lenguaje que aprendió de mayor. Siempre sido un ejemplo a seguir en el sentido de que uno puede aprender un lenguaje lo suficientemente bien para escribirlo como si fuera nativo.

Tu salto a Estados Unidos se produce a raíz de un concurso de Universal Networks Spain, en el que tu guión resulta finalista. Te invitan a San Sebastián, y allí entras en contacto con Luis García Berlanga. Cuéntame cómo fue tu relación con él y cómo te ayudó a entrar en las pruebas de selección de la USC School of Cinema-TV.

Cuando me llevaron al festival de San Sebastián, me pusieron en primera clase. ¡Era la primera vez que había volado en primera clase! Ahí estaba Luis Berlanga, y nada, fui a decirle lo mucho que le admiraba y a mostrarle mi respeto. El hombre, muy majo, me invitó a sentarme su lado y estuvimos hablando durante el resto del vuelo. Al enterarse de mis planes de hacer las pruebas de acceso para la USC, él me dijo que le conocían mucho ahí, y que me iba a hacer una carta de recomendación. Supongo que tendría su efecto.

Me imagino que ese proceso de selección fue una etapa de emociones muy intensas...

Sí, de hecho, la primera vez que hice las pruebas no me admitieron. No obstante, recuerdo que cuando recibí la carta de rechazo, no me afectó demasiado. Cuando me preguntó un amigo cómo me veía en 10 años, le dije que dirigiendo películas en Hollywood. Volví a intentarlo el año siguiente, y esta vez me admitieron... Bueno, la verdad es que fue como si hubiera ganado la lotería, porque miles y miles de personas quieren acceder, y sólo admiten a 50 por semestre, así que cuando recibí la carta de admisión, fue uno de los días más felices de mi vida.

¿Por qué la USC?

Cuando tenía 10 años, mi padre me habló de una escuela en la que estaban involucrados Steven Spielberg y George Lucas, y me dijo que ese sería un lugar perfecto para mí. Desde entonces me quedé con la canción, y al final, cuando termine filología inglesa hice las pruebas de acceso.

Háblanos de cómo surgió el proyecto de The Macabre World of Lavender Williams, y sobre todo, explícanos cómo un español acaba realizando un proyecto apadrinado por Robert Zemeckis, e interpretado por John Lithgow, Cristopher Lloyd y Rex Linn.

Surgió en una clase de guión en la USC. Aunque debo remontarme a un momento anterior. Una amiga mía me estaba contando una vez que, cuando era pequeña, le gustaba imaginarse las diferentes maneras en las que sus padres podrían morir: en un incendio, en un accidente de tráfico, etcétera, y me pareció interesante el personaje de una niña pequeña macabra. Luego, en clase de guión tenía que elegir un proyecto, y recordé este personaje. Aunque la historia luego no tiene mucho que ver con esa premisa, excepto en el hecho de que se trata de una niña pequeña con una gran imaginación, sí que fue esa la génesis del proyecto.

Zemeckis se interesó por el proyecto. Le gustó el guión y decidió apadrinarme, y si el día en que me admitieron en la escuela fue el más feliz de mi vida, quizá este fue el segundo. Porque Bob es uno de mis directores favoritos, obviamente uno de mis héroes, y sus películas se me han influido mucho.

A partir de ahí, fue como una especie de bola de nieve que fue creciendo, y una vez que empieza un proyecto a tener buenas vibraciones, la gente lo nota y se apunta. Además yo siempre creído y creo que cuando hay proyecto bueno y pasión vas a "contahiar" a otras personas de ese entusiasmo y te van ayudar. En mi caso, tuve la suerte de atraer a gente a la que admiro muchísimo como Christopher Lloyd y John Lithgow.

En cuanto a que sea español, lo bueno de Estados Unidos es que no hacen discriminación. Si les gusta lo que haces, no importa que seas europeo, asiático o de Marte.

¿Siempre tuviste claro que lo tuyo es el cine?

Desde que tenía cinco años y vi Superman, la película de Christopher Reeve en la tele. No he querido hacer otra cosa que contar historias desde entonces. ¡Pregúntale a mis padres! (risas)

Steven Spielberg, George Lucas, James Cameron, Peter Jackson... Muchos de tus referentes personales trabajan en donde ahora estás. ¿Has tenido oportunidad de encontrarte con ellos en alguna oportunidad?

Sí, a Lucas y a Spielberg. Conocer a Steven Spielberg, especialmente, fue otro de esos momentos increíbles con los que uno sueña de pequeño. Le conocí en la escuela. Me hice pasar por periodista de la universidad para poder entrevistarle, y después de la entrevista, le dije que era estudiante de cine y que mi sueño era dirigir películas para DreamWorks un día, y Spielberg, muy majo, me señaló y me dijo: "Lo harás". Y parece una tontería, pero me dio un chute de energía y entusiasmo alucinante.

¿Qué proyectos tienes ahora en curso?

Estoy preparando la versión largometraje de Lavender, que se llama Spooked! Acabo de terminar el guión. Ahora estamos diseñando personajes y decorados, y haciendo storyboards. También estoy buscando financiación para un proyecto llamado Dragons For Dummies que es una película de fantasía muy ochentera, al estilo Amblin. Asimismo voy a rodar un teaser de una película de ciencia ficción que se llama Webcam. Estos son mis proyectos más inmediatos. También puede que dirija una película de terror este año. Ya veremos.

Imagínate, por un momento, que tuvieras la posibilidad de promover medidas en el ámbito del cine español. A la luz de tu experiencia en Estados Unidos, ¿qué cosas crees que se podrían hacer para favorecer a nuestra casi inexistente industria.

Bueno, es muy fácil ver los toros desde la barrera y criticar y proponer soluciones porque la realidad es más complicada de lo que parece. Pero si estuviera en mis manos hacer cosas, yo mantendría las subvenciones, pero solamente para directores noveles y se las quitaría a los directores consagrados que ya tienen su público y que no deberían necesitar más ayuda.

También intentaría promover un cine de calidad pero comercial, que interese a la gente, porque esa es la única manera de recuperar el dinero de las subvenciones. Por cierto, yo no las llamaría subvenciones sino inversiones. Es decir, que se tienen que devolver con los ingresos de taquilla, como aquí ocurre con los estudios y con los inversores de películas independientes: antes de compartir la recaudación con los productores y la gente que ha hecho la película, lo primero que se hace, como es lógico, es devolver el dinero que han puesto ellos en la producción.

Películas como Lo imposible, El laberinto del fauno y Celda 211 demuestran que se puede hacer un cine impresionante en España, y que sea muy comercial y artísticamente impresionante. Y sin complejos.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Visto 5087 veces
Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • La cicatriz de Ulises y el flashback homérico
    Escrito por
    La cicatriz de Ulises y el flashback homérico En su ya clásico Mímesis, la representación de la realidad en la cultura occidental, Erich Auerbach hace una interesante comparación entre la forma narrativa empleada por Homero y la de los autores bíblicos. Son dos maneras muy diferentes,…
  • América en la torre de Babel
    Escrito por
    América en la torre de Babel Babel es palabra que en hebreo significa confusión y en babilonio (bab–ili), casa de Dios. 1 Al llegar a Mesoamérica, los españoles se encontraron con unas pirámides que parecían egipcias y con una leyenda maya…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Julio Caro Baroja y las logomaquias
    Escrito por
    Julio Caro Baroja y las logomaquias Logomaquia: discusión en que se atiende a las palabras y no al fondo del asunto. Julio Caro Baroja es uno de mis historiadores favoritos. Sobrino de Pío Baroja, fue antropólogo, historiador, lingüista y folclorista. Considerado…

Cartelera

Cine clásico

  • Kim Novak, la venus rubia
    Escrito por
    Kim Novak, la venus rubia «Hitchcock era dictatorial, pero en el fondo era un hombre dulce y encantador. Simplemente no sabía cómo relacionarse con los actores como personas. Te ponía en sus tramas, pero todo era como un juego de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC