Sábado, 01 Marzo 2014 23:18

Marián del Egido, coordinadora del Proyecto Científico de Altamira: “Los científicos han minimizado su tiempo en la cueva de Altamira para ofrecérselo a la sociedad” Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La reapertura de la cueva de Altamira (Cantabria), tras doce años cerrada al público, no está exenta de polémica. Estudios científicos previos desaconsejaban esta opción; sin embargo, el patronato que custodia las pinturas rupestres quiere compartir este patrimonio cultural con la sociedad. Marián del Egido, nueva directora del Museo Nacional de Ciencia y tecnología (MUNCYT), ha sido la coordinadora del proyecto que desde el 26 de febrero permite la entrada de cinco personas a la cueva cada semana hasta el mes de agosto.

¿Cómo surgió la idea de reabrir la cueva de Altamira?

Fue consecuencia de un mandato del Patronato de Altamira en agosto de 2012. No es una iniciativa en el marco de una investigación científica. Se sale de este foco específico para abrir la conservación del patrimonio cultural a un ámbito más social y más moderno.

¿Cuál fue el papel que tuvieron los conservadores en el plan para hacer posible las visitas?

Los conservadores del patrimonio cultural tenemos la responsabilidad de conservar, pero también de proveer a la sociedad de la capacidad de disfrutar de este patrimonio que es de todos. Teníamos la misión de hacer posible este difícil equilibrio.

¿Cómo se consigue ese equilibrio sin dañar las pinturas?

De lo que se trata es que no seamos solamente los investigadores los que podamos acceder. Vamos a reducir todo lo posible el impacto que producen las personas en las cuevas, minimizando el tiempo de los investigadores. Ese tiempo se lo ofrecemos a la sociedad. Altamira forma parte de nosotros. Es nuestro patrimonio, nuestra cultura. Sabemos que mucha gente no puede disfrutar de la cueva, por eso estamos testando un sistema transparente, aleatorio y social, que permite que solo cinco personas a la semana entren y lo vean. Esas semanas los investigadores no entramos, así que no se aumenta la carga de la cueva porque entre otra gente.

¿Han tenido en cuenta los estudios científicos que las desaconsejan?

En el pasado ha habido muchos investigadores que han contribuido al seguimiento y diagnóstico del estado de conservación de la cueva de Altamira. Empezaron en los años 70, y especialmente en los 80, cuando la Universidad de Cantabria hizo un magnífico trabajo liderado por el profesor Eugenio Villar; y después, a partir de los 90 y primera década del 2000,  se ha continuado con el trabajo del grupo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, dirigidos por los investigadores Sergio Sánchez y Cesáreo Sáez. Todos ellos han proveído información científica que permite el seguimiento y una adecuada evaluación del estado de conservación. Tenemos todos estos estudios científicos como libros de cabecera.

¿Están implicados estos investigadores en el proyecto?

En particular a Sergio Sánchez y Cesáreo Sáez se les invitó a continuar en este programa. Por razones diversas no pudieron, pero se tienen muy presente sus enfoques y sus conclusiones.

¿Cómo se protege a la cueva de las visitas?

Los niveles de protección de la cueva frente a las personas, los trajes que se tienen que poner, así como el sistema de iluminación portátil, todo está ideado para que no se excedan los umbrales en las condiciones físico-químicas y biológicas.

¿Por qué cinco personas a la semana?

En este momento estamos intentando evaluar si una visita experimental, puntual y muy controlada es compatible con una adecuada conservación de la cueva y cuál es el efecto. Para determinar el número de visitas hemos tenido en cuenta tanto los estudios de los que hablaba anteriormente como las mediciones que hemos hecho nosotros desde el año 2002. En función de todos los resultados, se ha estimado que sean cinco y que dentro de la cueva estén 37 minutos, y solo 8 específicamente en la zona de los techos policromos, que es quizá una de las zonas más delicadas.

Me imagino que todos los miembros de este proyecto han entrado en la cueva. ¿Tienen las mismas limitaciones de tiempo?

Los tiempos y formas de trabajo en la cueva estás muy controlados. Entramos con un mono de protección, hemos establecido un tiempo limitado y, como además los sensores están midiendo parámetros físicos y químicos, así como medidas biológicas de evolución de poblaciones, tenemos un límite máximo que nunca sobrepasamos. Hay ciertos días en los que no entramos.

A partir de agosto, cuando pase esta fase experimental, ¿qué está programado hacer?

Tendremos que ver los resultados del impacto que se ha producido, pero cada dos meses el equipo investigador se reúne. Si en el próximo encuentro vemos que en algunos de los parámetros no existe una buena recuperación de la cueva, habrá que modificar las condiciones de la visita. En cualquier caso, todos los resultados se entregarán en agosto de 2014 al patronato que es el que decide si las visitas continúan o no, y cómo hacerlo.

Imagen superior: Marián del Egido, coordinadora del Proyecto Científico de Altamira y directora del Museo Nacional de Ciencia y tecnología. / SINC.

 

Visto 3010 veces Modificado por última vez en Domingo, 02 Marzo 2014 14:07
Eva Rodríguez

Periodista y redactora del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) especializada en información sobre ciencias naturales y sociales.

Los artículos de Eva Rodríguez aparecen en The Cult por cortesía de SINC.

www.agenciasinc.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Los cortes de la navaja de Occam
    Escrito por
    Los cortes de la navaja de Occam La navaja de Occam es una de esas imágenes filosóficas que se usan una y otra vez para resolver disputas teóricas. Creo que casi siempre se emplea mal, y más desde que se ha convertido…
  • Daguerrotipos
    Escrito por
    Daguerrotipos El 7 de enero, de 1839, François Arago presentaba el daguerrotipo como una novedad ante la Academia de Ciencias de París. España se agregó precozmente al invento, pues el primer ensayo se hizo el 10…
  • ¿Existe el amor verdadero?
    ¿Existe el amor verdadero? El topillo de las praderas (Microtus ochrogaster) es un roedor norteamericano con tendencias monógamas. Cuando un macho conoce a una hembra, y proceden a ejecutar su ritual de emparejamiento, a estos topillos les…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Lo natural y lo artificial
    Lo natural y lo artificial La semana pasada hablábamos de lo tramposo que resulta definir como “natural” a un tipo de familia que es resultado de una construcción comunitaria en respuesta a ciertas necesidades sociales. Cuando la situación cambia, es…
  • Narrativa protestante
    Escrito por
    Narrativa protestante Hay una diferencia básica entre un protestante y un católico: para el primero, todo está predeterminado; el segundo, por contra, goza de libre albedrío, puede decidir, en cada momento, qué camino seguir. La libre decisión…

Cartelera

Cine clásico

  • El pretendiente
    Escrito por
    El pretendiente Esa mirada melancólica, esos ojos grandes y tristes, esa sonrisa desvaída, esa timidez que se resuelve en silencio, esos movimientos gráciles como si pisaras un salón de baile, esas manos tibias que apenas se cambian…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Celuloide de ocho patas
    Escrito por
    Celuloide de ocho patas En esta sofisticada época de terrorismos digitales y peligros electrónicos, lo cierto es que todavía existe gente que se subiría un camión de Al Qaeda si en el suelo hubiese una tarántula. La aracnofobia, como…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El cuarto Turco de Pésaro
    Escrito por
    El cuarto Turco de Pésaro El verano de 1983 fue la primera ocasión en que el Festival Rossini de Pésaro –el abreviado ROS iniciado tres años atrás con La gazza ladra– consideró la ópera número trece del compositor local, es…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • ...Y los animales empezaron a bailar
    Escrito por
    ...Y los animales empezaron a bailar Comienza la temporada de festivales de verano y cientos de personas se moverán al ritmo de sus grupos favoritos. Pero no solo los humanos son capaces de danzar al compás de la música. Algunas aves,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC