Sábado, 01 Marzo 2014 23:18

Marián del Egido, coordinadora del Proyecto Científico de Altamira: “Los científicos han minimizado su tiempo en la cueva de Altamira para ofrecérselo a la sociedad” Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La reapertura de la cueva de Altamira (Cantabria), tras doce años cerrada al público, no está exenta de polémica. Estudios científicos previos desaconsejaban esta opción; sin embargo, el patronato que custodia las pinturas rupestres quiere compartir este patrimonio cultural con la sociedad. Marián del Egido, nueva directora del Museo Nacional de Ciencia y tecnología (MUNCYT), ha sido la coordinadora del proyecto que desde el 26 de febrero permite la entrada de cinco personas a la cueva cada semana hasta el mes de agosto.

¿Cómo surgió la idea de reabrir la cueva de Altamira?

Fue consecuencia de un mandato del Patronato de Altamira en agosto de 2012. No es una iniciativa en el marco de una investigación científica. Se sale de este foco específico para abrir la conservación del patrimonio cultural a un ámbito más social y más moderno.

¿Cuál fue el papel que tuvieron los conservadores en el plan para hacer posible las visitas?

Los conservadores del patrimonio cultural tenemos la responsabilidad de conservar, pero también de proveer a la sociedad de la capacidad de disfrutar de este patrimonio que es de todos. Teníamos la misión de hacer posible este difícil equilibrio.

¿Cómo se consigue ese equilibrio sin dañar las pinturas?

De lo que se trata es que no seamos solamente los investigadores los que podamos acceder. Vamos a reducir todo lo posible el impacto que producen las personas en las cuevas, minimizando el tiempo de los investigadores. Ese tiempo se lo ofrecemos a la sociedad. Altamira forma parte de nosotros. Es nuestro patrimonio, nuestra cultura. Sabemos que mucha gente no puede disfrutar de la cueva, por eso estamos testando un sistema transparente, aleatorio y social, que permite que solo cinco personas a la semana entren y lo vean. Esas semanas los investigadores no entramos, así que no se aumenta la carga de la cueva porque entre otra gente.

¿Han tenido en cuenta los estudios científicos que las desaconsejan?

En el pasado ha habido muchos investigadores que han contribuido al seguimiento y diagnóstico del estado de conservación de la cueva de Altamira. Empezaron en los años 70, y especialmente en los 80, cuando la Universidad de Cantabria hizo un magnífico trabajo liderado por el profesor Eugenio Villar; y después, a partir de los 90 y primera década del 2000,  se ha continuado con el trabajo del grupo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, dirigidos por los investigadores Sergio Sánchez y Cesáreo Sáez. Todos ellos han proveído información científica que permite el seguimiento y una adecuada evaluación del estado de conservación. Tenemos todos estos estudios científicos como libros de cabecera.

¿Están implicados estos investigadores en el proyecto?

En particular a Sergio Sánchez y Cesáreo Sáez se les invitó a continuar en este programa. Por razones diversas no pudieron, pero se tienen muy presente sus enfoques y sus conclusiones.

¿Cómo se protege a la cueva de las visitas?

Los niveles de protección de la cueva frente a las personas, los trajes que se tienen que poner, así como el sistema de iluminación portátil, todo está ideado para que no se excedan los umbrales en las condiciones físico-químicas y biológicas.

¿Por qué cinco personas a la semana?

En este momento estamos intentando evaluar si una visita experimental, puntual y muy controlada es compatible con una adecuada conservación de la cueva y cuál es el efecto. Para determinar el número de visitas hemos tenido en cuenta tanto los estudios de los que hablaba anteriormente como las mediciones que hemos hecho nosotros desde el año 2002. En función de todos los resultados, se ha estimado que sean cinco y que dentro de la cueva estén 37 minutos, y solo 8 específicamente en la zona de los techos policromos, que es quizá una de las zonas más delicadas.

Me imagino que todos los miembros de este proyecto han entrado en la cueva. ¿Tienen las mismas limitaciones de tiempo?

Los tiempos y formas de trabajo en la cueva estás muy controlados. Entramos con un mono de protección, hemos establecido un tiempo limitado y, como además los sensores están midiendo parámetros físicos y químicos, así como medidas biológicas de evolución de poblaciones, tenemos un límite máximo que nunca sobrepasamos. Hay ciertos días en los que no entramos.

A partir de agosto, cuando pase esta fase experimental, ¿qué está programado hacer?

Tendremos que ver los resultados del impacto que se ha producido, pero cada dos meses el equipo investigador se reúne. Si en el próximo encuentro vemos que en algunos de los parámetros no existe una buena recuperación de la cueva, habrá que modificar las condiciones de la visita. En cualquier caso, todos los resultados se entregarán en agosto de 2014 al patronato que es el que decide si las visitas continúan o no, y cómo hacerlo.

Imagen superior: Marián del Egido, coordinadora del Proyecto Científico de Altamira y directora del Museo Nacional de Ciencia y tecnología. / SINC.

 

Visto 3711 veces Modificado por última vez en Domingo, 02 Marzo 2014 14:07
Eva Rodríguez

Periodista y redactora del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) especializada en información sobre ciencias naturales y sociales.

Los artículos de Eva Rodríguez aparecen en The Cult por cortesía de SINC.

www.agenciasinc.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La prostitución masculina en los mitos armenios
    Escrito por
    La prostitución masculina en los mitos armenios Es frecuente encontrar en los relatos mitológicos ejemplos de la prostitución sagrada femenina, especialmente en relación con las culturas mesopotámicas: Sumer, Babilonia o Asiria.  No es tan frecuente, creo, ver ejemplos de prostitución masculina,  excepto…
  • Un santo semiótico
    Escrito por
    Un santo semiótico Los jóvenes de los años de 1960 –entre los cuales me cuento– apenas quisiéramos ponernos cultos y finos, debíamos adoptar o, al menos, rozar la moda estructuralista. El lenguaje está estructurado por elementos simultáneos (sincrónicos)…
  • La escritura como terapia clínica
    Escrito por
    La escritura como terapia clínica A principios de año, el novelista Henning Mankell reveló que le habían diagnosticado un cáncer. Casi de inmediato decidió que hablaría sobre su enfermedad en un periódico sueco. Mankell no es el único,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Humanizar a los animales
    Humanizar a los animales Una de las características más inquietantes de la ciencia es su molesta tendencia a romper mitos y prejuicios. La astronomía nos ha mostrado que nuestro planeta no tiene un lugar especial en el universo; la…
  • Raíces de la caza de brujas
    Escrito por
    Raíces de la caza de brujas Mujerucas desdentadas que pasan sus días frente al caldero donde cuecen toda suerte de pócimas nauseabundas que las elevarán por los aires y las llevarán a aquelarres diabólicos. Poderosas mujeronas capaces de hechizar a cualquier…

Cartelera

Cine clásico

  • Basil Rathbone, el eterno Sherlock Holmes
    Escrito por
    Basil Rathbone, el eterno Sherlock Holmes Está casi fuera de toda discusión que Basil Rathbone encarnó de manera magistral al personaje de Sherlock Holmes, tanto por su aspecto físico como por su formidable interpretación. Alto, con distinguidas facciones aquilinas, dotado de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Reger en la memoria
    Escrito por
    Reger en la memoria Una apreciación de Arnold Schönberg sobre Max Reger pica la curiosidad de cualquiera. Antes de ser leída, porque se prevé un tortazo a distancia. En efecto ¿qué diría el capitán de la escuadra vanguardista de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Darwin y el concepto de adaptación
    Darwin y el concepto de adaptación El cuento infantil de la Caperucita Roja es bien conocido, y todos recordamos que cuando la Caperucita pregunta al lobo: “¿porqué tienes esos dientes tan grandes?”; el lobo contesta: “¡Para comerte mejor!”. Desde el punto…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC