Tatuaje

Tatuaje Imagen superior: Bierlos (photörhead.ch, CC)

Durante el verano, la vestimenta ligera y sumaria permite ver con más facilidad el cuerpo de los semejantes. Sin pasar de impresión, puedo decir que mi mayor curiosidad se ha dirigido a los tatuajes, tal vez por mi afición a leer, a descifrar signos. Y, siguiendo en el mero impresionismo, he contado una notable mayoría de varones entre los tatuados. Varones jóvenes que, tras hacerse depilar, o sea destacando la tersura de la piel juvenil, se dedicaron trazar rugosas singladuras de tinta sobre esa misma piel.

En efecto, el tatuaje envejece la dermis porque tiene líneas muy finas, a manera de arrugas que la edad, resecando células, inscribe en nuestra superficie corporal. ¿Hay en el joven que se tatúa una vocación oblicua de envejecer de golpe, de acelerar el paso de las fechas que conducen a la tercera y la cuarta edad?

Unida al surco, va la mancha. La piel tatuada me produce una impresión inmediata de suciedad, hasta que puedo distinguir formas, objetos, letras, siglas y palabras. Enseguida recuerdo mis lejanas lecturas de derecho penal y criminología, el detallismo de los tatuajes que ciertos estudiosos positivistas de la llamada mala vida, describían en sus libros. El tatuaje se asociaba a la también llamada cáscara amarga de la sociedad, incluido el delito profesional y organizado. Al igual que las maras de hoy, se tatuaban signos secretos, claves esotéricas propias de lo clandestino, oculto y marginal. ¿Integran los tatuados una suerte de suburbio oscuro pero meramente imaginario? ¿Está nuestra sociedad labrando un perverso espacio de juventud marginada por falta de trabajo, de ubicación propiamente social? ¿Será esto un mero efecto enésimo de la moda, la imitación y el negocio del tattoo y el piercing?

Tatuaje2

Imagen superior: Philippe Leroyer, CC

El tatuaje también tiene algo que lo trasciende. Inscribe mensajes legibles o crípticamente descifrables. Todo mensaje, aunque oculte al emisor o lo vea como un desconocido que hallamos por casualidad en la calle, todo mensaje invoca a un receptor, pide ser descodificado. Además, una vez tatuado, perdura. El cuerpo, que envejece, se enferma, se deforma y muere, quiere retener un signo indeleble, inmutable. Un signo que reconozca a quien lo exhibe, por más que los días con sus horas lo hagan irreconocible. Ya nos lo explicó Concha Piquer en una inolvidable copla, mostrándonos a esa mujer que busca por los puertos el tatuaje con su nombre que lleva un marinero del que sólo recuerda que era rubio como la cerveza (la cerveza rubia, desde luego). Desabrocha camisas y controla. El marinero habrá cambiado, su tatuaje persistirá, incólume.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

Más en esta categoría: « Viejas verdades Ensayar »

logonegrolibros

  • Shakespeare y la novela histórica
    Escrito por
    Shakespeare y la novela histórica Shakespeare no era muy riguroso cuando sus obras transcurrían en otras épocas o en otros lugares y podía situar un puerto en Milán  o describir una Roma que resultaba poco romana, al menos a los…
  • Carpentier y la caída de los dioses
    Escrito por
    Carpentier y la caída de los dioses El escritor cubano Alejo Carpentier publicó durante 1941 en la revista Carteles de La Habana una serie de estudios sobre la situación europea a comienzos de la segunda guerra mundial. No fueron recogidos en libro…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • No te muevas, no respires
    Escrito por
    No te muevas, no respires En esta ocasión, nos vamos al cine.  Ya en sus orígenes, este hubo de beber en las fuentes del teatro, de la pintura, de todo tipo de documentos gráficos y de los espectáculos visuales que…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC