Sopa de letras

Sopa de letras Imagen superior: Birthe Van Der Veken, CC

Antes de aprender a leer ya me fascinaban las letras cuando mi madre preparaba la sopa homónima. Veía flotar o hundirse en el caldo aquellos dibujos enigmáticos que luego engullía tratando de descifrarlos por su sabor.

Envidiaba a los mayores que podían leer periódicos y revistas, a veces en voz alta. ¿Cuándo podría yo hacer lo mismo?

Escribir tiene que ver con la cocina. Hay recetas fijas pero nunca dos sopas de letras saben igual. Tenemos en la imaginación un paquete de pastas que se derraman en desorden y luego, al ingerirlas, nos alimentan, nos envenenan, nos gustan o nos repugnan.

En estos tiempos de tolerancia más fundada en la indiferencia que en la simpatía por el otro, desaparecen los peligros de la letra. Se puede decir casi todo libremente, a menudo sin valorar la libertad y rebajándola a capricho o zarandaja.

Hemos inventado la libertad sin responsabilidad, ignorando su esencia moral. Un par de colegas, buenos cocineros de la sopa, constituyen una patética excepción: Salman Rushdie y Roberto Saviano. Escribir, para ellos, implica esconderse, rodearse de "gorilas",jugarse la vida por salir a tomar café.

No sólo son excepcionales: son privilegiados. Han conservado la potencian de la palabra hasta el punnto de indignar a inquisidores y sicarios. También nosotros, quienes vivimos enlas regiones «liberadas» del planeta, gozamos del privilegio inverso. Ellos peligran para que podamos leerlos. Hace unos años, el entonces cardenal Ratzinger discurrió con respeto y templanza junto al filósofo ateo Habermas. ¿Alguien imagina a Saviano alternando con la Camorra o a Rushdie con los celosos imames de Teherán?

Tremendo es este don de la sopa letrada. No lo compartimos con los demás animales. Somos los únicos capaces de hacer proliferar la vida gracias a estos signos que ahora recorres, lector/a. Y los únicos capaces de matar por una palabra. Me veo de nuevo, chavalito, ante el plato humeante donde flotaban los signos de Saviano y de Rushdie. Me atraían con su apariencia misteriosa. He conservado su misterio, ahora rodeado de amenaza y coraje.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en ABC. El texto aparece publicado en Thesauro Cultural con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Algunas destrezas de Shakespeare
    Escrito por
    Algunas destrezas de Shakespeare En las obras de Shakespeare es fácil encontrar decenas de frases ingeniosas, hallazgos retóricos, conceptos e ideas dignas de ser repetidas. Autores como Javier Marías han elegido frases shakesperianas como título para muchas de sus novelas (Negra…
  • Un Greco barroco
    Escrito por
    Un Greco barroco Con motivo del centenario del Greco, el Museo del Prado propuso una exposición comparatista en la cual se alternaron obras del maestro con otras de autores que lo siguen en el tiempo hasta llegar a…
  • Geometría innata
    Geometría innata ¿Cómo aprendemos geometría? ¿En los libros? ¿O nacemos sabiéndola? Antes de responder piénselo dos veces. La geometría es importante; puede ser cuestión de supervivencia. ¿Sería posible que cualquier animal pudiera moverse por el…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Historias antiguas
    Escrito por
    Historias antiguas Hace diez años escribía, por primera vez, la pasión que siento por Sevilla. Una pasión que, hasta entonces, llevaba sólo para mí, no compartía con nadie. Y lo escribí en el único de mis libros…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Una buena muchacha
    Escrito por
    Una buena muchacha La fanciulla del West de Puccini no es una obra que obtenga la atención que merece, orillada siempre por otros títulos del maestro luqués. Se trata, sin embargo, de una partitura estupenda que permite el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Uros, cuando los toros no eran de lidia
    Escrito por
    Uros, cuando los toros no eran de lidia “..Líbrame señor de la boca del león, y óyeme librándome de los cuernos de los uros...” (Salmo 22:21) Siempre que se habla de grandes animales que convivieron con nuestros antepasados uno piensa en gigantescos mamuts…