Una historia alternativa

Una historia alternativa Imagen superior: el samurái Hasekura Tsunenaga, (1571 - 7 de agosto de 1622), bautizado en España como Felipe Francisco de Fachicura.

Hidalgos y samurais: España y Japón en los siglos XVI y XVII (Alianza, 1991), de Juan Gil, es un libro informadísimo, curioso y divertido que cuenta las relaciones hispanojaponesas en los siglos XVI y XVII.

Aparece entre sus protagonistas Rodrigo de Vivero, un mexicano de lo que hoy llamaríamos D.F. Era sobrino nieto de don Iván de Vivero, el caballero de Olmedo que se supone llevado al teatro por Lope. Estuvo en Ulúa y en las minas de Taxco. Luego marchó a Filipinas y naufragó en las costas del Japón, lo cual le permitió conocer el país nipón en tiempo de los shogunes.

En su vejez, este chilango redactó unas pomposas memorias llenas de consejos y reflexiones, Avisos y proyectos para el buen gobierno de la monarquía española, fechables entre 1627 y 1629. Allí cuenta lo bien que lo trataron todos, desde los bonzos al emperador, y lo destacado que se sentía en medio de tanta gente extraña. Rescato una sola ocurrencia de Vivero: los supuestos consejos de doble filo que dio al emperador japonés y al prudente Felipe II. Se trataba de aprovechar la belicosidad de los nipones y el descuido de los coreanos para meterse en la península de éstos últimos.

O sea: para que España pusiera un pie en Asia continental, del brazo del Japón. Muy largo se lo fiaba el mexicano y esta política no prosperó.

España nunca estuvo muy dentro de Asia, salvo por la obra de los misioneros. Se estableció de modo desigual en Filipinas y mantuvo una línea comercial que cruzaba el Pacífico entre Manila y Acapulco. Una línea que era más mexicana que española. La fantasía grandiosa de Vivero (una China hispanizada) se redujo al borgiano tamaño de una página como esta.

¿Y si las tropas hispanojaponesas hubiesen invadido China a través de Corea? ¿Y si el Japón se hubiese españolizado y cristianizado antes? ¿Y si los japoneses, al revés, hubieran disputado la corona española a los Austrias? ¿Y si los españoles hubieran terminado sinizados como los manchúes o los mongoles?

La historia prolifera como el laberinto chino de Borges, ese jardín donde los senderos, a fuerza de bifurcarse, no llevan a ninguna parte y, virtualmente, a todas.

Desde luego, la historia no opera de esta manera. Siempre elige el camino que abre, hace camino su andar, machadianamente, y convierte, de hecho, en fin, el territorio que ocupa. Pasó con las Indias, luego América: se transformaron de experiencia náutica en finalidad histórica.

Por cierto: bastante tenía el imperio español con las Indias, Saboya, el Milanesado, los estados pontificios, Flandes, Orán y el Gran Turco incordiando en el Mediterráneo como para meterse a mestizar la China.

La prudencia histórica fue más pedestre y efectiva que la diplomacia propuesta por Vivero. Pero podríamos pensar el curso de los hechos a favor de aquella fantasía mexicana del siglo barroco. Entonces, los haikús y las tankas habrían sido llevados a Oriente por José Juan Tablada, Isaac del Vando-Villar y Octavio Paz. Y el budismo zen sería un invento del filósofo nihilista rioplatense Jorge Luis Borges, que lo difundió por China y el Japón.

Los chinos hablarían español y los hispanohablantes aprenderíamos el chino en las escuelas, ideografías incluidas. Y la industria japonesa sería la más importante del mundo, y sería, además, española.

Finalmente, si el borgiano traidor muere como un héroe, todos lo tenemos por tal y acaba siéndolo. Tal vez, Vivero logró lo que se proponía y, en verdad, los japoneses y los chinos son mexicanos que disimulan, para lo cual se dice que están muy bien dotados. Y también que México es un país más oriental que americano.

En la historia todo es hipótesis y recuento. México podría reclamar sus derechos de propiedad intelectual sobre una Corea novohispana, puerta de ingreso de España en Asia continental. Lo cual le ahorraría negociaciones de mercado común con los vecinos nórdicos.

Tal vez en un tomo apócrifo de la Enciclopaedia Britannica comprada por consejo de Alfonso Reyes, el mismo don Alfonso cuenta la vera historia de la conquista de Corea.

Copyright © Blas Matamoro. Este artículo fue publicado originalmente en la revista Vuelta, y aparece publicado en Thesauro Cultural (The Cult) con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Apunte sobre Borges y Croce
    Escrito por
    Apunte sobre Borges y Croce Raramente ha teorizado Borges sobre poética y crítica. Quizá no ha dejado de hacerlo mientras escribía. Por tal motivo, son escasas sus apelaciones a teóricos y doctrinarios. La idea de que todo escritor inventa a…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El más grande error de Einstein
    El más grande error de Einstein Algunas personas se escandalizan de cualquier cosa: de Marilyn Manson, de los anticonceptivos, del vocabulario, la ropa, los aretes y los tatuajes. Y una de sus frases favoritas es: “¿a dónde iremos a parar?” Pero…
  • Una arqueóloga llamada Agatha Christie
    Escrito por
    Una arqueóloga llamada Agatha Christie Dicen que la vida de Agatha Christie comenzó cuando cumplió los cuarenta, edad crítica para muchas personas, pero no para la mundialmente conocida como Dama del Crimen. Fue, a los cuarenta, cuando se casó por…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Gubaidulina interroga al contrabajo
    Escrito por
    Gubaidulina interroga al contrabajo Muchas claves se pueden activar para entender el mundo de Sofía Gubaidulina. Como siempre ocurre con el arte verdadero, ninguna es exhaustiva. Las hay externas y no carecen de elocuencia. Se la vincula con la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC