Tardor

Tardor Imagen superior: Dietmar Rabich, CC

Cuando Madrid cambia de olores, el otoño ha llegado. Gasolina quemada y polvo de obras públicas, los secos aromas del verano, dejan paso a la leña ardiente y las asaduras de los castañeros.

Sobre el cobre de las hojas secas, la otoñada hace surgir la presencia mojada de jardines y parques (a ver si es cierto esta vez). Los botánicos han corroborado la intuición de los poetas decadentes: con precisión, el otoño es lo contrario, algo esplendoroso. Las vegetaciones concentran su ciclo antes del sueño invernal.

Los módicos bosques municipales se adornan de variedades: verde hierro, ocres, el rojo de la viña silvestre, los amarillos que lucen como el oro al menor contacto solar.

Momento de la reflexión y la concentración de las estaciones, sus frutos parecen obra de ebanistas primorosos, hechos a mano uno a uno y brillantes de barniz o cera: castañas, avellanas, nueces. Los romanos lo representaban como un señor maduro, cargado con racimos de vid. Le dieron un nombre que seguimos deformando en nuestras lenguas romances: Auctumno.

La lengua catalana tiene, por excepción, una denominación más cercana y tangible: tardor. Suena a cosa tardía, que llega

cuando los demás se han marchado, cuando estamos solos, cada cual consigo mismo, en el silencio de la memoria y el recuento. Pero también suena a tarde, a esa parte del día que sucede al trajín iniciador de las mañanas pero conservando todo el estallido de su luz.

Hay episodios de nuestras vidas que sólo pueden ser tardíos, otoñales, así como hay propuestas de la jornada que sólo pueden suceder durante la tarde. Es la hora de mirar lo que hemos explorado, tomar distancia y echar las cuentas.

De todas las estaciones, el otoño parece ser la que se hace esperar, la que esperamos. El invierno nos arrincona, la primavera nos lleva por delante, el verano nos atenaza y nos inmoviliza. En cambio, el otoño, el templado tardor mediterráneo, nos deja en libertad, con la memoria cargada de lo vivido y lo no vivido.

¿Cuándo empieza el ciclo de las estaciones? Como es circular, como todo se repite en ellas, podría situarse en cualquier etapa. Propongo que le demos comienzo por el otoño, al que se suele dejar de lado, como anuncio del final y es lo contrario. Lo que llega con la tarde en ese largo día que solemos llamar la vida, es lo que permite organizar el tramo que sigue. No es un término sino una iniciación.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en ABC. El texto aparece publicado en Thesauro Cultural con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Cosas que he aprendido del budismo
    Escrito por
    Cosas que he aprendido del budismo Del budismo, en sus muy diferentes versiones, he aprendido muchas cosas. Anoto aquí algunas de las que recuerdo. 1. No se cura uno leyendo el prospecto, sino tomando la medicina. Es el consejo fundamental acerca…
  • Wildeana
    Escrito por
    Wildeana "Leyendo y releyendo, a lo largo de los años, a Wilde, noto un hecho que sus panegiristas no parecen haber sospechado siquiera: el hecho comprobable y elemental de que Wilde, casi siempre, tiene razón”. Son…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Qué son los insect media?
    Escrito por
    ¿Qué son los insect media? Están por todas partes y, con sus seis patas, sus numerosos ojos y sus capacidades de movimiento y percepción tan diferentes de las nuestras, podemos verlos como el ejemplo más claro de inteligencia no humana.…
  • Felina Caprino Mandrágora
    Escrito por
    Felina Caprino Mandrágora Remedios Varo no sólo es pintora. Su imaginación se desborda en sus cuadernos, manuscritos autógrafos llenos de anotaciones, con caligrafía legible y sin apenas enmiendas o tachaduras. Escritos de carácter privado, libres de ataduras, donde…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Beethoven: revolución en la sinfonía
    Escrito por
    Beethoven: revolución en la sinfonía Forma clásica por excelencia, hija de la sonata y madre de la obertura, la sinfonía fue tratada con extrema formalidad durante el siglo XVIII: Haydn, Mozart, Boccherini y suma y sigue. En sus cuatro movimientos,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Sirenas míticas, vivas y extintas
    Escrito por
    Sirenas míticas, vivas y extintas Si en tierra firme los unicornios son los seres míticos por excelencia, en los mares ese papel sin duda pertenece a las sirenas. En las mitologías de todo el mundo aparecen criaturas parcialmente humanas que…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC